Economía

La gran amenaza de Netflix: así es Disney+, el gigante que llega con el trabajo hecho

logo
La gran amenaza de Netflix: así es Disney+, el gigante que llega con el trabajo hecho
Fotograma de Star Wars.

Fotograma de Star Wars. EUROPA PRESS

Resumen:

Hace apenas unos días Netflix presentó los resultados financieros del primer trimestre del ejercicio 2019. Como era de esperar, las cifras de suscriptores marcaron un nuevo récord, con 148,86 millones de fieles que pagan su cuota cada mes. Son 9,6 millones más que en el periodo que cerró el 2018, un importante avance y el número más alto en al menos dos años.

Los ingresos también continuaron su escalada y aumentaron un 22%, disparándose hasta los 4.521 millones de dólares, casi 4.050 millones de euros. El éxito de Netflix se puede achacar a series como Umbrella Academy, vista por 45 millones de personas, o a películas como Triple Frontera, que ha tenido una audiencia de 52 millones de suscriptores.

Estas cuentas habrá que guardarlas bien plastificadas en un archivo, pues acudiremos a ellos de forma recurrente, no en vano son las últimas que presentará Netflix sin la feroz competencia del que va a ser su gran némesis: Disney+.

Hasta ahora, ningún actor del ecosistema de los contenidos en streaming había conseguido acercarse al gigante de Los Gatos. Amazon Prime Video entró con fuerza en el mercado, pero se ha desinflado pues apenas tiene contenidos potentes y es algo más residual, de cara a complementar la suscripción premium de todo el ecosistema Bezos. HBO, por su parte, sigue anclado en una doble esencia: en Estados Unidos es un canal de cable más, mientras sus contenidos online, bajo el sello HBO Go, dependen (mucho) de títulos como Juego de Tronos.

Parece que a la dupla Disney-Netflix habrá que sumar a Apple, pero todavía no sabemos absolutamente nada de Apple TV+. Sí que conocemos, como se desveló en el evento del pasado 25 de marzo, que habrá una buena constelación de estrellas que protagonicen contenidos para los muchachos de Cupertino, pero Tim Cook se limitó a señalar a “este otoño” como momento para conocer más detalles.

Trabajo hecho

Por su esencia, Netflix y Disney tienen diferencias notables. Para la primera, los contenidos originales son los que trazan la línea entre el éxito y el fracaso, por lo que tienen una necesidad imperiosa de seguir alimentando una rueda de producciones que es tremendamente cara.

No tienen otra opción, claro, teniendo en cuenta que su modelo de negocio se basa única y exclusivamente en su capacidad para convencer al usuario de que pague un mes más su cuota. Netflix sabe que un mes flojo en estrenos cuesta suscriptores, mientras que periodos con llegadas potentes –Stranger Things, Sex Education, You– disparan las métricas.

Ese modo de vida es similar para el resto de actores. HBO ha visto como el estreno del primer capítulo de la temporada final de Juego de Tronos se convertía en el momento de más actividad de toda su historia, llegando al punto de que en España los servidores no resistieron las visitas y se vinieron abajo. Pero una vez que los Stark y los Lannister pasen a la historia, será el momento de saber si quedan más conejos en la chistera.

Mientras todos los demás se rompen la cabeza buscando éxitos, en Disney sólo hay que aprovecharse del trabajo bien hecho. Bob Iger, el CEO de la compañía, ya ha anunciado que en el primer año del servicio, que llegará el 12 de noviembre a EEUU y a finales de año a España, estrenarán 25 series y 10 películas.

Es un número alto, pero pocas serán originales. Ya sabemos el título de dos: The Falcon and The Winter Soldier y WandaVision. En ambos casos son historias relacionadas con los protagonistas de Los Vengadores, la saga más taquillera de la última década, productos de la factoría Marvel con personajes ya consolidados. Original, sí, pero no mucho.

Éxito seguro

Muy mal lo tiene que hacer Disney+ para no conseguir el favor de los usuarios. Además de poner un precio más barato que Netflix -6,99 frente a 8,99 dólares- va a llegar con un catálogo que asusta: la película más taquillera de cada uno de los últimos cinco años estará en la plataforma.

La compra de Lucasfilm– Star Wars, vaya- y de Marvel, además de gran parte de los contenidos de 21st Century Fox, han provocado que en la alineación de Disney se conjunten Darth Vader, Iron Man, Homer Simpson, Buzz Lightyear y el Capitán América. Ni la Brasil del 70.

Además de las producciones ya consolidadas, Disney se ha especializado en sacarle todo el jugo posible a universos explotables hasta la saciedad como Star Wars. Además de la última trilogía, la compañía dirigida por Iger ha anunciado estrenos como The Mandalorian, con Pedro Pascal -el Javier Peña de Narcos– al frente, que serán contenidos obligatorios para los fans de la saga.

A todo ello habrá que sumar los dibujos animados de Pixar o los documentales y series de National Geographic, para terminar de rematar la receta de lo que parece un pelotazo seguro. Si a eso le añadimos que la plataforma de contenidos online sólo será una fuente más de ingresos para Disney, y no la única como es para su rival, el trono de Netflix está más en peligro que nunca.