Economía | Empresas HUELGA GENERAL EN LA ELÉCTRICA ESTE VIERNES

Los sindicatos de Endesa fletan autobuses para llevar miles de manifestantes a la junta

Movilizan a empleados y jubilados de la compañía para una concentración multitudinaria con 3.000 asistentes frente al hotel en que se celebra la junta. Reclaman a Enel que garantice planes de futuro e inversiones a largo plazo para la eléctrica

logo
Los sindicatos de Endesa fletan autobuses para llevar miles de manifestantes a la junta
Sede de Endesa.

Sede de Endesa. Europa Press

Resumen:

La junta de accionistas de Endesa del próximo viernes se calienta. Los sindicatos UGT, CCOO y SIE han convocado una huelga general de 24 horas en la eléctrica como medida de presión en las negociaciones del nuevo convenio colectivo. Unas negociaciones que en 18 meses de contactos no han registrado avances significativos y que ahora mismo la dirección de la compañía da por suspendidas por la convocatoria del paro.

Los sindicatos quieren llevar la protesta de los trabajadores contra dirección de Endesa y contra la gestión de su dueña, la italiana Enel, a la propia junta de accionistas. En una demostración de fuerza, lo harán con una concentración que anticipan será multitudinaria frente al hotel en que se realizará el cónclave de accionistas. Y también lo harán desde dentro, ya que decenas de empleados y ex empleados de la eléctrica han comprado una acción para poder entrar a la junta y plantear sus exigencias a la cúpula de la compañía.

Los sindicatos prevén que a las puertas de la junta de accionistas, en Madrid, se concentrarán entre 2.500 y 3.000 empleados y ex trabajadores del grupo. Las organizaciones sindicales, en coordinación con las plataformas de ex empleados y las asociaciones territoriales, fletarán entre 45 y 50 autobuses procedentes de toda España para facilitar el traslado a la concentración de la capital, según confirman a El Independiente fuentes sindicales. También están convocadas otras dos concentraciones en Barcelona y en Sevilla.

«Si la relación con la empresa sigue así, no va a ser la última huelga en Endesa», anticipa UGT

Desde las organizaciones sindicales se apunta que la protesta podría haber sido aún mayor sin la proximidad de la Semana Santa. La cercanía de las vacaciones está dificultando la coordinación de los transportes por falta de autobuses en algunas regiones y por el altísimo precio de los billetes de avión desde las islas (la presencia de trabajadores de Baleares y Canarias será testimonial por este motivo). La estimación de los sindicatos es que, en otras fechas con menos complicaciones, podrían haber congregado en la junta entre 5.000 y 6.000 personas en la concentración.

Los sindicatos denuncian que las propuestas de la dirección de Endesa y de Enel (que controla el 70% del capital de la eléctrica) para el nuevo convenio colectivo –el anterior expiró en diciembre- sólo contienen en la práctica retrocesos económicos y laborales, a pesar de la mejora de los resultados que se prevé en el plan estratégico y tras años de una política de reparto de dividendos.

“Para repartir dividendos sí somos una gran empresa del Ibex, pero para las condiciones laborales y económicas la empresa sigue negociando como si estuviéramos en crisis. El nuevo convenio tiene que ser acorde a los resultados de la empresa. Es tiempo de mejorar las condiciones de los trabajadores, no de ir hacia atrás”, sostiene José Manuel Falagan, secretario general de CCOO en Endesa.

“El nuevo convenio tiene que demostrar que hay un proyecto de futuro para Endesa”, subraya por su parte Manuel Jaramillo, secretario general de UGT en la eléctrica. “Pedimos garantías de viabilidad y de estabilidad a largo plazo. Parece que están haciendo una Endesa buena y una Endesa mala, porque sólo se contemplan inversiones en renovables y no se invierte lo suficiente en distribución. Hay que invertir en renovables, pero no solamente. Tememos que acaben troceando la compañía”.

Con las negociaciones suspendidas y las posturas de dirección y plantilla muy alejadas, los sindicatos auguran que las movilizaciones continuarán en el futuro tras la celebración de la junta. «Creo que no va a ser la última huelga si las relaciones con la compañía se mantienen así. Ojalá sea la última huelga necesaria, pero no tiene pinta», anticipa Jaramillo.

El choque por la ‘luz gratis’

Uno de los principales puntos de choque entre dirección y sindicatos, y el detonante último de la huelga general prevista para esta semana es la decisión de Endesa de suspender el consumo eléctrico gratuido del que se benefician los 9.000 integrantes de la plantilla actual y unos 26.000 más ex trabajadores del grupo ya jubilados y sus viudos o viudas.

Endesa entiende que con la expiración del convenio también lo hace la vigencia de estos beneficios sociales, y dejará de pagar en julio la electricidad hasta a dos casas de los trabajadores y los ex empleados retirados. Unos y otros sólo se hacían cargo de los peajes regulados de la factura y de los impuestos, mientras que la parte del consumo eléctrico (entre un 35 y un 40% del recibo final) era gratuita.

La electricidad gratuita está considerada una parte del salario en especie, así que con la expiración del convenio la plantilla actual ha consolidado esa parte en sus contratos, pero los 26.000 ex empleados se quedarán sin bonificación alguna en julio. La Audiencia Nacional acaba de avalar a Endesa en su intención de retirar la gratuidad de la factura eléctrica a los ex empleados retirados, aunque los sindicatos ya han anunciado su intención de recurrir la sentencia ante el Tribunal Supremo.

La eléctrica ha propuesto a los sindicatos para alcanzar un acuerdo y cerrar el litigio la posibilidad de rebajar el  máximo de consumo eléctrico gratis del que se beneficia la plantilla y los jubilados,  pasando desde los 15.000 kilovatios hora al año hasta los 3.500 kilovatios hora (kWh) para todos.

En el caso de los empleados activos además de ese consumo gratuito, la compañía también ofrece electricidad con descuentos especiales para el consumo entre 3.500 y los 9.000 kWh y un complemento en metálico de entre 400 y 500 euros al año. Los sindicatos no aceptan que haya diferentes condiciones para los empleados actuales y para los ex trabajadores del grupo, así como para sus viudas y huérfanos como se hacía hasta ahora.

“Estamos dispuestos a pactar la compañía para ordenar esa tarifa, pero no para quitársela a 26.000 ex empleados que tienen derecho a ella”, subraya el líder de UGT. “La solución ha de ser para todos, no sólo para los empleados activos”.

Endesa recoge en sus cuentas unas provisiones de 711 millones de euros para hacer frente a los pagos futuros de los recibos de luz gratuitos de los que hasta ahora eran beneficiarios del descuento. Desde la compañía se esgrime que para negociar mejoras laborales y económicas en el nuevo convenio hace falta quitarse ese lastre millonario. Según fuentes financieras, la oferta diseñada por la empresa sobre la electricidad gratuita serviría para rebajar esas provisiones desde los más de 700 millones actuales a sólo entre 100 y 150 millones.