Bankia da un paso más en el saneamiento de su balance y está a punto de cerrar una de las grandes operaciones de venta de activos tóxicos del año. Antes de fin de año está prevista la venta de Proyecto Newton, una cartera de deuda y adjudicados que se lanzó por importe de en torno a 450 millones de euros pero cuyo perímetro podría haberse reducido, según ha podido saber El Independiente. Los dos fondos que se disputan la cartera son Bain Capital y D.E. Shaw, dos de las firmas internacionales más activas en el mercado inmobiliario.

En marzo, Bankia se deshizo de 290 millones de activos problemáticos, que corresponde a activos adjudicados y deuda inmobiliaria de pymes. El fondo americano GoldenTree Asset Management, firma independiente especializada en gestión de duda, cerró la compra de Proyecto Giants.

El dueño de la inmobiliaria Habitat, uno de los grandes inversores extranjeros en ladrillo, en la fase final del proceso

Además, tiene pendiente la venta de Proyecto Beetle, otra de las grandes operaciones que tiene en el horno. Se trata de una cartera de activos tóxicos valorada en 400 millones de euros, compuesta mayoritariamente por créditos fallidos con garantía inmobiliaria.

La reducción del volumen de activos improductivos (dudosos y adjudicados) es uno de los pilares sobre los que se asienta el Plan Estratégico del grupo, tal como el propio equipo directivo viene reiterando desde hace años. En este sentido, Bankia se fijó como objetivo reducir anualmente un volumen de activos improductivos de 2.900 millones de euros. Al cierre de septiembre, el grupo ya se había librado de 2.400 millones de activos tóxicos, lo que representa un 83% del objetivo anual. Con el próximo cierre de la venta de la cartera Newton, cumpliría prácticamente el objetivo.

En septiembre, Bankia tenía 10.360 millones de dudosos y 4.170 millones de adjudicados

Al cierre del tercer trimestre, el volumen de dudosos ascendía a 10.362 millones de euros y el de adjudicados brutos a 4.170 millones de euros.

“Esta reducción se está produciendo manteniendo la tasa de cobertura de los activos dudosos, y vendiendo activos adjudicados de todos los perfiles y tipologías sin deteriorar el perfil de los activos inmobiliarios retenidos en el balance”, señaló el banco en la presentación de resultados al cierre de septiembre.

Gigantes de la inversión

El fondo británico Bain controla en España la inmobiliaria Habitat, presidida por Juan María Nin. Bain adquirió la firma a finales de 2017 por 220 millones de euros. Actualmente con una cartera de proyectos urbanísticos que suponen, en conjunto, más de mil nuevas viviendas en comercialización situadas en Madrid, Barcelona, Málaga, Sevilla, Córdoba, Valencia y Las Palmas de Gran Canarias.

A lo largo de 2016 Bain se hizo con cuatro carteras de Sabadell, Cajamar y Bankia valoradas en 1.500 millones. Para ello, acometió una inversión superior a los 500 millones.

D.E. Shaw, por su parte, protagonizó a principios de este año una importante operación al adquirir a CaixaBank Proyecto Tribeca, valorada en 700 millones de euros, tal como adelantó este medio. El fondo ya ha cerrado alguna operación con el banco nacionalizado y en marzo de 2017 le adquirió una cartera de deuda promotor por 103 millones.