EconomíaLos sindicatos denuncian presiones

Santander mueve ficha para cubrir las 300 bajas voluntarias aún pendientes del ERE

Envía a algunos empleados correos informándoles de su indemnizacion y del fin de las oficinas en las que trabajan

logo
Santander mueve ficha para cubrir las 300 bajas voluntarias aún pendientes del ERE
Oficina de Santander

Oficina de Santander EP

Resumen:

El plazo para apuntarse al ERE lanzado por Santander para ajustar la plantilla tras la adquisición de Popular termina 31 de enero y no está claro que se vaya a cubrir completamente con bajas voluntarias.

De momento, el grupo que preside Ana Botín ha recibido en torno a 800 peticiones de adhesión, pero ante la perspectiva de que no se apunten las 300 personas que faltan para completar las 1.100 salidas previstas, Santander está animando a algunos empleados a replantearse su marcha del banco, informan a El Independiente fuentes sindicales.

“Algunos empleados están recibiendo correos electrónicos en los que la empresa les recuerda que está abierto el proceso de adhesión voluntaria, informándoles del importe de su liquidación si deciden irse e indicándoles que el proyecto de su oficina termina en una fecha determinada. En el correo, citan a los empleados un día para informarte con más profundidad”, señalan fuentes sindicales.

” Tácitamente están invitando a algunos profesionales a irse voluntariamente. Eso o esperar a que concluya el ERE con la esperanza de que se complete y no les echen”, añaden las mismas fuentes.

De los 800 empleados que, hasta la fecha, se han apuntado al ERE, la mayoría tiene más de 55 años.

El plazo para apuntarse al Expediente de Regulación de Empleo (ERE) lanzado por Santander para ajustar la plantilla tras la adquisición de Popular termina 31 de enero y no está claro que se vaya a cubrir completamente con bajas voluntarias.

De momento, el grupo que preside Ana Botín ha recibido en torno a 800 peticiones de adhesión, pero ante la perspectiva de que no se apunten las 300 personas que faltan para completar las 1.100 salidas previstas, Santander está animando a algunos empleados a replantearse su marcha del banco, informan a El Independiente fuentes sindicales.

La mayoría de los 800 empleados que se ha apuntado al ERE tiene más de 55 años y se jubila con el 80% del sueldo

“Algunos empleados están recibiendo correos electrónicos en los que la empresa les recuerda que está abierto el proceso de adhesión voluntaria, informándoles del importe de su liquidación si deciden irse e indicándoles que el proyecto de su oficina termina en una fecha determinada. En el correo, citan a los empleados un día para informarte con más profundidad”, señalan fuentes sindicales.

“Evidentemente esos correos, que llegan a algunas personas y no al conjunto de la plantilla, no fuerzan a nada, pero la interpretación que está haciendo la plantilla es que la empresa no cuenta con quienes reciben los emails. Tácitamente están invitando a algunos profesionales a irse voluntariamente. Eso o esperar a que concluya el ERE con la esperanza de que se complete y no les echen”, añaden las mismas fuentes.

De los 800 empleados que, hasta la fecha, se han apuntado al ERE, la mayoría tiene más de 55 años. En total, los representantes de los trabajadores tienen identificados 1.030 personas de 55 o más edad, de los que  300 están en servicios centrales entre Mesena y la ciudad financiera de Boadilla, otros 650 están en operaciones y tecnología y  80 más en el área de recuperación de activos (NITA) de Popular.

Condiciones económicas

A los mayores de 63 años, la entidad les abonará una indemnización de 20 días por año trabajado con un máximo de 12 mensualidades.

Los que tengan entre 55 y 63 años, recibirán el 80% del salario bruto pensionable menos la prestación por desempleo que les corresponda durante los dos primeros años. Si estos profesionales tienen menos de 15 años de antigüedad, toda la indemnización se recibirá en un único pago con una prima de 14.000 euros por voluntariedad y 2.000 euros por cada trienio trabajado en el banco.

Quienes tengan entre 50 y 54 años recibirán el 80% de su salario más 2.000 euros por trienio y una prima por voluntariedad en un único pago con un máximo de 380.000 euros.

Los menores de 50 años y que tengan entre 50 y 62 años pero no lleguen a los diez años de antigüedad recibirán una indemnización de 40 días por año con un máximo de 24 mensualidades, a los que se suman 2.000 euros por trienio y primas por voluntariedad.