Economía

Batacazo de las eléctricas en bolsa por un nuevo recorte del Gobierno a sus ingresos

El Ministerio de Energía quiere adelantar dos años, a 2019, la revisión de la retribución que perciben las compañías por la distribución y el transporte del gas.

logo
Batacazo de las eléctricas en bolsa por un nuevo recorte del Gobierno a sus ingresos
El ministro de Energía, Álvaro Nadal.

El ministro de Energía, Álvaro Nadal. efe

Resumen:

Este lunes las eléctricas caen con fuerza en bolsa. La razón, un nuevo recorte planteado por el Ministerio de Energía a sus ingresos. En esta ocasión, el ajuste que se prepara en el sector del gas.

El Gobierno pretende que el Grupo Popular en el Senado aproveche la tramitación de la Ley de Medidas Urgentes contra la Sequía para introducir una enmienda con la que adelantar dos años (de 2021 a 2019) la revisión de la retribución que cobran las compañías por sus redes de transporte y de distribución de gas natural, según fuentes parlamentarias.

El nuevo hachazo que plantea el Gobierno pasa factura a los grandes grupos energéticos en bolsa. Enagás, el grupo que gestiona la red de gasoductos de transporte en España, sufrió una caída del 3% de su cotización.

Endesa y Gas Natural, las que cuentan con mayores intereses en el negocio de redes de distribución de gas, también cayeron un 3,2 y un 1,6%, respectivamente. Iberdrola, menos expuesta al sector de gas, también se vio arrastrada con caídas superiores al 1%, y Red Eléctrica, aunque no está afectada por la medida, también se contagió del mal tono del sector. En total, las cinco compañías vieron esfumarse 1.740 millones de euros de capitalización en bolsa.

El ministro de Energía, Álvaro Nadal, ha venido subrayando que uno de sus grandes objetivos pasa por reducir los costes regulados del sector energético “cuando se pueda”. De momento, parece que primero le va a tocar los ajustes al sector del gas, en 2019, y que se dejará los recortes para la electricidad para 2020.

La historia se repite apenas cuatro meses después. El pasado septiembre, las eléctricas sufrían un duro castigo en bolsa después de que el banco de inversión Goldman Sachs advirtiera al mercado sobre los efectos que tendrían en sus cuentas los planes de ajuste del Gobierno. Entonces, los recortes que preocupaban eran la revisión de la retribución que se acometerá en 2020 a las renovables y a las actividades de transporte y distribución de electricidad.

Este lunes las eléctricas volvían a caer con fuerza en bolsa. La razón, un nuevo recorte planteado por el Ministerio de Energía a sus ingresos. En esta ocasión, el ajuste que se prepara en el sector del gas.

El Gobierno pretende que el Grupo Popular en el Senado aproveche la tramitación de la Ley de Medidas Urgentes contra la Sequía para introducir una enmienda con la que adelantar dos años (de 2021 a 2019) la revisión de la retribución que cobran las compañías por sus redes de transporte y de distribución de gas natural, según fuentes parlamentarias, que confirman la información adelantada por El Mundo.

El nuevo hachazo que plantea el Gobierno pasa factura a los grandes grupos energéticos en bolsa. Enagás, el grupo que gestiona la red de gasoductos de transporte en España, sufre una caída ligeramente superior al 3% de su cotización. Endesa también sufrió un recorte de más del 3,2%, mientras que Gas Natural se dejó un 1,7% de su valor. Iberdrola, menos expuesta al sector de gas, también se vio arrastrada con caídas por encima del 1%. Incluso, Red Eléctrica, aunque no está directamente afectada por la medida, se contagió del mal tono del sector y sufrió una pérdida del 1,5%.

En total, las cinco compañías vieron esfumarse en una sola sesión 1.740 millones de euros de capitalización bursátil.

El ministro de Energía, Álvaro Nadal, ha venido subrayando que uno de sus grandes objetivos pasa por reducir los costes regulados del sector energético “cuando se pueda”. De momento, parece que primero le va a tocar los ajustes al sector del gas, en 2019, y que se dejará los recortes para la electricidad para 2020.

El agujero del sector del gas

El sistema gasista español tradicionalmente estaba saneando y las cuentas cuadraban. Sin embargo, la indemnización de 1.350 millones derivada del fiasco del almacén subterráneo Castor, primero, y la inclusión de la deuda de más de 1.000 millones generada por el sector entre 2004 y 2014 –no reconocida formalmente hasta hace un par de años, y que se acaba de titulizar y colocar a entidades financieras- han acabado por crear también un agujero en el sector del gas.

El sistema gasista acumula ahora una deuda de unos 2.430 millones de euros (tras incorporar 90 millones nuevos por desajustes correspondientes al ejercicio 2016). En torno a la mitad de (unos 1.200 millones de euros), corresponde a la indemnización recibida por ACS y sus socios tras la paralización del almacén Castor.

Una indemnización asumida inicialmente por Enagás, luego trasladada a entidades financieras, y que en los últimos años han venido los españoles con sus recibos y, en principio, lo harán durante los próximos 30 años. El Gobierno tiene que buscar un nuevo instrumento legal para garantizar el pago de esos derechos de cobro a los bancos (CaixaBank, Santander y Bankia) después de que el Tribunal Constitucional tumbara parcialmente el decreto que establecía el mecanismo.

Aún así en la orden de peajes del sector gasista elaborada por el Ministerio de Energía para 2018 se sigue incluyendo el cargo de 80,6 millones de euros en los recibos de gas para hacer frente a la indemnización por Castor (a los que se suman otros 15,7 millones más para costear la hibernación del almacén submarino).