Economía

Inditex se escuda en la mejora de márgenes y alcanza máximos anuales en bolsa

Las acciones de la compañía textil escalan un 3,5%, tras presentar resultados, y acumulan ya una revalorización del 25% desde marzo

logo
Inditex se escuda en la mejora de márgenes y alcanza máximos anuales en bolsa
Inditex se aferra a la mejora de sus márgenes y alcanza máximos del año en bolsa.

Tienda de Zara, del Grupo Inditex. Flickr/ Phillip Pessar

Resumen:

Inditex saldó este miércoles la sesión en bolsa con ganancias del 3,5%, a pesar de presentar el peor dato de crecimiento de ventas en un trimestre en casi dos décadas.

La mejora de márgenes hasta el nivel más elevado en tres años ha compensado a ojos de los inversores las notas negativas y ha permitido al grupo textil alcanzar sus mejores niveles sobre el parqué desde el pasado diciembre, tras remontar un 25% en tres meses.

Los expertos confían en que la debilidad de las cifras de negocio responda a cuestiones pasajeras que se irán diluyendo a lo largo del año.

El control de costes en un entorno muy competitivo refuerza la creencia de que el grupo está manejando bien el traslado de los clientes hacia el canal online.

El peor dato de crecimiento de ventas en casi dos décadas ha tenido premio en bolsa para el Grupo Inditex. Tras un convulso inicio de sesión, en el que llegaron a firmar recortes superiores al 2%, las acciones de la compañía se dieron la vuelta para acabar sellando un repunte del 3,5%, su tercer mejor registro en los últimos doce meses.

Aunque no faltan los analistas que califican de ilógico el brusco giro experimentado durante la jornada por el sentimiento inversor hacia la compañía textil, la mayoría considera que el buen saldo final es que, tras muchas dudas, el mercado ha acabado por asumir la idea de que las cuentas presentadas por Inditex presentan más razones para el optimismo que al contrario.

Frente a la desaceleración de su cifra de negocio, la empresa que dirige Pablo Isla ha exhibido una meritoria mejora del margen bruto sobre ventas, que alcanzó su nivel más elevado desde el primer trimestre de 2015. Precisamente, la constante pérdida de rentabilidad del grupo textil ha sido una de las principales preocupaciones del mercado sobre la matriz de Zara.

En un entorno de feroz competencia, en pleno cambio de los hábitos de consumo y con la irrupción de los gigantes online haciendo estragos, el deterioro de los márgenes registrado por Inditex en los últimos tiempos ha sido entendido como una evidencia clara de que su modelo de negocio también es vulnerable al nuevo contexto. Esa percepción no tardó en traducirse en un sonoro revés en bolsa a una empresa que había salido casi indemne de las turbulencias registradas por el mercado en los últimos años.

Ahora, en cambio, la situación parece haber dado un giro e Inditex, poco a poco, vuelve a ganarse el favor de los inversores. La firma textil acumula una revalorización del 25% en los últimos tres meses, lo que le ha permitido rozar el nivel de los 30 euros por acción por primera vez desde el pasado diciembre. La compañía ha recuperado el primer puesto por valoración del parqué español y, de hecho, con una capitalización superior a los 93.000 millones, aventaja ya en casi 20.000 millones a Santander. Y las cuentas presentadas este miércoles parecen dar material para estirar esa remontada.

Los expertos consideran que la caída de las ventas responde a cuestiones puntuales que se difuminarán a lo largo del año

Es cierto que encierran algunos datos negativos, pero en el mercado se interpreta que podrían deberse a factores temporales, como el impacto del clima, la negativa evolución de las divisas internacionales y el efecto de la Semana Santa. “Entendemos que el débil crecimiento de las ventas podría estar relacionado con factores temporales. De hecho, el crecimiento de las ventas se ha acelerado al inicio del segundo trimestre a pesar del clima aún adverso”, observan en Alantra.

Los analistas de esta firma destacan la mejora de márgenes, que evidencia que Inditex no ha recurrido a descuentos agresivos para combatir la debilidad de las ventas, y “el estricto control de costes, lo que significa que la transformación hacia el canal online no está canibalizando los márgenes”.

Con estos datos, los analistas se muestran confiados en que las cifras del grupo vayan mejorando de forma progresiva a lo largo del año. “Prevemos que la fortaleza del negocio recurrente y un menor impacto de los tipos de cambio en los próximos trimestres permitirán a la compañía mostrar crecimientos de sus resultados muy por encima de lo visto en el primer trimestre de 2018”, apunta Álvaro Arístegui, analista de Ahorro Corporación.

En el mercado contemplan que Inditex seguirá enfocada en desarrollar su estrategia de integración entre las tiendas físicas y el canal online, para adaptarse al nuevo entorno y ponen en duda que el grupo pueda plantearse emplear su sólida posición financiera (cuenta con casi 5.000 millones en caja) para hacer alguna compra. “Dudo mucho que vayan a comprar nada. Aparte que para que tuviera impacto significativo tendría que ser algo grande y no creo que nada encaje”, explica Iván San Félix, analista de Renta 4.

Con estas perspectivas y tras la fuerte remontada reciente, vuelve a surgir un debate que parecía olvidado en los últimos tiempos: ¿tiene margen Inditex para seguir escalando en bolsa? Y como ya ocurriera antes, visiones hay para todos los gustos, aunque los sobresaltos más recientes contribuyen a aumentar los recelos del mercado. Arístegui se muestra escéptico: “A pesar de prever una marcada recuperación de los resultados de cara al cierre del ejercicio, pensamos que el precio actual del mercado valora razonablemente las perspectivas de crecimiento de la compañía en un entorno de mercado cada vez más exigente”. Queda por ver si el gigante español de la moda ofrece razones para seguir creyendo.