EconomíaPresupuesto Generales del Estado 2018

Cruzada de los gimnasios contra Montoro: exigen una rebaja del IVA como a las discotecas

El Congreso de los Diputados rechazó el pasado febrero aplicar esta rebaja con los votos en contra del PP, pero el sector confía contar con el apoyo de Ciudadanos y PDeCAT para introducirla en los Presupuestos

logo
Cruzada de los gimnasios contra Montoro: exigen una rebaja del IVA como a las discotecas

Resumen:

El próximo 1 de septiembre hará seis años desde que el Gobierno de Mariano Rajoy aplicara una subida trasversal del IVA para aumentar su músculo recaudatorio. El tipo reducido pasaba del 8% al 10% y el general, del 18% al 21%,. Además, muchas actividades, como los espectáculos taurinos, el cine o las salas de fiesta, subían de un tramo al siguiente, hasta la cima del impuesto. Entre ellos también estaban los gimnasios.

Desde 2014, con la recuperación económica, el Gobierno empezó a desandar el camino atendiendo, sobre todo, a las demandas de los principales grupos de presión, como han sido las discotecas con espectáculos en vivo o la industria cinematográfica. Abrió la mano a la austeridad (la dieta del Estado) y aflojó el cinturón. Sin embargo, servicios como las peluquerías, los servicios funerarios o los gimnasios aún soportan un IVA del 21% sin entender por qué a ellos no les ha llegado aún la rebaja.

La Federación Nacional de Empresarios e Instalaciones Deportivas (FNEID) exige esa rebaja del IVA “por una cuestión de salud”. El gerente de la organización, Alberto García, se pregunta por qué el Gobierno ha priorizado la rebaja del impuesto, por ejemplo, en las discotecas con espectáculos en vivo –se introdujo en los Presupuestos de 2017– y no lo ha hecho en el caso de los gimnasios, cuya actividad revierte directamente en el bienestar de los ciudadanos.

El próximo 1 de septiembre hará seis años desde que el Gobierno de Mariano Rajoy aplicara una subida trasversal del IVA para aumentar su músculo recaudatorio. El tipo reducido pasaba del 8% al 10% y el general, del 18% al 21%,. Además, muchas actividades, como los espectáculos taurinos, el cine o las salas de fiesta, subían de un tramo al siguiente, hasta la cima del impuesto. Entre ellos también estaban los gimnasios.

El Gobierno aseguraba entonces que la subida del IVA (también a estas instalaciones deportivas, como prefieren considerarse) no era una cuestión estética, una forma de presentar un aspecto fiscal más saludable ante Bruselas. En realidad, argumentaba el Ejecutivo, respondía a la necesidad de lograr un mayor equilibrio entre ingresos y gastos, para reducir el exceso de grasa acumulado que era el déficit público.

Desde 2014, con la recuperación económica, el Gobierno empezó a desandar el camino atendiendo, sobre todo, a las demandas de los principales grupos de presión, como han sido las discotecas con espectáculos en vivo o la industria cinematográfica. Abrió la mano a la austeridad (la dieta del Estado) y aflojó el cinturón. Sin embargo, servicios como las peluquerías, los servicios funerarios o los gimnasios aún soportan un IVA del 21% sin entender por qué a ellos no les ha llegado aún la rebaja.

Igual que el Gobierno, la Federación Nacional de Empresarios e Instalaciones Deportivas (FNEID) exige esa rebaja del IVA “por una cuestión de salud”. El gerente de la organización, Alberto García, se pregunta por qué el Gobierno ha priorizado la rebaja del impuesto, por ejemplo, en las discotecas y bares de copas –se introdujo en los Presupuestos de 2017– y no lo ha hecho en el caso de los gimnasios, cuya actividad revierte directamente en el bienestar de los ciudadanos.

Según la organización, aliviar la carga impositiva en estos negocios haría que se duplicara la asistencia a los gimnasios, pasando de cinco millones de usuarios al año (inscritos, no necesariamente clientes habituales), hasta los más de 11 millones, a lo que añade que, de acuerdo con los datos que maneja el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, al año se producen más de 50.000 muertes directamente relacionadas con el sedentarismo.

“La actividad física y el deporte son uno de los vehículos más eficaces para luchar contra la dependencia y mejorar el sistema sanitario y asistencial”, añade la organización, que acto seguido cita al Consejo Superior de Deportes para poner sobre la mesa otro argumento que también parece de peso: “cada euro invertido en actividad física representa un ahorro de 2,9 euros en gasto público y sanitario y farmacéutico”. Es decir, que abaratar el acceso a los gimnasios también es, en su opinión, una forma de poner en forma las cuentas públicas.

El coste de la salud: 67 millones de euros

Más allá del retorno que pueda tener una rebaja del IVA a los gimnasios para el Estado, García pone cifras al perjuicio ocasionado por la subida en su día del 8% al 21%. Asegura que la pérdida de usuarios derivado de la subida de precios fue del 30%, lo que llevó al cierre de unos 800 gimnasios. Pese a todo, el sector factura cada año unos 1.000 millones de euros y da empleo a unas 18.000 personas, con una importante presencia de mujeres y jóvenes.

En FNEID se estima que una vuelta a un IVA reducido (del 10%) permitiría recuperar ese 30% de usuarios perdidos, lo que no impediría compensar totalmente la pérdida de ingresos tributarios por IVA que ello ocasionaría, pero que tendría en todo caso un coste limitado, de unos 67 millones de euros, sin descontar, no obstante, el ahorro que podría suponer para el sistema sanitario y en fármacos.

Una nueva oportunidad en los Presupuestos

Pese a tener un todo un argumentario a su favor, la FNEID sabe que la aplicación de la rebaja del IVA ya este año se antoja difícil. El Grupo Mixto ya logró que se votara esta cuestión a través de una proposición no de Ley en el Congreso de los Diputados, pero la iniciativa no prosperó por los votos en contra del PP y las abstenciones del PSOE.

PDeCAT ha introducido una enmienda en los Presupuestos para rebajar el IVA de los gimnasios

Sin embargo, la asociación se ha encontrado con una nueva oportunidad, puesto que PDeCAT ha incluido una enmienda parcial en los Presupuestos en este sentido y confía en que Ciudadanos la apoye. De hecho, la formación naranja ha presentado una enmienda similar pidiendo una rebaja del IVA a los zoos y los parques de atracciones.

Según dice García, no apoyar la enmienda de los diputados catalanes sería “discriminar a cinco millones de usuarios” que no verán reducida la imposición, mientras otras actividades de ocio reciben mejor trato no siendo además tan beneficiosas a priori para la salud.

El próximo jueves se iniciará la ponencia sobre el proyecto de Ley de Presupuestos para 2018, un trámite del que resultaran las enmiendas que permanecen vivas para su posterior votación.