El presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, ha abogado hoy por la “convivencia” entre los sectores del taxi y el de los vehículos de alquiler con conductor (VTC), que es el escenario que propicia su Gobierno, y ha criticado a una parte de los taxistas promotores de la huelga indefinida, quienes -ha dicho- por apostar por “todo o nada, es fácil que se queden con nada”.

En una entrevista en Onda Cero, en la que ha dicho que la Comunidad de Madrid está “abierta a hablar con los taxistas en la búsqueda de un acuerdo razonable”, Garrido ha criticado la “situación lamentable” en la que una parte de los taxistas “exaltados” provoca incidentes graves en Madrid. Los taxistas de Madrid secundan este jueves, por cuarto día consecutivo, una huelga indefinida con la que reivindican ante las administraciones que se regule el modelo operativo de los VTC.

El presidente madrileño ha dicho acerca del marco regulador general del sector de los VTC debería ser un asunto del Gobierno central, y ha considerado que “evidentemente, es malo que haya diecisiete marcos regulatorios”, uno por cada comunidad autónoma, un asunto en el que -ha agregado- el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, “el más irresponsable de la historia de la democracia, decidió lavarse las manos”.

La lógica acerca de las regulaciones implica el respeto a la competencia”

A una pregunta acerca del sistema de precontratación al regular la forma de operar de los VTC, que defiende el sector del taxi, Garrido ha contestado que, según las empresas, “cualquier escenario de ese tipo les abocaría al cierre”, que afectaría a unas 8.000 empleos. En este sentido, ha añadido que “la lógica acerca de las regulaciones implica el respeto a la competencia”, pues lo contrario sería impedido por las leyes europeas, y ha reiterado que la Comunidad de Madrid plantea un “escenario razonable, comprensible y que respete la legalidad”.

En opinión de Garrido, aunque pareciera que todos los taxistas tienen la misma posición frente a la huelga, “hay sectores diferentes, unos más podemizados que otros”, y que “el criterio de la mayoría es acabar con esta situación que les perjudica por el comportamiento de muy pocos”. Y acerca de los incidentes ocurridos desde del lunes, cuando comenzó la huelga indefinida de los taxistas, Garrido ha dicho que “los ciudadanos están molestos por culpa de unos energúmenos” que han actuado -ha dicho “con la pasividad de la Delegación del Gobierno, que debería haberlos impedido desde el primer día”.

De la reunión de una comisión técnica del Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid, esta mañana, el presidente ha afirmado que por parte del Gobierno regional acuden el viceconsejero “y algún técnico”, y ha matizado que “aunque no es malo” que se reúnan las administraciones, él cree que la alcaldesa, Manuela Carmena, “tenía que haber hecho algo a favor del taxi” en los últimos cuatro años, como “una norma más liberal”.