Economía

Abertis eleva a casi 3.000 millones su reclamación al Estado por la autopista AP-7

El conflicto con el Ministerio de Fomento sigue pendiente de sentencia por parte del Tribunal Supremo, tras una primera sentencia a favor de la compañía

logo
Abertis eleva a casi 3.000 millones su reclamación al Estado por la autopista AP-7
Abertis eleva a 3.000 millones su reclamación al Estado por la AP-7.

Uno de los tramos de la autopista AP-7, gestionada por Abertis.

Resumen:

La factura que exige Abertis al Estado sigue engordando. El grupo de infraestructuras, recientemente adquirido por ACS y el grupo italiano Atlantia, ha elevado hasta los 2.951 millones de euros el importe que reclama al Estado por las inversiones y los descuentos del peaje que la compañía realizó en un tramo de la autopista AP-7 en Cataluña.

Las obras por las que Abertis reclama una compensación se realizaron en virtud un acuerdo alcanzado por la compañía en 2006 con el Gobierno y aprobado entonces por Real Decreto.

Del importe reclamado, 890 millones corresponden a las obras de mejora y ampliación que el grupo, a través de Acesa, realizó en la vía, y los 2.061 millones de euros restantes a la compensación acumulada desde entonces por el descenso del volumen de tráfico.

El Ministerio de Fomento deberá abonar la primera de estas cuantías en 2021, esto es, cuando concluya el plazo de concesión de la autopista, que explota los tramos de la AP-7 Barcelona-La Jonquera, Barcelona-Tarragona, Montmeló-El Papiol y Zaragoza-Mediterráneo.

De la cuantía reclamada, 890 millones corresponden a obras de mejora de la vía y 2.061 al descenso del tráfico

En cuanto a la cantidad relacionada con el tráfico, su pago en ese mismo año está pendiente de lo que decida el Tribunal Supremo, instancia judicial a la que ha desembocado el desacuerdo y el contencioso que Abertis y Fomento mantienen por esta cuantía desde 2011.

A comienzos de 2017, Abertis logró una sentencia favorable sobre este pago por parte del Tribunal Superior de Justifica de Madrid, si bien el Departamento que entonces dirigía Íñigo de la Serna recurrió el fallo ante el Alto Tribunal.

En caso de que el Supremo ratifique al juez de Madrid y dicte sentencia a favor de Abertis, el Estado tendría que abonar al grupo en 2021 el importe que corresponda entonces, dado que las dos cuantías van incrementándose cada año.

En su informe anual, Abertis indica que el Supremo tenía fijado la fecha del pasado 6 de febrero para votar y fallar el recurso, si bien el fallo aún no se ha comunicado. No obstante, la compañía asegura que “mantiene, con más convicción si cabe, la solidez de los argumentos jurídicos, basados en el propio convenio que la Administración concedente y la concesionaria firmaron por razones de interés general”, según indica su informe.

Importe creciente

El importe de la reclamación se va incrementando cada año. Al cierre de 2017 se situaba en 2.603 millones de euros, con lo que en 2018 se ha elevado en un 13,3%.

A finales de este año, concluye el plazo de concesión de otro tamo de la AP-7, el que une Tarragona y Alicante, con lo que la vía volverá al Estado y levantará sus barreras de peaje.

De su lado, el Ministerio está pendiente de este proceso en tanto calcula la factura que también supondrá para las arcas públicas el rescate de nueve autopistas de peaje en quiebra. Se da además la circunstancia de que Abertis participa en cuatro de estas vías y ha mostrado interés en volver a pujar por ellas.

El Ministerio sigue pendiente de calcular la factura que supondrá para las arcas públicas el rescate de nueve autopistas de peaje

En cuanto al contencioso de la AP-7, tiene su origen en 2006, cuando el entonces Gobierno socialista alcanzó un acuerdo con Abertis, aprobado por Real Decreto en Consejo de Ministros. En virtud del pacto, la empresa se comprometía a realizar obras de ampliación y mejoras en el referido tramo de la autopista AP-7 y a aplicar descuentos en los peajes. De su lado, el Estado se comprometía a asumir el riesgo del tráfico de la autopista si el volumen de usuarios no alcanzaba ciertos niveles.

No obstante, en 2011, tras el cambio de Gobierno, Fomento comenzó a plantear dudas sobre la interpretación de este acuerdo en lo que a las compensaciones por el tráfico se refiere y tras un intercambio de consideraciones e informes el asunto derivó a los tribunales.

La última manifestación del Ejecutivo sobre este asunto es la resolución dictada por el Consejo de Ministros en julio de 2017, en el que concluía que no correspondía compensar a Abertis por el tráfico de la AP-7 y señalaba a la caída de usuarios en todas las vías durante la crisis.