Economía

Ábalos, el ministro que llega para impulsar el Corredor Mediterráneo

El dirigente valenciano tendrá que lidiar con el rescate multimillonario de las autopistas de peaje quebradas por el que pugnan los fondos buitre

logo
Ábalos, el ministro que llega para impulsar el Corredor Mediterráneo
El secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, en una rueda de prensa en Ferraz.

El secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, en una rueda de prensa en Ferraz. EFE

Resumen:

Al igual que Pepiño Blanco en su día, José Luis Ábalos accede a la cartera de Fomento desde su posición de secretario de Organización del PSOE. Ábalos, uno de los pocos que permaneció leal a Pedro Sánchez cuando fue defenestrado temporalmente de Ferraz en otoño de 2016, recibe así la recompensa, un ministerio que si antes constituía un grifo desde el que gestionar miles de millones de euros en obras -y un trampolín para cotas políticas mayores- ahora se ha convertido en el área de los marrones: obras del AVE empantanadas por toda España, fondos buitre acreedores de autopistas quebradas que piden más de 4.000 millones por el rescate frente a la resistencia del ministerio.

Con las autopistas de peaje liquidadas al menos podrá decidir que es herencia pura del PP (la licitación es de la etapa de Álvarez-Cascos y la quiebra de la de Pastor). Ábalos tendrá que decidir si deja el AVE fuera de Murcia temporalmente y echa abajo el muro que divide la ciudad en dos; deberá acelerar en la medida de lo posible las obras del AVE en Granada porque la localidad lleva más de mil días sin tren de ningún tipo desde Madrid; con seguridad inaugurará el túnel de AVE Chamartín-Atocha. Y, cumpliendo con la buena tradición del ramo, por su procedencia valenciana impulsará el Corredor Mediterráneo, precisamente estancado a su paso por la Comunidad Valenciana.

Presidentes de Adif y Renfe

Ya lo hicieron Ana Pastor y Blanco con el AVE a Galicia, y De la Serna con el tren de “altas prestaciones” licitado a Santander. Encauzado el conflicto de la estiba, los puertos del Estado darán un respiro al recién llegado. Cesará al presidente de Adif Juan Bravo -escandalosamente imputado en calidad de investigado en el caso Lezo y sin dimitir- y al de Renfe, Juan Alfaro, cuya gestión ha consistido en lanzar ofertas para los trenes de alta velocidad y en perder concursos en el extranjero. Ábalos se verá igualmente con los jeques saudíes en la recta final del AVE a La Meca.

En cuanto a Aena, el Plan Estratégico hasta 2021 queda en el aire al darse por segura la salida de Jaime García-Legaz, el presidente de la autoridad aeroportuaria. El dirigente valenciano tendrá que reflotar la gestión de los trenes de Cercanías, algo que trató de hacer De la Serna, y lidiar con una licitación de obra pública cada vez más menguante.