JP Morgan, el mayor banco de EEUU por activos, tiene clara cual es su opción favorita -dentro de las opciones que ve más probables- de cara a las elecciones generales del 28 A: la coalición PSOECiudadanos.

«Este gobierno centrista es el favorito de los mercados y la economía, entre las opciones potenciales con una alta probabilidad», asegura en un informe que el gigante de Wall Street ha enviado a sus grandes clientes. El otro escenario que ve factible, un patchwork de izquierdas con el respaldo de los nacionalistas, sería «problemático e inestable», en su opinión.

El banco americano señala que las encuestas recientes apuntan que la coalición PSOE-Ciudadanos se encuentra singularmente cerca de la mayoría. «Si bien esto parece ser un resultado natural, el líder de Cs, Albert Rivera, se ha mostrado firme en excluir cualquier cooperación con el PSOE, dados sus diferentes puntos de vista sobre Cataluña. Rivera incluso ha prometido explícitamente su voluntad de entrar en una coalición con el PP, otro hecho que, dada la distancia histórica entre el PSOE y el PP, parece descartar un gobierno del PSOE-C por el momento», explica JP Morgan.

Pese a esta posición de partida, el grupo americano ve factible la alianza entre la formación de Pedro Sánchez y Rivera. «Mantenemos una actitud muy abierta sobre la viabilidad de este escenario porque esperamos que la disposición de las partes para negociar dependa en gran medida de la distribución real de los escaños. Por ejemplo, Ciudadanos podría enfrentarse a la difícil elección de elegir entre permitir una coalición con el PSOE (y por lo tanto un cambio de sentido en comparación con la campaña electoral) y permitir la presencia de los separatistas catalanes en un gobierno de mosaico de Sánchez», añade.

Recuerda que el gobierno de Sánchez cayó porque los partidos catalanes rechazaron el presupuesto

El segundo escenario al que apunta JP Morga es el de una coalición patchwork de izquierda con el apoyo de los partidos nacionalistas catalanes. «Sería la institucionalización del Ejecutivo que surgió después de la moción de censura que derrocó al gobierno de Rajoy en junio pasado. Este gobierno de mosaico de Sánchez se basaría en una coalición de PSOE-Unidos Podemos y, por lo tanto, tendría un fuerte sesgo hacia la izquierda», sostiene el grupo financiero.

Sin embargo, puntualiza, «dado que la suma de los escaños de los dos partidos sería inferior al umbral mayoritario, esta solución aún podría requerir el apoyo (ya sea directo o por abstención) de uno o ambos partidos nacionalistas catalanes, además del partido nacional vasco (PNV)». JP Morgan indica que, según el resultado de las encuestas, podría ser necesario el apoyo de uno o ambos partidos catalanes. Encuestas recientes atribuyen 12-14 escaños a ERC, mientras que el antiguo PdeCat (ahora llamado Together for Catalonia) se acredita con 4-5 escaños.

«No es difícil imaginar que un gobierno semejante volvería a tener dificultades a menos que la dirección del PSOE lograra negociar un acuerdo constructivo capaz de desactivar la amenaza de secesión catalana. En nuestra opinión, esta coalición patchwork sería problemática e inestable», alerta JP Morgan. Recuerda que «el gobierno minoritario del PSOE dirigido por Sánchez cayó en febrero porque los partidos catalanes se negaron a apoyar el presupuesto».

El gigante de Wall Street dice que no es descartable que el resultado de las elecciones no sea concluyente

Otros escenarios menos probables para JPMorgan serían el una coalición de izquierda sin el apoyo de los partidos catalanes, una coalición de derecha o una nuevas elecciones.

«Una nueva tendencia alcista a favor del PSOE permitiría una mayoría de izquierdas, con el apoyo solo del partido nacional vasco (6 escaños) y Compromís-Podemos, en Velencia (2-4 escaños) , pero sin la necesidad de entrar en una relación compleja con los partidos catalanes. Este resultado dependería en gran medida de que el PSOE se acerque mucho a la marca de 140 escaños», recoge el informe.

Por otro lado, considera que una coalición de derechas PP-Cs-Vox «ahora parece estar muy lejos del umbral de la mayoría, debido a la dispersión de los votos de la derecha». Aunque el banco cree que es un resultado «poco probable en esta etapa», observa dos factores que podrían cambiar el escenario actual.

Primero, las encuestas han sido notablemente poco fiables en el seguimiento de los partidos más nuevos. Y segundo, algunos votantes podrían votar estratégicamente a favor del PP a expensas de Vox, lo que reforzaría los escaños del partido que lidera Pablo Casado.

Los analistas políticos de JP Morgan no descartan el riesgo de que las elecciones no sean concluyentes y, por tanto, haya que repetirlas. «Este resultado no se puede descartar debido a que grupos de votos fuera del PSOE y o en favor del PP podrían producir un estancamiento».