Economía

Los autónomos avanzan hacia el cómputo de todos los años trabajados para mejorar la pensión

logo
Los autónomos avanzan hacia el cómputo de todos los años trabajados para mejorar la pensión
El presidente de ATA, Lorenzo Amor (derecha), junto al secretario de Estado de Seguridad Social, Tomás Burgos (izquierda).

Resumen:

Uno de los grandes debates de fondo cuando se habla de mejorar la protección social en España es una eventual reforma para computar toda la vida laboral de los trabajadores a efectos de calcular la pensión final. La discusión se ha reavivado por momentos desde que, con la crisis económica, muchos trabajadores perdieran el empleo en los últimos años de su carrera víctima de una prejubilación y vieran por ello mermada su pensión, pese a contar en muchos casos con más de 40 años cotizados.

Ese es el alambre en el que, sin embargo, caminan a diario millones de autónomos, que no cuentan con ingresos constantes durante toda su carrera y que en su mayoría acaba cotizando por las bases mínimas, asegurándose así los margenes de cada mes por el lado de los gastos. El reverso es un menor pensión cuando toca jubilarse.

Es por eso que ATA quiere más flexibilidad en el régimen de cotizaciones de los autónomos, para que puedan gestionar lo que aportan en virtud de sus circunstancias, y, al mismo tiempo, que se cuente toda su vida laboral para que los mejores años cuenten también para la pensión.

Actualmente, la prestación por jubilación media en España se sitúa actualmente en 1.069,7 euros al mes, una cuantía bastante superior a la de los trabajadores autónomos, que cobran 711 euros.

Uno de los grandes debates de fondo cuando se habla de mejorar la protección social en España es una eventual reforma para computar toda la vida laboral de los trabajadores a efectos de calcular la pensión final. La discusión se ha reavivado por momentos desde que, con la crisis económica, muchos trabajadores perdieran el empleo en los últimos años de su carrera víctima de una prejubilación y vieran por ello mermada su pensión, pese a contar en muchos casos con más de 40 años cotizados.

Ese es el alambre en el que, sin embargo, caminan a diario millones de autónomos, que no cuentan con ingresos constantes a lo largo de su carrera y que en su mayoría acaba cotizando por las bases mínimas, asegurándose así los margenes de cada mes por el lado de los gastos. El reverso es un menor pensión cuando toca jubilarse.

Es por eso que ATA quiere más flexibilidad en el régimen de cotizaciones de los autónomos, para que puedan gestionar lo que aportan en virtud de sus circunstancias, y, al mismo tiempo, que se cuente toda su vida laboral para que los mejores años, que en ocasiones son los primeros, cuenten también para la pensión. Porque la prestación por jubilación media en España se sitúa actualmente en 1.069,7 euros al mes, una cuantía bastante superior a la de los trabajadores autónomos, que cobran 711 euros.

La subida de bases se deja notar

Esta diferencia siempre se ha achacado a que alrededor del 80% de los autónomos cotiza por la base mínima, lo que a la larga se traduce en menos derechos en el momento del retiro.

La situación, con todo, parece estar cambiando poco a poco, según asegura la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA). Las cifras que maneja indican que la pensión de los nuevos autónomos jubilados ascendió en el último mes a 822 euros mensuales, un 15% más, debido a una subida de las bases de cotización del 18% desde que se inició la crisis. Sin embargo, esto quiere decir que, no es que los autónomos hayan decidido cotizar más, sino que se han visto obligados a hacerlo por una subida de las bases.

Soy autónomo… ¿Cuánto cobraré de pensión?:

Desde las organizaciones de autónomos se lleva años tratando de incentivar a los trabajadores por cuenta propia para que incrementen sus cotizaciones, con el fin de que el día de mañana cuenten con una mayor jubilación. Pero quieren que sea de forma voluntaria y flexible. En este sentido, ATA, una de las dos organizaciones más representativas del colectivo junto a UPTA, ha elaborado un paquete de propuestas en esta dirección, con la que se pretende además ingresar en el Régimen Especial del Trabajo Autónomo (RETA) 4.000 millones de euros extra para mitigar el déficit del sistema provocado por la incorporación en 2008 del régimen agrario, que duplicó el número de asegurados.

Proponen cuatro medidas con las que ingresar 4.000 millones de euros extra a la Seguridad Social

Una de estas medidas tiene que ver con la vida laboral. Para que los trabajadores coticen más, ATA propone que el cómputo de la pensión se realice en función de lo cotizado durante todos los años trabajados, en lugar de los últimos años previos a la jubilación –20 actualmente y 25 a partir de 2022–.  De esta forma, lo que pretende la organización es que no se cotice por la base mínima durante el grueso de la carrera laboral para en los últimos años hacer un ‘sprint’ con el que generar mayores derechos.

Animar a cotizar más a los mayores de 47 años

Los autónomos se niegan además a ligar las cotizaciones a los ingresos de manera obligatoria, puesto que supondría subir las cuotas al 75% de los autónomos. En su lugar, ATA propone fórmulas voluntarias, de modo que el 75% que ya declara ingresos superiores a la base mínima se animen a incrementar sus cotizaciones, mientras que el 25% que gana menos pueda amoldarlas a su situación.

Para ello, una de las opciones sería destopar las bases máximas a partir de los 47 años, a la vista de los buenos resultados de los incrementos aplicados en los últimos años. Actualmente se aplica un techo a estos autónomos, algo que, de eliminarse, reportaría a la Seguridad Social unos 1.100 millones de euros solo con que el 20% se animara a aumentar sus aportaciones.

Además, la organización que preside Lorenzo Amor quiere que aquellos autónomos que provienen de largas carreras de cotización como asalariados puedan recuperar en los tres o cuatro años siguientes a su alta en el RETA su última base de cotización en el Régimen General a pesar de tener más de 47 años.

Cotizaciones más bajas para autónomos con bajos ingresos

Por otro lado, ATA pone el acento en el caso de aquellas personas que, cotizando por las bases mínimas, pasan dificultades al contar en ocasiones con ingresos inferiores al Salario Mínimo Interprofesional (SMI).

Propone tarifas hiperreducidas para autónomos con rentas bajas y menores de 25 años

En los casos en los que los ingresos se encuentren entre el SMI (707,6 euros mensuales) y la base mínima del RETA (919,8 euros), se le aplicaría sobre esta los tipos del sistema agrario (18,75% más un 3,3%), mientras para los que ingresen menos del SMI se les permitiría acogerse a una tarifa hiperreducida de 50 euros durante dos años ampliables a cuatro.

Además, ATA propone la puesta en marcha de una ‘tarifa joven’ de 30 euros para menores de 25 años que cursen estudios universitarios, superiores reglados o formación profesional.

Por último, la organización recuerda que en España hay 320.000 administradores de sociedades, los llamados autónomos societarios, que abonan las cuotas a la Seguridad Social. Pues bien, ATA quiere que se cree un régimen asimilado al RETA, más parecido al Régimen General de los asalariados, pero que no cotice por el Fondo de Garantía Salarial (Fogasa) ni por desempleo. De esta forma, sería la sociedad la que pagara las cuotas, los sueldos y las retenciones, lo que redundaría, a su juicio, en una mejora de las bases de cotización. Ello permitiría recaudar 2.000 millones de euros adicionales.