Las inauguraciones de la alta velocidad no empiezan con buen pie el año 2018: la apertura ayer lunes 21 de enero del tramo Valencia-Castellón fue un fracaso por una avería que paralizó el tren a la altura de Sagunto con el presidente Mariano Rajoy a bordo; y ahora un borrador de Renfe sobre la conflictiva inauguración del AVE a Murcia destapa problemas desconocidos: el servicio de Cercanías entre Murcia y Alicante, que utilizan casi cuatro millones de personas al año, se verá afectado por la llegada de la alta velocidad, según la circular.

Así lo asegura el borrador de Renfe titulado «L.A.V. Monforte del Cid-Murcia» emitido por la Dirección General de Desarrollo y Estrategia, que pertenece a la Gerencia del Área de Planificación. El documento asegura que a partir de 2020 y debido a la imposibilidad de los Cercanías de circular por la vía del AVE se producirán «trasbordos en la estación de San Isidro [en la frontera murciano-alicantina] para los trenes procedentes de Alicante, en ancho ibérico». Este contratiempo será solucionado «en un horizonte temporal estimado en 2023». Por lo tanto, durará un mínimo de tres años si es que las nunca fiables previsiones del Grupo Fomento se cumplen.

Un borrador habla de «trasbordos» en la frontera entre Murcia y Alicante hasta 2023 como mínimo

Hay más detalles en el documento, recogidos el lunes por la prensa local murciana: por primera vez se siembran dudas en cuanto a la llegada de la alta velocidad a la localidad huertana en 2018. Es una de las cinco líneas que deberían de inaugurarse este año: «Adif», subraya el borrador, «iniciará la explotación comercial de la línea de alta velocidad con ERTMS N2 y para ello estima tener finalizado el sistema ASFA (de respaldo, se trata de una versión más antigua) en abril de 2018». «Para septiembre de ese año» Adif tiene pensado «iniciar sus pruebas internas con ERTMS», concluye el párrafo.

Es decir, que a partir de septiembre de 2018 y si todo marcha bien empezarán las pruebas. Y para que el tren se inaugure en 2018 Fomento apenas contará con tres meses solamente. El averiado AVE Madrid-Castellón llevaba un año de pruebas antes de su malograda inauguración, este lunes.

Aumentan las opciones de que la alta velocidad llegue a Murcia en 2019, en contra de lo planeado. Este medio ha preguntado a Renfe y Adif sobre el borrador, sin obtener respuesta. El borrador consta de 34 gráficos, la mayoría planos y gráficos de la futura integración ferroviaria del tren. Según varias fuentes, ayer hubo una reunión entre el delegado del Gobierno, Francisco Bernabé, y el presidente de Adif, Juan Bravo, en la que se discutió la integración del AVE. Éste último descarta dimitir pese a su imputación en el Caso Lezo.

Las pruebas empezarán a partir de septiembre por lo que difícilmente el AVE llegará en 2018

Uno de los múltiples problemas de la llegada del AVE a Murcia es que no hay ni un solo kilómetro de vía electrificado en la región, al igual que ocurre en Extremadura. «El tramo Alicante-San Isidro se adecuará al ancho estándar y se electrificará a 25.000 kilovatios en un horizonte temporal estimado en 2023», se puede leer en otro párrafo.

Los trenes de Cercanías de Murcia y Alicante no pueden circular con ese tipo de electrificación (25.000 kv) ya que como máximo soportan 3.000 kilovatios. Entre 2018 y 2020 todos los trenes entre San Isidro de Albatera y la capital murciana (AVE, Cercanías, Media Distancia, Mercancías, etcétera) circularán por una vía provisional, sobre la que se trabaja actualmente mientras se realizan las obras del soterramiento. Que a su vez también traen polémica, porque durante un mínimo de dos años estarán protegidas por un muro de metacrilato que aísla a 100.000 vecinos del sur.

El AVE entra en Murcia como elefante en cacharrería», denuncia Comisiones Obreras

Comisiones Obreras de Murcia ya denunció en noviembre pasado que la conexión por cercanías entre ambas provincias «se desvanece». «El AVE llega a Murcia como elefante en cacharrería», deplora Antonio del Campo, histórico líder sindical ferroviario. «El número de viajeros que va a utilizar la vía de alta velocidad es mucho menor de los que cogemos el tren convencional».

La primera línea de Cercanías (Murcia del Carmen-Alicante) se inauguró en 1984. Antes de la crisis cogían este tren cinco millones de usuarios, pero el número mermó a partir de 2010. Conecta Águilas (Murcia) con la Universidad de Alicante y llega a entrar ligeramente en la provincia de Almería, en la localidad de Pulpí. Atraviesa municipios bastante poblados: Lorca, Totana o Puerto Lumbreras (Murcia), Orihuela o Elche (Alicante), además de sendas capitales provinciales.