Economía

La quiebra de la escuela VIP de brókeres y banqueros salpica a Santander y BBVA

La escuela Options & Futures (OFI), en concurso de acreedores, debe en torno a 350.000 euros al IEB y deja varios cursos para empleados de Santander y BBVA en el aire

logo
La quiebra de la escuela VIP de brókeres y banqueros salpica a Santander y BBVA
Aula de una escuela de negocios.

Aula de una escuela de negocios.

Resumen:

La quiebra de Options and Futures Institute (OFI), el instituto de negocios que impartía algunos de los másteres y cursos del Instituto de Estudios Bursátiles (IEB), una de las escuelas más prestigiosas del sector financiero, ha dejado un agujero de cientos de miles de euros en las cuentas en su ex socio y ha salpicado de Santander y BBVA.

Según ha podido saber El Independiente, algunos de los programas in company -impartidos en las sedes de los propios bancos para la formación de sus plantillas- serán suspendidos y otros podrían ser retomados por el IEB. Otras escuelas de negocio también están valorando postularse para tratar de sacar tajada al colapso de OFI y hacerse cargo de los cursos que están en el aire.

En cualquier caso, el descontento y la crispación es creciente entre el profesorado -muchos de ellos trabajan también para el IEB- ante la falta de claridad sobre qué clases les abonarán y cuáles no.

La quiebra de Options and Futures Institute (OFI), el instituto de negocios que impartía algunos de los másteres y cursos del Instituto de Estudios Bursátiles (IEB), una de las escuelas más prestigiosas del sector financiero, ha dejado un agujero de cientos de miles de euros en las cuentas en su ex socio y ha salpicado de Santander y BBVA.

Según ha podido saber El Independiente, algunos de los programas in company -impartidos en las sedes de los propios bancos para la formación de sus plantillas- serán suspendidos y otros podrían ser retomados por el IEB. Otras escuelas de negocio también están valorando postularse para tratar de sacar tajada al colapso de OFI y hacerse cargo de los cursos que están en el aire.

En cualquier caso, el descontento y la crispación es creciente entre el profesorado -muchos de ellos trabajan también para el IEB- ante la falta de claridad sobre qué clases les abonarán y cuáles no.

“La semana pasada, hubo un curso en el centro de formación de BBVA en La Moraleja. El profesor dio inicio al curso por la mañana, pero el propio BBVA interrumpió la formación y mandó a los alumnos, procedente de varios puntos de España, a casa. BBVA está analizando qué hacer con respecto a éste y próximos cursos”, explica uno de los afectados del curso.

Por otro lado, el pasado jueves hubo un pequeño encuentro en la sede del IEB entre un reducido grupo de profesores descontentos y la cúpula de la escuela de negocios para tratar de arrojar luz sobre la situación, pero los docentes siguen en vilo. “Es una vergüenza. No nos han comunicado oficialmente ningún tipo de postura. No sabemos qué clases se nos abonarán y cuáles no. Algunos profesores se están ausentando de sus clases y otros siguen impartiendo los cursos. También hay rumores sobre cambios en la dirección de los programas, pero nada concreto. A algunos profesores Options & Futures les adeuda más de 30.000 euros, ya que los retrasos se remontan a hace más de cinco meses”, explica uno de los afectados.

Algunos de los programas ‘in company’ impartidos por OFI para empleados de bancos podrían ser retomados por el IEB

En cualquier caso, el IEB es el mayor afectado, ya que OFI, que tenía un acuerdo por el cual les pagaba por el uso de las aulas en la madrileña calle de Alfonso XI, le debe entre 300.000 y 350.000 euros, según fuentes conocedoras.

OFI, referente de formación entre banqueros y brókeres tras 24 años en el mercado, ha ido acumulando una deuda millonaria en los últimos ejercicios que le ha abocado a la quiebra. Las últimas cuentas disponibles en el registro mercantil, referentes al cierre de 2017, indican que la deuda de la firma con los acreedores -básicamente, profesorado- supera los 945.000 euros. En total, OFI acumulaba un pasivo superior a los 2,4 millones de euros, de los que 1,3 millones corresponden a compromisos con entidades financieras. Sin embargo, los números rojos en las cuentas de OFI habrían crecido a lo largo de lo que llevamos de 2018 en más de un millón de euros adicional.

El descontento es creciente entre el profesorado de OFI y el IEB-ante la falta de claridad sobre qué clases les abonarán y cuáles no

El IEB reafirma que no ha suspendido ninguno de sus cursos de formación con sus clientes, sin embargo el terreno de cuáles eran sus cursos y cuáles lo de OFI son en muchos casos difusos, ya que la marca IEB acreditaba los programas de su ex socio quebrado y dado que el grueso de los profesores trabajan para ambas firmas, aunque, en función del curso, el pagador fuese uno u otro.

Fin de la alianza entre el IEB y OFI

OFI se constituyó en 1993 y desde 2004 compartía programas académicos con el IEB. Tal como informaron fuentes del IEB a El Independiente, el acuerdo de colaboración que mantenía la prestigiosa escuela de negocios con OFI se rompió en noviembre del año pasado, pero decidieron mantener la alianza a nivel operativo hasta el pasado mes de julio para dar tiempo a que fuesen terminando los programas que ya se habían iniciado bajo la marca IEB.

Actualmente todavía quedan cursos pendientes de finalizarse y el IEB asegura que se hará cargo del pago al profesorado -con un coste de en torno a 120 euros la hora- hasta que los alumnos finalicen su formación de sus cursos, pero no los que había firmado OFI con sus clientes. No abonará, en ningún caso, la deuda que OFI ha acumulado con su plantilla en el último medio año.

OFI fue fundado por Sergio Reyes y Pablo Cousteau. Ambos formaban parte del equipo directivo del IEB y antes de su enfocar su carrera profesional al mundo de la docencia ocuparon puestos de responsabilidad en Banesto y el BCH. Tras romper su alianza con el IEB, Reyes y Cousteau intentaron llegar a un acuerdo con varias escuelas de negocio y, especialmente, con BME. Finalmente, no cristalizaron los acuerdos.