El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha dado un paso más allá en el enfrentamiento que sostiene con el Ayuntamiento de Madrid a propósito de su incumplimiento de la regla de gasto desde 2015. En plena Comisión de Presupuestos del Congreso de los Diputados ha señalado a la Intervención General del consistorio, no solo a sus responsables de Economía y Hacienda, como posible responsable también de una interpretación errónea y reiterada de la Ley para poder gastar más, y ha sugerido posibles sanciones en tal caso.

«La Intervención General tiene mucha responsabilidad. No es admisible que interprete la Ley de manera diferente que miles de ayuntamientos que la están cumpliendo», ha recalcado, para añadir: «lo digo con claridad, el funcionario es el primero que debe atenerse al cumplimiento de la Ley».

En este sentido, tras esta llamada a la «responsabilidad de cada uno», Montoro ha resumido que la situación en el Ayuntamiento de Madrid «no es solo un problema político, sino también de funcionarios que no tienen capacidad de interpretar las leyes».

La llamada de Montoro de este miércoles se produce después de que el Gobierno haya decidido estrechar los controles al gasto del Ayuntamiento de Madrid y hacerlos semanales en lugar de trimestrales, tras rechazar sistemáticamente sus planes económico-financieros al considerar que no aplican correctamente al regla de gasto.

El propio consistorio madrileño admite que, tras aprobar un acuerdo de no disponibilidad de gasto de 238 millones en abril, trató de sacar adelante proyectos ahí incluidos por la vía de las inversiones financieramente sostenibles que, a su juicio, permite la norma. En las últimas semanas ha aprobado, sin embargo, un nuevo acuerdo de no disponibilidad de 173 millones de euros, y aún está a la espera de conocer si Hacienda considera que este paso está en la buena dirección para solucionar la situación o si será nuevamente requerido.

Sin embargo, el ministro de Hacienda considera que se trata de una «maniobra» y, como tal fueron denunciados estos créditos por la Abogacía del Estado. Esta cuestión se resolvió la pasada semana en los tribunales a favor del Gobierno, aunque desde el Ayuntamiento recuerdan que estos gastos ya se han efectuado y que no habrá marcha atrás en dichos proyectos.

«Es preocupante que funcionarios den pie a que en Madrid se estén haciendo estas prácticas», ha añadido el ministro de Hacienda.

Posibles sanciones como en Cataluña

Las palabras de Montoro son una advertencia. No obstante, el responsable de Hacienda se ha encargado de resaltar que el incumplimiento de la regla de gasto en la manera que se ha hecho en el consistorio de Manuela Carmena es «un caso único» en España, donde hay alrededor de 8.000 ayuntamientos.

En este sentido, fuentes de Hacienda han confirmado que, en el caso de que el Gobierno decidiera ir contra la Intervención General del Ayuntamiento de Madrid, que dirige Cristina Torre-Marín, las responsabilidades a depurar podrían conllevar sanciones similares a las aplicadas en el caso de la Generalitat de Cataluña, desde la inhabilitación hasta penales.

No se puede conducir por la izquierda

El problema del incumplimiento en el Ayuntamiento de Madrid, según ha reiterado Montoro, es la actitud decidida de saltarse la regla de gasto. El ministro ha comparado su actitud con la de una persona que «quiere conducir por la izquierda, como en el Reino Unido, en lugar de por la derecha».

«Hemos establecido un control semanal ante el reiterado incumplimiento y la intención de seguir incumpliendo. Dicen en entrevistas que no les gusta la Ley. Si quieren que ven aquí (al Congreso) y que cambien la norma. Para eso tienen que tener mayoría suficiente. Mientras tanto van a cumplir la Ley», ha retado Montoro.