La mayor compañía de bebidas del mundo ha presentado su «ruta hacia el futuro». «Queremos volver a poner al consumidor en el centro de todo lo que hacemos», ha dicho Pelayo Bezanilla, director de Comunicación y Asuntos Públicos de Coca-Cola Iberia. Y ese centro es la salud, con dos acciones fundamentales: la reducción de azúcar y del tamaño de los envases.

En los envases, la gran novedad es la nueva lata de 250 mililitros, es decir, un 24% menos de cantidad que en las convencionales de 330 mililitros. El objetivo es claro y lo ha anunciado el director de Salud y Nutrición de Coca-Cola Iberia, Rafael Urrialde: «El objetivo es limitar el consumo de azúcares en las personas». La compañía espera distribuir este año 36 millones de latas del nuevo tamaño, lo que equivale a su distribución de botellas de medio litro.

La compañía distribuirá en 2017 36 millones de las nuevas latas

«Los consumidores están cambiando y quieren que cambiemos con ellos. Están más preocupados que nunca por su salud y quieren más opciones y más funcionalidades», ha explicado Bezanilla. La reducción de azúcares está en el centro de esas reivindicaciones de los consumidores y se han traducido en que la compañía ya tiene – tras haber sacado hace un mes la versión «zero» de Powerade – una versión light/zero de cada una de sus bebidas.

«Desde 2000 hemos reducido un 38% los azúcares añadidos en nuestras bebidas y entre 2017 y 2020 lo reduciremos otro 12%», ha asegurado Bezanilla. Casi una cuarta parte de las referencias de Coca-Cola en España (más de 400) son ya versiones sin azúcares añadidos, light o zero.

Cuatro de cada 10 coca-colas que se venden ya son light, zero o zero-zero

La compañía no ha querido dar datos de cómo evolucionan las ventas de Coca-Cola original, se ha limitado a decir que «crecen menos que las de Coca-Cola zero». Lo que sí admiten es que cuatro de cada 10 coca-colas que se venden ya son zero, light, o sus versiones sin cafeína. Además, las variedades zero y light ya tienen la misma distribución en latas de 0,33 y botellas de dos litros que la original.

El impuesto catalán a las bebidas azucaradas

Coca-Cola ha evitado dar dato alguno sobre el impacto que la tasa que el Gobierno catalán ha aprobado sobre las bebidas azucaradas ha podido tener sobre su volumen de negocio en los dos meses que lleva en aplicación. Han reconocido, no obstante, que no están de acuerdo porque es un «impuesto discriminatorio», ha dicho el director de Relaciones Corporativas de Coca-Cola Iberia, Juan José Litrán.

Coca-Cola cree que la tasa catalana a las bebidas azucaradas es «discriminatoria»

Sobre si está estrategia de reducción de azúcar busca adaptarse a los nuevos gravámenes (el de Cataluña y la posibilidad de que se extendiera a todo el territorio nacional, como se ha barajado), Litrán afirma que «la estrategia es global y responde a la tendencia, no a coyunturas puntuales», ha dicho en referencia al impuesto.

Menos Coca-Cola original en centros sanitarios

Otra de las patas de la estrategia pasa por retirar parte de las Coca-Colas originales de los hospitales y centros de Salud, donde a partir de ahora predominarán las versiones con menos azúcares.

La compañía también se ha comprometido a trabajar en acciones que clarifiquen los etiquetados y ha afirmado que ya están trabajando en una nueva versión más visual del etiquetado a través de colores y a modo de semáforo. Según sea la proporción de azúcares y la cantidad del envase, llevarán una etiqueta rojas, amarilla o verde. Por ejemplo, en las botellas de medio litro ya se incluye una etiqueta roja en la que se indica que la botella contiene cuatro vasos de coca-cola. En palabras de Litrán, la compañía quiere «dar al consumidor más información para que pueda tomar decisiones más informadas y responsables».

En los hospitales y centros de salud la proporción de Coca-Cola original será menor

Aunque no se prevén nuevos lanzamientos, la compañía ya está haciendo llegar a la península un producto que hasta el momento solo se distribuía en Canarias, el Appletiser. «Ya ha comenzado una distribución agresiva y se seguirá produciendo en Canarias», ha dicho Litrán.

Si se interpreta que Coca-Cola original está perdiendo presencia, está en lo cierto a juzgar por lo que dice la propia compañía. «Coca-Cola original siempre tendrá un sitio especial y es compatible con una vida saludable, pero tenemos que adaptarnos». Esa adaptación pasa por que la compañía evolucione, según ellos mismos, hacia una «compañía total de bebidas».