Economía

Las eléctricas temen la alianza entre Sánchez e Iglesias y sufren en bolsa

Las eléctricas temen una alianza entre Sánchez e Iglesias y sufren en bolsa.

El presidente de Iberdrola, José Ignacio Sánchez Galán y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. Europa Press

Los resultados en las elecciones celebradas este domingo en España no han provocado ningún vuelco en los mercados financieros. El resultado, ampliamente anticipado por las encuestas y en el que las soluciones más extremas han quedado relegadas a una posición menor, ha evitado sobresaltos entre los inversores, como evidencia la calma que refleja el mercado de deuda, donde la prima de riesgo se mantiene estable en el entorno de los 100 puntos básicos.

No obstante, el Ibex vuelve a amoldarse a lo que se ha convertido ya en una tradición: el día después de las elecciones, pierde más que el resto de mercados europeos. El índice español resta cerca de un 1%, alejándose del nivel de los 9.500 puntos. Este recorte, muy superior al que registran el resto de grandes bolsas europeas, tiene un protagonista muy destacado: el sector eléctrico.

Las principales compañías eléctricas de la bolsa española se enfilan este lunes entre los peores valores del parqué. Iberdrola, que resta algo más del 1,8% y Endesa, con caídas superiores al 1,5%, lideran el mal tono del sector, en el que también destaca el revés de Red Eléctrica, que cede más del 1,4%. Naturgy, que se deja cerca de un 1%, y Enagás, que sufre un descenso del 0,68% tampoco escapan a esta dinámica negativa.

Ence, pendiente del futuro de su planta de Pontevedra, sufre el mayor descalabro del día, con recortes cercanos al 5%

El sector eléctrico refleja de este modo los recelos que genera la posibilidad de un gobierno de alianza entre el PSOE y Unidas Podemos. El líder de la formación morada, Pablo Iglesias, ha hecho del sector energético uno de sus principales caballos de batalla y podría forzar a Pedro Sánchez a tomar medidas contrarias a los intereses del sector para brindarle su apoyo. Entre otros planteamientos, Unidas Podemos ha apostado por forzar rebajas en los costes de la luz, dificultar el corte del servicio a personas que no puedan hacer frente a su coste o, incluso, crear una eléctrica pública.

La incertidumbre sobre las medidas que puedan derivarse de este hipotético pacto también tienen peso sobre otros muchos sectores, que podrían verse penalizados con cambios regulatorios lesivos. «La previsible mayoría que conformará el nuevo Gobierno recoge en sus programas medidas que no son precisamente ‘amigables’ con las empresas, con sectores como el de las utilidades, la banca, el automóvil o las inmobiliarias patrimonialistas entre los que pueden ver modificados sus marcos regulatorios», indican en este sentido en Link Securities.

En el caso de la banca, sobre el sector pende la amenaza de una nueva tasa financiera. Sin embargo, la buena acogida a los resultados de Bankia, que sube cerca de un 2,5%, limita este lunes la inquietud de los inversores, y permite que otras entidades como CaixaBank o Sabadell sumen alrededor del 1,9% o el 1,2%, respectivamente.

El mayor varapalo del día lo sufre, en cualquier caso, la papelera Ence. El fabricante de celulosa espera la resolución judicial sobre la extensión de la concesión para su planta de Pontevedra, que había sido otorgada por el anterior gobierno del Partido Popular y que ahora se enfrenta a la oposición del Ejecutivo de Pedro Sánchez. El refuerzo de la posición parlamentaria del PSOE tras los comicios de este domingo aumenta la inquietud en torno al grupo, que resta a media sesión algo más del 4,8%.

Otra compañía en vilo es BME, que resta este lunes un 1,35%. El operador de la bolsa española observa con inquietud la posibilidad de que el Gobierno de Sánchez retome su plan de imponer una tasa a las tansacciones financieras, que, probablemente, se traduciría en una merma de la actividad inversora en España.

Comentar ()