El órdago secesionista está pasando factura a la banca. Las acciones de CaixaBank y Sabadell cotizan en negativo y la inquietud entre sus clientes es creciente. Los potenciales riesgos están provocando numerosas consultas de usuarios y retiradas de fondos de estos grupos.

Ello ha motivado que proactivamente, la firma de inversión SelfBank, hasta 2015 filial del primer banco catalán, se haya dirigido a sus clientes recordando su desvinculación con éste.

«Debido a la inestabilidad política y económica que estamos experimentado en nuestro país en los últimos días, algunos de vosotros nos habéis preguntado por la seguridad de vuestros ahorros y productos de inversión», explica Selfbank a sus clientes en un comunicado enviado hoy,

«Queremos transmitiros un mensaje de tranquilidad ya que Self Bank es un banco digital español, con sede social en Madrid y que tiene como único accionista a Boursorama, filial digital del grupo francés Société Générale, uno de los mayores grupos financieros de Europa».

Con este mensaje, SelfBank aclara que el que fuera su accionista de referencia, con el 49% del capital hasta hace dos años, ya no forma parte del grupo.

En junio de 2015 Boursorama, máximo accionista hasta la fecha de Self Bank con un 51% de su capital, compró el 49% restante que estaba en manos de CaixaBank. De esta manera Boursorama pasó a ser el único accionista de Self Bank. Esta operación reforzó la apuesta de Boursorama y el grupo Société Générale por España.

Este aviso se produce un día después de que la plataforma de inversión iBroker comunicara a sus clientes su decisión de retirar «temporalmente» de Banco Sabadell el dinero de sus clientes y traspasarlo a otras entidades. El bróker explicaba esta medida por la inestabilidad política y las muestras de preocupación expresadas por sus clientes.

La amenaza de ruptura entre Cataluña y España ha hecho abrirse paso en los últimos días a los temores a una salida masiva de depósitos de los bancos con sede en la comunidad autónoma catalana. Unos miedos reforzados por las noticias más recientes, como la fuerte salida de dinero de los fondos de inversión de CaixaBank, aunque la entidad explica que la mayor parte de esos fondos se ha dirigido a otros productos dentro de la propia entidad.

Ante esta situación, el ministro de Economía, Luis de Guindos, hacía este miércoles un llamamiento a la calma, asegurando que los clientes de los bancos catalanes no tienen nada que temer. No obstante, algunas noticias apuntan a que la entidad estaría sopesando un traslado de su sede a Baleares.