El mapa empresarial de Cataluña está en ebullición. La aventura secesionista en la que se ha embarcado el Gobierno de la Generalitat desde el referéndum del pasado 1 de octubre ha desencadenado una diáspora de empresas que hacen las maletas para ubicar su sede en otras regiones de la geografía nacional.

La lista, inaugurada el pasado martes por el grupo biotecnológico Oryzon Genomics, va incrementándose por horas, justo antes de la reunión del Parlamento catalán, este martes, en las que podría declararse la independencia de la región. Tras los anuncios a lo largo de este lunes de Colonial, Abertis y Cellnex asciende ya a nueve el número de empresas de la bolsa española que han hecho oficial su salida del territorio catalán en apenas una semana, lo que representa casi la mitad de las cotizadas domiciliadas en la región.

Por lo general, han sido las grandes empresas las primeras en adoptar este tipo de medidas. De hecho, de las siete empresas catalanas cotizadas en el Ibex, sólo Grifols se resiste aún a abandonar la región. Los bancos CaixaBank y Sabadell, Gas Natural y las ya citadas Colonial, Abertis y Cellnex han hecho las maletas. Así, seis de las ocho mayores cotizadas catalanas han iniciado los trámites para cambiar su domicilio.

A estos nombres se unen los de empresas más pequeñas, como la textil Dogi, la firma de servicios de impresión Service Point y Oryzon.

En total, las nueve compañías que se han mudado desde Cataluña cuentan con un valor en bolsa que supera los 78.000 millones de euros. Esta cifra representa un 77,5%, de la capitalización conjunta de las 21 cotizadas con sede en Cataluña, que asciende a poco más de 100.000 millones de euros.

Las empresas que ya se han marchado representan el 77,5% del valor total de las cotizadas catalanas

Entre las compañías que aún no se han decidido a trasladar su sede, han sido abundantes los comunicados oficiales de que se está siguiendo de cerca la evolución de la situación para adoptar las medidas oportunas. Éste ha sido el caso de la aseguradora Catalana de Occidente o de la inmobiliaria Renta Corporación. Los expertos creen que un anuncio de independencia en los próximos días provocaría una nueva oleada de traslados empresariales.

Además de éstas, FCC, Applus, Almirall, Fluidra, Miquel i Costas, Ercross, Laboratorios Reig Jofre, Borges y Fersa se mantienen a la expectativa.

La huida de empresas de Cataluña se ha visto precipitada por las incertidumbres políticas, jurídicas y económicas desatadas por los planes separatistas del Gobierno de la Generalitat. Entidades como los bancos han sufrido una importante presión por parte de sus clientes, temerosos por la seguridad de sus ahorros, lo que ha obligado a sus respectivas direcciones a adoptar medidas de emergencia.

Para el resto de empresas, los temores abarcan a los posibles cambios regulatorios, la amenaza de frenazo económico en Cataluña e, incluso, el temor a un boicot a los productos catalanes fuera de las fronteras de la región.

Los anuncios de traslado han sido acogido, de forma casi unánime, con agrado por parte de analistas e inversores. Este lunes, la agencia Moody’s se refería a los casos de CaixaBank y Banco Sabadell, aplaudiendo sus cambios de domicilio «porque garantizan que sus clientes y acreedores continuarán bajo el marco legal de España y de la UE si Cataluña se independizara», señala Moody’s.

Así, las dudas que el mercado venía reflejando en los últimos días hacia estos valores han dado paso a un cierto alivio, que ha permitido a estas empresas recuperar buena parte de sus pérdidas recientes en el parqué. Sin embargo, algunas firmas de análisis recuerdan que todos los riesgos asociados al referéndum no se eliminan con un mero traslado de sede, ya que muchas de estas compañías tienen centrado en Cataluña una parte muy reseñable de su negocio.