El director general de la Agencia Tributaria, Santiago Menéndez, ha dibujado este martes cuál será el futuro del control tributario y ha sugerido que todos los españoles estarán en todo momento bajo la atenta mirada del fisco. “Estamos abocados al Gran Hermano”, ha vaticinado durante su participación en una jornada sobre inspección a las grandes empresas organizada por Deloitte.

De esta forma, Menéndez se ha referido, estableciendo un paralelismo con el ente todopoderoso del libro de George Orwell 1984, a que el manejo masivo de datos, conocido como Big Data, y las nuevas tecnologías, permiten a la Agencia Tributaria un conocimiento cada vez más preciso de las finanzas personales y empresariales, en España y todo el mundo, lo que ya está permitiendo estrechar al máximo sus labores de control.

Menéndez ha matizado que ese Gran Hermano “se puede ver en sentido negativo, si se piensa como una invasión de las esfera privada”, pero ha llamado a hacer una lectura positiva y tener en cuenta que “el incremento de información permitirá más transparencia” y una gestión más eficaz de los tributos.

El responsable de la Agencia Tributaria ha puesto ejemplos de cómo ya se está aplicando la gestión masiva de datos y el uso intensivo de la tecnología. Se ha referido a la puesta en marcha del Sistema Inmediato de Información (SII) del IVA, que permite a las empresas trasladar sus libros directamente al fisco; el soporte dado al Plan de Pago a Proveedores o al Fondo de Liquidez Autonómica (FLA); y, más recientemente, la rápida intervención de las cuentas de la Generalitat de Cataluña, previa al artículo 155 de la Constitución.

Pero, no se trata solo de mejorar la transparencia y el control tributario, este caminar hacia el Gran Hermano permite también ahorrar alrededor de 10 millones de euros al año con la nueva arquitectura informática, según Menéndez.

El control a los grandes patrimonios

Otro buen ejemplo de cómo la Agencia Tributaria se está beneficiando del Big Data es el creciente control de los grandes patrimonios, las planificaciones fiscales agresivas o las sociedades interpuestas.

El fisco ha podido elaborar un censo de grandes patrimonios combinando fuentes disponibles y utilizando tecnología desarrollada y adaptada al control de este tipo de contribuyentes. Partiendo de este censo, se incluye también dentro del control el patrimonio total del núcleo familiar más cercano del contribuyente. Todo ello es lo que en la Agencia Tributaria se conoce como Control de Patrimonios Relevantes.

Fuentes de la Agencia Tributaria han insistido en más de una ocasión que no se trata de una actuación novedosa que la AEAT inicie en estos años. Era un ámbito de actuación en el que se venía trabajando con gran intensidad. Sin embargo, las nuevas tecnologías, los nuevos sistemas de obtención de información y las recientes fuentes de información han llevado a rediseñar las estrategias y sistematizar este control.

El director general de la AEAT ha querido rubricar la creciente eficacia del organismo blandiendo datos como la proporción de denuncias por delito fiscal ganadas en 2017, que ascendieron al 75%.