Economía

El Ibex reconquista los 10.000 puntos tres meses después y borra sus pérdidas de 2018

El índice español acumula una remontada superior al 7,5% desde sus mínimos anuales, registrados el pasado 26 de marzo.

logo
El Ibex reconquista los 10.000 puntos tres meses después y borra sus pérdidas de 2018
El Ibex reconquista los 10.000 puntos tres meses después y borra sus pérdidas de 2018.

Pantallas de cotización del Ibex en el interior de la Bolsa de Madrid. EFE

Resumen:

El Ibex ha abierto el mes de mayo con un avance del 1,09% que le sitúa en sus niveles más altos desde el pasado 2 de febrero, en los 10.088 puntos.

El índice español acumula una remontada superior al 7,5% desde sus mínimos anuales, registrados el pasado 26 de marzo lo que le ha permitido borrar las caídas acumuladas en el año.

Los inversores aprecian que el escenario en el que se mueven sigue siendo expansivo y que algunas de las amenazas que han estado más presentes en los últimos tiempos no parecen ir a mayores.

La depreciación del euro y el buen tono de la actual campaña de resultados también están contribuyendo a que los inversores vuelvan a confiar en el mercado español.

Tres meses después, el Ibex vuelve a reposar sobre la cota de los 10.000 puntos. El principal índice de la bolsa española ha abierto el mes de mayo -el martes el mercado permaneció cerrado- con un avance del 1,09% que le sitúa en sus niveles más altos desde el pasado 2 de febrero, en los 10.088 puntos.

La bolsa española da de este modo continuidad a sus buenos registros del mes de abril y consigue borrar los números rojos acumulados en su balance anual tras la debacle de los meses de febrero y marzo. El índice español acumula una remontada superior al 7,5% desde sus mínimos anuales, registrados el pasado 26 de marzo.

Los inversores muestran que de este modo van recobrando, lentamente, la confianza en unos mercados que iniciaron el ejercicio bajo los mejores auspicios y que se vieron sacudidos por una inesperada ola de incertidumbres que despertó los temores a una corrección de calado en las bolsas mundiales.

Pero lo cierto es que, a pesar de que los datos macroeconómicos siguen dando muestras de ralentización -como reflejó este miércoles el PIB de la eurozona-, los inversores aprecian que el escenario en el que se mueven sigue siendo expansivo y que algunas de las amenazas que han estado más presentes en los últimos tiempos, como la guerra comercial entre EEUU y China o el enfrentamiento entre el gigante norteamericano y Rusia no parecen ir a mayores.

La depreciación del euro y el buen tono de los resultados empresariales reactivan el optimismo

Tampoco la escalada de las materias primas, con el petróleo a la cabeza -que encierra riesgos para la inflación- se muestra con el vigor de las semanas pasadas y el euro cede posiciones por debajo de 1,2 dólares, dando alivio a los exportadores europeos.

Este escenario benigno se ve complementado por una temporada de resultados empresariales que, como mínimo, está confirmando las buenas expectativas iniciales, sin dar señales de que lo mejor del actual ciclo expansivo haya quedado ya en el pasado. Apple se convertía este miércoles en principal referente de este buen tono, al remontar más de un 4% en las primeras horas de negociación, tras presentar unas cuentas que despejaron los recelos existentes en torno al fabricante del iPhone.

En este escenario, el mercado español vuelve a poner en valor las sólidas expectativas en torno a la economía nacional y unas valoraciones mucho menos exigentes que las de otras bolsas del entorno. En la sesión de este miércoles, los inversores apostaron con fuerza por compañías como Amadeus e Indra, que escalaron cerca de un 3,5%. CaixaBank dio continuidad a la buena acogida a sus resultados del primer trimestre, con alzas del 3,19%, e IAG se benefició de la caída de los precios del crudo para recuperar un 2,9%.

Esta situación también ayudó en Europa a la aerolínea Air France, que recibía con ganancias superiores al 6% las noticias referentes al impacto de la huelga de sus pilotos. El sector de automoción también tuvo un lugar destacado en las ganancias en Europa, con Volkswagen y Ferrari remontando en torno a un 3,5%. Dialog y AMS, proveedores de Apple, celebraron las buenas cuentas del gigante norteamericano con alzas superiores al 8 y al 7%, respectivamente.