Hace unos días el sector del Taxi recibió un fuerte mazazo. La Sala Tercera del Tribunal Supremo publicó dos sentencias, las primeras de este tipo, en las que otorgaba licencias VTC, resolviendo así un conflicto que ya duraba años. La decisión, en esencia, abre una puerta a que el mercado quede prácticamente inundado de estos permisos necesarios para plataformas como Cabify o Uber.

Esta consideración del Supremo no ha sido bien recibida por los taxistas, que han convocado un paro general en toda España el próximo 29 de noviembre, tal y como ha confirmado el presidente de Fedetaxi, Miguel Ángel Leal, culpando al Ejecutivo de lo que ha considerado como un «desastre».

«El Gobierno ha dejado pasar una oportunidad de oro para escuchar nuestras demandas y hacer valer nuestros derechos, aceptando implementar tan sólo algunas de las medidas exigidas por nuestro sector», ha afirmado. «Esto nos ha obligado a mantener la convocatoria de manifestación y paro para este 29 de noviembre», informaba.

Las palabras de Leal han llegado justo después de una reunión que ha mantenido con el secretario de Estado de Infraestructuras y Transportes, Julio Gómez-Pomar, la secretaria general de Transporte, Carmen Librero, y el Director General de Transportes, Joaquín Moral, en la sede del Ministerio de Fomento.

Fedetaxi es la agrupación de taxistas más grande de España. Constituida en el año 2012, engloba a la Asociación Gremial de Auto Taxi de Madrid, la Federación Castellanoleonesa del Taxi y la Federación Andaluza del Taxi, a las que se unieron más tarde la principal organización de taxistas de Baleares.

Leal ha responsabilizado a las Administraciones Públicas de la situación que se ha generado y les ha trasladado la responsabilidad de arreglarlo. «Nos han comunicado que sí aceptan nuestra exigencia para la creación de una web que controle la explotación y explotación de licencias VTC, así como un plan para no permitir la operación de empresas especuladoras», reconocía Leal, lamentando que «esto es positivo pero insuficiente».

A su vez, ha llamado a los taxistas a seguir reivindicando sus derechos, y les ha pedido que continúen peleando para conquistar a la «opinión pública llevando el mensaje a todos los ciudadanos de los legítimos reclamos del taxi ante la violación continuada de sus derechos».