El año bursátil se acerca a su fin. Tan sólo restan tres sesiones para que el mercado español ponga el broche a un 2017 que, aunque convulso, apunta a ser situarse como el mejor ejercicio del Ibex desde 2013, con alzas en el entorno del 9%.

En cualquier caso, frente a los sobresaltos que ha provocado el mercado en este año, los dividendos se han seguido mostrando como una de las grandes fortalezas de la bolsa española. Hasta el mes de noviembre, las empresas cotizadas españolas habían repartido entre sus accionistas algo más de 24.000 millones de euros, según explicaba el pasado jueves el presidente de Bolsas y Mercados Españoles (BME), Antonio Zoido, una cifra en línea con los pagos efectuados en los últimos años y que sitúa la rentabilidad por dividendo de la bolsa española en el 4,1%, una de las cifras más elevadas entre las grandes bolsas mundiales.

Para 2018, el panorama en este aspecto es igualmente alentador. Las empresas de la bolsa española distribuirán entre sus accionistas unos 26.800 millones de euros, según las estimaciones del consenso de analistas recopilados por FacSet. Y esta lluvia de dividendos tendrá en las grandes fortunas del mercado español uno de sus grandes beneficiarios: un total de 24 grandes inversores particulares o familias se embolsarán por este concepto más de 2.500 millones de euros a lo largo del próximo año.

La fuerte presencia de las familias más acaudaladas del escenario económico español en el capital de las grandes empresas del país les convierte en receptores de notables sumas cada vez que éstas deciden distribuir parte de sus fondos entre sus inversores.

La primacía en este apartado la ostenta, sin nadie que le haga sombra, Amancio Ortega. El fundador y máximo accionista de Inditex, la mayor compañía de la bolsa española, se ha ganado desde hace tiempo la consideración de mayor fortuna de España y una de las mayores del mundo y todo apunta a que los dividendos que el grupo textil seguirá abonando en los próximos ejercicios le permitirán engordar sus caudales.

Con un 59,29% del capital de la firma textil, se espera que Ortega ingrese más de 1.521 millones de euros en 2017, de los 2.566 millones que Inditex repartirá el próximo ejercicio. Además, su hija, Sandra Ortega Mera, propietaria de un 5,05% de la compañía, también recibirá la nada despreciable cifra de 129,6 millones de euros.

Los dividendos de Ferrovial reportan a la familia Del Pino más de 200 millones de euros en conjunto

Entre los máximos receptores de dividendos para el próximo año también ocupa un lugar reseñable la familia Del Pino, que controla casi un 40% del grupo de infraestructuras Ferrovial. Estas acciones les reportarán en total más de 205 millones de euros a los hermanos Del Pino, encabezados por Rafael, presidente de la compañía, de la que controla más del 20% de las acciones.

Sus hermanos María, Leopoldo y Joaquín también cuentan con participaciones relevantes en el capital de Ferrovial. A esto, además, se añaden los dividendos derivados de sus posiciones en distintas compañías de la bolsa española, como Repsol, Euskaltel, Telefónica o Bankia, a través de las distintas sicav que controlan (siempre que su posición en estas compañías no haya sufrido ninguna alteración desde los últimos datos aportados, a cierre de septiembre).

El podio de los grandes receptores de dividendos lo completa una empresaria menos mediática pero que ha acumulado una notable fortuna como presidenta y máxima accionista de Prosegur y de su filial Prosegur Cash, que saltó al parqué este mismo año. Revoredo, de origen argentino, recibirá de ambas compañías un total de 139,6 millones de euros en dividendos durante 2018.

La familia Entrecanales, propietarios del 56% de Acciona; los Riberas, dueños del 71% y con una posición próxima al 5% en Global Dominion; y Jaime Botín, máximo accionista de Bankinter, con un 23,87% de las acciones; también se cuentan entre los principales agraciados de esta lluvia de millones que se espera que sus empresas repartan en 2018. Todos ellos ingresarán más de 60 millones de euros.

En la lista no faltan la familia Grifols, máximos accionistas del grupo de hemoderivados de origen catalán, los March, que canaliza sus inversiones a través de Corporación Financiera Alba, o el presidente de ACS Florentino Pérez.

Ana Botín y su hermano Francisco Javier ingresan unos 21 millones en dividendos de Santander

También figuran, aunque en posiciones mucho más modestas, la presidenta de Santander Ana Botín y su hermano Francisco Javier Botín. Entre ambos se espera que ingresen algo más de 21 millones de euros a través de los dividendos que reparte el banco. La familia Botín también cuenta con participaciones valoradas en cerca de 5 millones de euros en compañías como Iberdrola, Amadeus o Telefónica, entre otros miembros de la bolsa española, pero como se desconoce que parte de la sicav controlan resulta imposible calcular cuanto ingresarán en dividendos por este concepto.

Del mismo modo, las hermanas Koplowitz, Alicia y Esther, recibirán 2,67 millones millones de euros, por sus inversiones en la sicav Morinvest, de la primera, y por el 20% de FCC que controla Esther. Los analistas esperan que el grupo constructor recupere en 2018 el dividendo, suspendido en 2013, con un modesto pago de 0,02 euros por acción, lo que supondrá el reparto de unos 8,5 millones de euros.

Sus exmaridos, Alberto Cortina y Alberto Alcocer (popularmente conocidos como «Los Albertos») sí obtendrán un pellizco mayor de los dividendos, gracias a sus participaciones en el capital de ACS. Ambos primos controlan alrededor del 5,5% de ACS, a través de diversas sociedades, lo que les hará acreedor de recibir hasta 21,93 millones de los casi 400 millones que repartirá el grupo que dirige Florentino Pérez.