Economía | Empresas EN ESPAÑA

Cambio climático: baja la emisión de CO2 de las eléctricas y sube en industria y aerolíneas

Las emisiones de dióxido de carbono en España de los sectores económicos que están sujetos al régimen de derechos de emisión descienden un 6,3% gracias al descenso registrado en el sector energético.

La central de carbón de Meirama (A Coruña), controlada por Naturgy.

La central de carbón de Meirama (A Coruña), controlada por Naturgy. ep

Nueve de las catorce centrales de carbón que hoy funcionan en España echarán el cierre el próximo año. Y precisamente algunas de las plantas que seguirán funcionando se encuentran entre las empresas con mayores emisiones de CO2 de la Unión Europea durante el año pasado.

Las centrales de As Pontes (Endesa), Aboño (EDP) y Litoral (Endesa) se cuelan entre las treinta plantas europeas que más CO2 emiten en su actividad, según los registros de la Comisión Europea. Otras dos, las de Andorra, también de Endesa, y de la Los Barrios, de Viesgo, también se sitúan entre las primeras cien compañías con más emisiones del continente.

Sin embargo, España ha conseguido reducir las emisiones de CO2 en 2018 gracias precisamente al descenso de las que provienen de la generación eléctrica en el país. Los datos de Bruselas muestran que las emisiones de los sectores sujetos al régimen europeo de derechos de emisión descendieron en España un 6% el año pasado, hasta situarse en los 127,3 millones de toneladas de CO2 equivalente.

El régimen de comercio de derechos de emisión de la UE (RCDE-UE) constituye la principal herramienta de la UE para regular las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) de la industria, generadores de electricidad y operadores aéreos. En España, este régimen afecta a más de 800 instalaciones fijas y cerca de 30 operadores aéreos activos. Las emisiones de gases de efecto invernadero cubiertas por este régimen en España suponen alrededor del 40% del total nacional.

La reducción en España se debe principalmente al fuerte descenso aportado por las plantas de  generación eléctrica, que han registrado en su conjunto un recorte de sus emisiones de gases de efecto invernadero del 15%, frente a los malos datos de 2017, cuando las emisiones procedentes de la generación de electricidad aumentaron un 18,8%.

Las emisiones de centrales térmicas de carbón disminuyen un 17% y las plantas de ciclos combinados de gas natural lo hacen en un 18%, gracias a que se utilizaron menos por la elevada hidraulicidad del año.  Según datos de Red Eléctrica de España, la generación eléctrica hidráulica fue en 2018 un 85% superior a la de 2017. También la generación eólica aumentó, si bien de forma más moderada: un 3% más que en 2017.

Por el contrario, la industria y el transporte aéreo aumentaron sus emisiones en España. Las instalaciones de los sectores industriales registraron un aumento de las emisiones del 2%. El comportamiento de los distintos subsectores industriales es desigual, si bien las emisiones de los grandes subsectores industriales, refino de petróleo, fabricación de cemento y siderurgia aumentaron de manera general.

En paralelo, las emisiones del las aerolíneas españolas siguieron creciendo, alcanzando las 5 toneladas de CO2, lo que supone un aumento de casi el 9% respecto a 2017. Desde el año 2013 las emisiones de este sector mantienen una tendencia continuada al alza. Desde que se inició el funcionamiento del régimen europeo de derechos de emisión, en 2005, las emisiones de las instalaciones cubiertas por este régimen han disminuido un 36% en España.

Comentar ()