Economía

Nuevo golpe a Banca March: Andbank y Bankinter le roban banqueros clave

El andorrano ficha a Anna Olsina, directora territorial y número dos de banca privada, mientras Bankinter incorpora al grueso del equipo de Valencia

Edifcio de Banca Marcha en Palma de Mallorca.

Edifcio de Banca Marcha en Palma de Mallorca.

El negocio de banca privada y patrimonial de Banca March, que gestiona el dinero de los clientes más acaudalados, sufre otro golpe desestabilizador.

Anna Olsina, directora territorial de la Península de la entidad y número dos de la división de banca privada, se incorporará en septiembre a Andbank. Paralelamente, Bankinter refuerza su posición en Levante con el grueso del equipo de banqueros privados de March de Valencia, confirman a El Independiente fuentes conocedoras de estos movimientos.

El fichaje de Olsina por parte del grupo andorrano ha dolido a la familia March, en un momento especialmente delicado para la división de grandes fortunas. En el último año y medio, decenas de profesionales han buscado nuevos proyectos fuera de la entidad mallorquina.

A ello se une la ofensiva de Bankinter para captar grandes fortunas en la Comunidad Valenciana. La entidad que lidera María Dolores Dancausa está apostando con decisión por impulsar su negocio de banca privada en la región a través de agentes. Y, entre los profesionales de March que se unen a su proyecto figuran Pepe Saborit, David Jerez, Rafael Alapont, Ignacio López Roselló y Alejandro García Serrano.

También José Luis Gandía y Javier García del Moral, que hace unas semanas salieron del banco, podrían unirse a las filas de Bankinter.

Valencia es una de las plazas clave para Banca March ya que cuenta con en torno a 1.300 millones de activos bajo gestión de grandes clientes que ahora pretende atraer Bankinter.

Fuga de talento o cambio de modelo en March

En el sector aseguran que las salidas se explican por la crisis del modelo de negocio de March y por un entorno laboral que no satisface a los profesionales. Fuentes de March, sin embargo, señalan que responden al objetivo de la entidad de ejecutar una serie de salidas e incorporaciones para implementar el plan estratégico diseñado por el consejo de administración.

«En Valencia hay un proceso de cambio de equipo a iniciativa del banco que se inició hace más de 12 meses y a través del que se están incorporando nuevos profesionales internos y externos. El objetivo es buscar perfiles más especializados y eliminar la red agencial interna», señalan en March.

Pese a la salida de los siete banqueros privados que tradicionalmente han integrado el equipo de Levante, la entidad asegura que «cuenta con los perfiles necesarios para llevar a cabo su estrategia, que no es compatible con una red agencial interna».

Las mismas fuentes recuerdan que en 2017 y en plena transformación de la entidad para la ejecución del plan estratégico, obtuvo un beneficio récord, que ha vuelto a superar en el primer semestre de 2018.

Decenas de banqueros dejan la entidad

Sea cual sea el motivo que subyace tras las múltiples salidas, es una realidad que la fuga de talento se cuenta por decenas. UBS, Orienta Capital, Diaphanum y Arcano figuran entre las firmas que más banqueros y agentes de March han atraído del grupo mallorquín.

A principios de este año, el equipo que diseña los productos de coinversión de March, con Jon Garaiyurrebaso al frente, se incorporó a Arcano.

Unos días antes, Diaphanum, la firma de inversión independiente que lidera Rafael Gascó, fichó a todo el equipo de March en la delegación de Bilbao, capitaneado por Luis Guzmán e integrado por Diego Corral, Arantxa Mínguez y Florentino Lecanda. También incorporó al que fuera responsable de la oficina de Vitoria, Jon Armentia. Con estos cinco profesionales, ya son 15 los profesionales que en el último año han dejado el grupo presidido por Juan March.

En enero, Jokin Ubillos, José Ignacio Esnal y Marta Bergareche, procedentes de la sucursal de San Sebastián de Banca March, ficharon por  Orienta Capital.

También dejó el banco a principios de 2018, con destino al banco Santander, Jordi Planell, responsable de banca patrimonial en Barcelona, una de las regiones claves para el banco.

El movimiento más llamativo fue la docena de banqueros privados de la oficina de Madrid que se sumó al grupo suizo UBS a la vuelta del pasado verano. Los ejecutivos, encargados de gestionar el dinero de clientes con elevados patrimonio, controlaban en March una cartera de más de 2.000 millones y fuentes del mercado señalan que el objetivo marcado por UBS es que los nuevos fichajes capten en torno a 800 millones en los próximos cuatro años, de los que cientos deberían proceder de su antigua casa.

Comentar ()