Economía

Vodafone entra en el negocio del ‘big data’: explotará sus datos para otras empresas

La operadora se estrena en España en la inteligencia de datos y se alía con Carto para desarrollar aplicaciones con datos anónimos y extrapolados para compañías y administraciones públicas.

logo
Vodafone entra en el negocio del ‘big data’: explotará sus datos para otras empresas
Imagen del nuevo servicio de big data 'Vodafone Analytics'.

Imagen del nuevo servicio de big data 'Vodafone Analytics'. Vodafone

Resumen:

Vodafone España entra de lleno en el negocio de los datos. La operadora se va a estrenar en el mercado español –otras filiales del grupo Vodafone ya lo hacen sus países- en la comercialización de un servicio de inteligencia de datos dirigido a empresas y a administraciones públicas. La nueva herramienta de big data de la compañía se llama ‘Vodafone Analytics’. Vodafone utilizará los datos que generan sus clientes, los convertirá en anónimos, los agregará y los extrapolará para sacar conocimiento estadístico sobre la localización y el perfil de los clientes/ciudadanos, y así tanto terceras compañías e instituciones pueden tomar decisiones de negocio y de política pública con de manera más ajustada. Ofrecerá como otras empresas proyectos diseñados específicamente para un cliente, pero como vía diferencial ha desarrollado una suerte de aplicación estándar que integra diferentes tipos de información por módulos contratables de manera acumulada. Es una forma, según destaca Vodafone, de llevar el big data no sólo a las grandes corporaciones, sino también a las medianas y pequeñas empresas simplemente contratando el acceso a esta información a un precio de entre 1.000 y 1.500 euros al mes. Vodafone aporta los datos, el tratamiento analítico de la información y los procesos predictivos de comportamiento, y se ha aliado con la empresa española Carto para diseñar una plataforma de visualización de los datos de manera sencilla, singularmente a través de mapas.

Vodafone España entra de lleno en el negocio de los datos. La operadora se va a estrenar en el mercado español –otras filiales del grupo Vodafone ya lo hacen sus países- en la comercialización de un servicio de inteligencia de datos dirigido a empresas y a administraciones públicas. La nueva herramienta de big data de la compañía se llama ‘Vodafone Analytics’.

Vodafone utilizará los datos que generan sus clientes, los convertirá en anónimos, los agregará y los extrapolará para sacar conocimiento estadístico sobre la localización y el perfil de los clientes/ciudadanos, y así tanto terceras compañías e instituciones pueden tomar decisiones de negocio y de política pública con de manera más ajustada.

Telefónica ya explota a través de su unidad de datos LUCA esta actividad (aunque lo hace con proyectos a medida para cada cliente) y Orange España desveló recientemente que también se ha introducido en este negocio, ahora Vodafone España desembarca de manera especial. Ofrecerá también proyectos diseñados específicamente para un cliente, pero también ha desarrollado una suerte de aplicación estándar que integra diferentes tipos de información por módulos contratables de manera acumulada.

Es una forma, según destaca Vodafone, de llevar el big data no sólo a las grandes corporaciones, sino también a las medianas y pequeñas empresas simplemente contratando el acceso a esta información a un precio de entre 1.000 y 1.500 euros al mes. Vodafone aporta los datos, el tratamiento analítico de la información y los procesos predictivos de comportamiento, y se ha aliado con la empresa española Carto para diseñar una plataforma de visualización de los datos de manera sencilla, singularmente a través de mapas.

La información que generan los clientes de una operadora de telecomunicaciones, sobre todo de una gran teleco (Vodafone tiene una cuota de en torno a un 25% en el mercado español). La compañía confirma el estricto cumplimiento de la legislación de protección de datos de su nuevo servicio, subrayando que las empresas que lo contraten -ni tampoco su socio Carto- podrán acceder a los datos personales de individuos concretos.

Las empresas pueden usar esos datos para diseñar la publicidad exterior en función del perfil de personas que pasan por una calle o una estación de metro, para conocer los flujos de personas por una determinada zona y así saber dónde es mejor ubicar una tienda, para conocer la competencia existente en una localización…

Y las administrciones públicas pueden utilizar la inteligencia de datos de Vodafone para gestionar el transporte público en función de los flujos de personas, para la gestión de multitudes, para tomar medidas contra la congestión del tráfico, conocer el origen de los turistas que visitan su ciudad o su región…