// TODO: Revisar qué hace the_post_thumbnail_creditos Biblioteca. Examenes.

Los Erasmus extranjeros advierten que la subida del alquiler les frena permanecer en España EP

Economía

La fiebre del alquiler en España castiga también a los estudiantes Erasmus

La escalada en el precio de la vivienda en las principales capitales españolas hace peligrar el primer puesto de España en la recepción de estudiantes extranjeros

España es el país más atractivo para estudiantes universitarios que se acogen al programa Erasmus. La motivación de pasar una media de seis meses en un destino donde aprender un idioma que hablan 500 millones de personas o la buena relación entre el coste y la calidad de vida son algunas de las causas que convencen a los extranjeros de elegir España como destino óptimo para estudiar, lo que la posiciona en primer lugar respecto al resto de países europeos, de acuerdo con los últimos datos publicados por la Comisión Europea.

En cifras, según publica Erasmus+, durante el curso 2015-2016 nuestro país acogió a 45.813 alumnos, por delante de Alemania (32.871), Reino Unido (30.183), Francia (29.558) e Italia (21.564). Tradicionalmente, Barcelona, Madrid y Valencia han sido las capitales preferidas por los estudiantes, una lista a la que se unen otras ciudades de importante tradición universitaria como Salamanca, Sevilla o Bilbao. En concreto, la capital española encabeza la lista de las principales receptoras (actualmente residen 7689 estudiantes extranjeros), mientras que la ciudad condal ocupa la segunda posición con 6401, según datos facilitados por el portal Uniplaces.

Sin embargo, la tendencia de elegir España por los extranjeros como destino Erasmus podría cambiar próximamente motivada por la incansable escalada en los precios del alquiler, que en cuatro años ha repuntado un 21%. Así, si en 2015 alquilar una habitación suponía un desembolso de 357 euros, ahora repunta hasta los 433 euros.

Precisamente, son Madrid y Barcelona las más afectadas por la fiebre del alquiler. En Barcelona la renta mensual exigida por habitación ha experimentado un crecimiento del 17,6% y, de media, un estudiante Erasmus tendría que desembolsar 461 euros por una estancia en un piso compartido, una cifra que aumentaría en zonas como el Raval (477 euros) o el Barrio Gótico (497 euros). Madrid se encuentra también en una situación dramática ya que, con un incremento del 11,5%, sitúa su precio por habitación en los 456 euros, un presupuesto que se estira aún más especialmente en el distrito centro (Malasaña, Sol, Argüelles o Salamanca). Por su parte, Valencia también ha padecido una subida sin precedentes en los alquileres hasta coronarse como la ciudad en la que más han crecido, si bien la media se sitúa, en este caso, en los 302 euros mensuales.

Es precisamente esta lacra la que amenaza a España en su óptima posición en la recepción de Erasmus, lo que supondría dejar de contar en el corto plazo con el gasto medio de 242 millones de euros que desembolsan los universitarios extranjeros anualmente en nuestro país según cifras de Uniplaces. Al menos así lo constata un estudio realizado por el portal web junto a ESN España, en el que se pone de manifiesto que el 70% de los estudiantes extranjeros que residen en España dejarán de plantearse nuestro país para estudiar en favor de otros destinos más económicos. Y es que las continuas subidas del precio del alquiler -en lo que va de año esta partida ha aumentado un 7,9%- ha puesto “muchas dificultades” a los Erasmus “para vivir en nuestro país, por lo que no es de extrañar que crean que, si este incremento continúa, en las próximas ediciones se decanten por otros países más económicos”, asegura uno de los fundadores de Uniplaces, Mariano Kostelec.

El aumento en el precio del alquiler hace peligrar la óptima recepción de Erasmus, que se dejan en España una media de 242 millones de euros

Las encuestas señalan que si en el año 2016 el porcentaje de Erasmus que continuaría residiendo en España tras finalizar su beca ascendía al 86%, a día de hoy ese deseo ha descendido 30 puntos, hasta situarse en el 56%. De ellos, un 30% piensa quedarse a trabajar en España, mientras que 26% restante ha planeado continuar sus estudios en nuestro país.

La beca no cubre los gastos

En la actualidad, el proyecto de movilidad estudiantil Erasmus+ (denominación que recibe desde 2014) cuenta con un fondo de 14.700 millones de euros, un 40% más que durante la etapa anterior. Este presupuesto, sin embargo, no es demasiado abultado si tenemos en cuenta que debe repartirse entre los seis años de vigencia del programa (2014-2020).

La cuantía de la beca que reciben los Erasmus que vienen a España asciende a una dotación media de 210 euros al mes (sin contar, si procede, ayudas nacionales), una cifra que varía en función del destino, ciclo educativo o institución emisora. En general, la beca solo llega a cubrir el 30% de los gastos mensuales aparejados a su tiempo de residencia en España.

Sin embargo, la lista de gastos que deben soportar los estudiantes -o sus familias- es, en muchas ocasiones, interminables. Al coste de la matrícula se le suman los billetes de avión, la comida, los libros de texto, el transporte, el alojamiento y el ocio (al que, en muchas ocasiones, se ven obligados a renunciar). Para hacerse una idea de lo que supone cursar una beca Erasmus, varios estudios sostienen que vivir en el extranjero puede llegar a costar hasta 1.000 euros al mes.

El alojamiento es, con diferencia, la partida más complicada para el presupuesto de un estudiante. De hecho, solo en alojamiento los estudiantes extranjeros gastan una media de 101 millones de euros en nuestro país. De todas las opciones posibles, el 75% de los estudiantes extranjeros se decantan por el alquiler en un piso compartido que, pese al incesante encarecimiento, continúa siendo la opción más económica frente a residencias o colegios mayores.

logo
La fiebre del alquiler en España castiga también a los estudiantes Erasmus