Para demostrar que lo que bien empieza bien acaba, a la bolsa española le queda mucho camino por recorrer. Pero al cierre de enero, la primera parte de este refrán es ya una realidad en el parqué español.

El Ibex ha culminado el primer mes del año en los 10.451 puntos, tras anotarse una escalada superior al 4%. Se trata del mejor registro en un mes de enero desde 2011, cuando el índice principal de la bolsa española registró ganancias que rondaron el 10%.

El mercado bursátil español se ha visto favorecido por un clima de optimismo generalizado hacia las bolsas en el arranque de año, debido a la fortaleza que muestra el crecimiento económico a nivel global, donde el FMI ya estima un crecimiento en 2018 próximo al 4%. Además, la reforma fiscal en Estados Unidos ha elevado las expectativas de una aceleración del crecimiento en la mayor economía del mundo que pueda repercutir sobre el resto del mundo.

La mayor confianza en la economía global y española han impulsado a la bolsa en el arranque de año

Y la confianza en que los bancos centrales mundiales mantendrán unas políticas propicias para el crecimiento económico, a pesar de haber iniciado la retirada de los estímulos fiscales, han completado un cuadro idóneo para la inversión en bolsa, como resaltan los expertos de atl Capital. «Las previsiones apuntan a crecimientos de los beneficios empresariales de doble dígito», apuntan en la firma de banca privada.

En el caso de la bolsa española, además, los inversores parecen haber recobrado la confianza en la solidez de la economía, una vez pasada la fase de mayor tensión en torno al desafío soberanista catalán.

Impulso de la banca

Con estos ingredientes sobre la mesa, el Ibex ha protagonizado una escalada prácticamente exenta de sobresaltos. El índice español ha tenido en los bancos a los principales estiletes de su remontada. La progresiva mejora de sus cifras de negocio y la expectativa de que el escenario de tipos en mínimos -que penaliza su rentabilidad- puede acercarse a su fin a medida que avance el ejercicio ha desatado un inusitado apetito sobre los bancos.

Sabadell y CaixaBank, las dos entidades más penalizadas por la crisis catalana, se sitúan entre las más alcistas en el incio de 2018, con ganancias del 15,58% y el 11,78%, respectivamente.

Sin embargo, ambas se han visto superadas por Bankinter, que se mueve en zona de máximos históricos, tras anotarse más de un 17% en el mes. La buena acogida a sus resultados ha permitido a la entidad que preside María Dolores Dancausa estira así un poco más su magnífico desempeño bursátil en el último lustro, en el que acumula ganancias superiores al 300%.

Bankinter, Sabadell, CaixaBank y Santander se anotan alzas superiores al 10% en el mes

Banco Santander es el otro valor del Ibex que se anota ganancias superiores al 10%, tras sumar un 0,88% este miércoles, después de presentar sus cuentas, mientras que la gran excepción en el sector financiero ha sido Bankia, que apenas sube un 2,3%, después de haber perdido un 7% de su valor en las últimas tres sesiones, ante la desconfianza que ha generado la falta de información sobre sus previsiones futuras.

Además de la banca, entre los grandes vencedores del año se cuentan Siemens Gamesa, que ha celebrado las primeras muestras de reactivación del mercado de eólico con alzas superiores al 9%, y Colonial, que repunta un 8,6% a la espera de que se conozca el resultado de su opa por Axiare.

En el lado opuesto destaca el sector energético, penalizado por los planes del Gobierno para recortar la retribución al negocio del gas. Enagás y Red Eléctrica cierran enero con caídas que rondan el 8%, mientras que Gas Natural cede un 3,35%.

Mercados globales

El buen tono del Ibex no ha sido una excepción en los mercados internacionales. El EuroStoxx 50 se ha anotado ganancias próximas al 3% en el mes, con el Dax alemán y el Cac 40 galo subiendo entre el 2 y el 3% y el Ftse Mib italiano sumando algo más del 7,5%. El Ftse 100, en cambio, ha sufrido un tropiezo del 2%, afectado por las incertidumbres del Brexit y la fuerte revalorización de la libra.

Wall Street, a falta de cerrar la última sesión del mes, también ha mantenido a lo largo de enero el buen tono que viene mostrando desde hace ya varios años. Los principales índices han registrado ganancias en el entorno del 6%, que les han llevado a registrar nuevos máximos históricos. Y en Asia, el Nikkei japonés sumó un modesto 1,4%.

Mucho más destacadas han sido las subidas de los principales mercados emergentes, con el Bovespa brasileño escalando más de un 11%; el Hang Seng de Hong Kong, cerca de un 10%; y el Sensex indio, más de un 5,5%. El IPC mexicano ha sumado un 1,8%.

Optimismo pero con cautela

Para los expertos la tónica positiva de las últimas semanas en los mercados se justifica por las buenas noticias que provienen tanto desde el ámbito macroeconómico como del terreno corporativo, con las empresas mejorando en términos generales sus previsiones para el conjunto del año.

La creciente confianza entre los inversores y la ausencia de amenazas significativas a la vista parecen contribuir a la expectativa de que los próximos meses seguirán siendo positivos sobre los parqués.

No obstante, algunos analistas advierten contra el exceso de confianza que parece observarse en los mercados y advierten de que el ritmo de escalada de enero no puede mantenerse a lo largo de todo el año y de que es probable que se vean correcciones en los próximos meses para consolidar los niveles alcanzados.