La Casa Blanca estrecha la vigilancia sobre Amazon. El presidente Donald Trump tiene en el punto de mira a la compañía que dirige Jeff Bezos, al considerar que pone en riesgo la salud del comercio tradicional.

Así lo afirma el portal estadounidense especializado en información tecnológica Axios, que afirma que el presidente estadounidense está «obsesionado» con Amazon. «A Trump no le interesa Facebook. El monstruo tecnológico contra el que quiere ir es Amazon», señala el texto, en el que se cita a cinco fuentes que han discutido con el inquilino de la Casa Blanca sobre la situación del sector retail en el país.

La noticia pesaba como una losa este miércoles sobre la cotización de Amazon. Las acciones del gigante del comercio electrónico llegaban a caer más de un 7%, hasta situarse en sus niveles más bajos en más de un mes. De este modo, la compañía, que recientemente se convertía en la segunda mayor cotizada del mundo, sufría un rotundo revés en su espectacular evolución bursátil en los últimos tiempos.

Al parecer, según informa Axios, Trump está preocupado por la quiebra de los negocios minoristas y cree que Amazon está «matando a los centros comerciales y a los minoristas tradicionales». En su opinión, la compañía cuenta con un tratamiento fiscal favorable, por lo que estaría estudiando modificar e impulsar medidas basadas la ley antimonopolio o de la competencia.

«La profunda antipatía de Trump hacia Amazon surge sobre todo cuando se habla de política fiscal y casos de monopolio. Al presidente le encantaría cortarle las alas a Jezz Bezos», asegura el blog.

La Casa Blanca ha respondido a estas informaciones señalando que, hasta la fecha no se han tomado medidas específicas con respecto a Amazon, aunque la Administración «siempre está analizando diferentes opciones», según dijeron fuentes del Gobierno a Reuters.

La animadversión de Trump hacia Bezos es de sobra conocida en Estados Unidos y ya en otras ocasiones se han filtrado informaciones que apuntan a que el Gobierno podría tratar de poner en marcha limitaciones al negocio de Amazon. Además, a través de su cuenta de Twitter ya ha acusado en diversas ocasiones a la compañía de estar destruyendo negocios y puestos de empleo.

Del mismo modo, el presidente estadounidense animaba a finales de 2017 al servicio postar de EEUU a cobrar «mucho más» por los envíos que realiza en nombre de empresas de venta online como Amazon.