Economía

Guerra Ryanair-Sepla: la ‘low cost’ dice que el sindicato no le deja subir un 20% el sueldo a los pilotos

logo
Guerra Ryanair-Sepla: la ‘low cost’ dice que el sindicato no le deja subir un 20% el sueldo a los pilotos
El consejero delegado de Ryanair, Michael O'Leary.

El consejero delegado de Ryanair, Michael O'Leary. efe

Resumen:

Tras treinta años funcionando sin sindicatos, Ryanair trata de adaptarse a la nueva realidad de tener representación sindical en su plantilla. Y en España le está costando.

El sindicato de azafatos Sitcpla ya denunció a la compañíaaérea el pasado noviembre ante la Inspección de Trabajo por fraude en la contratación. Y ahora es el sindicato de pilotos Sepla el que ultima una doble demanda ante la Audiencia Nacional, una por obligar a los comandantes a regirse por la legislación irlandesa y otra por tener pilotando en sus vuelos a cientos de falsos autónomos.

Ryanair ha ofrecido a sus pilotos en España, igual que en el resto de Europa, una subida salarial del 20%. Una medida con la que el gigante de bajo coste trata de evitar una nueva desbandada de pilotos hacia otras compañías como la que le ha obligado en los últimos meses y hasta marzo a cancelar unos 20.000 vuelos.

La propuesta de subida salarial del 20% es en lo único que coinciden las versiones de la dirección de Ryanair y de Sepla. En nada más. El sindicato de pilotos denuncia que el incremento salarial “no es real”, dado que está supeditado a que los comandantes acepten seguir bajo la legislación irlandesa y renunciar a días de vacaciones y de libranza.

El consejero delegado de Ryanair, Michael O’Leary, ha cargado hoy en Madrid con dureza contra la estrategia del sindicato. “La subida salarial es real, y no tiene precondiciones”, ha subrayado rechazando la versión de la sección sindical.

El ejecutivo ha acusado a Sepla de “retrasar la mejora salarial” de los pilotos en España. El consejero delegado reclama a Sepla que deje votar ya a los pilotos la propuesta de mejora salarial, para posteriormente seguir negociando el reconocimiento formal del sindicato por parte de la aerolínea.

“Que Sepla responda a las cartas que les hemos enviado (el 17 y el 24 de enero) y que deje votar esta semana a los pilotos. Si hay un acuerdo sobre salarios en torno al 15 de febrero, la subida de sueldo se verá ya reflejada en la nómina de los pilotos de este mes”, ha dicho O’Leary.

Tras treinta años funcionando sin sindicatos, Ryanair trata de adaptarse a la nueva realidad de tener representación sindical en su plantilla. Y en España le está costando.  El sindicato de azafatos Sitcpla ya denunció a la compañíaaérea el pasado noviembre ante la Inspección de Trabajo por fraude en la contratación. Y ahora es el sindicato de pilotos Sepla el que ultima una doble demanda ante la Audiencia Nacional, una por obligar a los comandantes a regirse por la legislación irlandesa y otra por tener pilotando en sus vuelos a cientos de falsos autónomos.

Ryanair ha ofrecido a sus pilotos en España, igual que en el resto de Europa, una subida salarial del 20%. Una medida con la que el gigante de bajo coste trata de evitar una nueva desbandada de pilotos hacia otras compañías como la que le ha obligado en los últimos meses y hasta marzo a cancelar unos 20.000 vuelos. La propuesta de subida salarial del 20% es en lo único que coinciden las versiones de la dirección de Ryanair y de Sepla. En nada más.

El sindicato de pilotos denuncia que el incremento salarial “no es real”, dado que está supeditado a que los comandantes acepten seguir bajo la legislación irlandesa y renunciar a días de vacaciones y de libranza. Y tras una reunión celebrada el 15 de enero en que no hubo frutos, Sepla se dispone ahora a presentar esa doble demanda ante la Audiencia Nacional.

El consejero delegado de Ryanair, Michael O’Leary, ha cargado hoy en Madrid con dureza contra la estrategia del sindicato. “La subida salarial es real, y no tiene precondiciones”, ha subrayado rechazando la versión de la sección sindical.

Ryanair quiere subir sueldos este mes

El ejecutivo ha acusado a Sepla de “retrasar la mejora salarial” de los pilotos en España. El consejero delegado reclama a Sepla que deje votar ya a los pilotos la propuesta de mejora salarial, para posteriormente seguir negociando el reconocimiento formal del sindicato por parte de la aerolínea, como ha sucedido en Reino Unido (allí el 80% de los pilotos aprobaron la oferta de subida de sueldo y después el sindicato Balpa fue reconocido).

“Que Sepla responda a las cartas que les hemos enviado (el 17 y el 24 de enero) y que deje votar esta semana a los pilotos. Si hay un acuerdo sobre salarios en torno al 15 de febrero, la subida de sueldo se verá ya reflejada en la nómina de los pilotos de este mes”, ha dicho O’Leary, que ha criticado el empeño de aplazar la subida salarial para garantizarse el reconocimiento previo como sindicato. “Las acciones legales que ha anunciado Sepla fracasarán. Y tardarán meses o años en resolverse”.

Falsos autónomos

Ryanair cuenta en España con cerca de 800 pilotos. La mitad de ellos están contratados directamente por la compañía, el resto están sometidos a otras figuras contractuales. Sepla denuncia que los pilotos que no están en plantilla están contratados como “falsos autónomos” a través de brókeres quie utilizaría la aerolínea para ocultar su figura como empleador.

O’Leary ha defendido la plena legalidad de la figura del contractor entre sus pilotos, y ha subrayado que la mitad de pilotos que no están en plantilla ya están disfrutando desde enero de la subida salarial del 20%, mientras que “por culpa de Sepla” aún están esperando los comandantes contratados directamente por Ryanair.

El incremento de salarios a todos sus pilotos le costará unos 100 millones de euros al año, a pesar de lo cual O’Leary ha confirmado que la compañía seguirá rebajando sus tarifas para revalidar su condición de la compañía con precios más bajos. “No subiremos nuestras tarifas, bajaremos otros costes y lo único que puede pasar es que se resientan un poco los beneficios”, ha dicho el consejero delegado. De momento, para este año la previsión de beneficio récord de la compañía se mantiene sin cambios.