Economía

La gran banca se prepara para meses de “inmovilismo político” en España

logo
La gran banca se prepara para meses de “inmovilismo político” en España
La gran banca se prepara para meses de "inmovilismo político" en España.

Pedro Sánchez celebra su victoria electoral en la sede del PSOE en Ferraz (Madrid). EFE

Resumen:

El día después de las elecciones es día de cálculos. Unos cálculos que no pasan desapercibidos para los grandes inversores internacionales. Las elecciones celebradas este domingo en España han dejado al PSOE de Pedro Sánchez como claro vencedor, pero las vías que le puedan llevar a ser presidente resultan mucho menos evidentes.

Tanto es así, que la gran banca se prepara ya para hacer frente a meses de bloqueo político en el Parlamento español. “Con las elecciones europeas y regionales que se avecinan a fines de mayo, esperamos un estancamiento prolongado, y los partidos permanecerán en modo de campaña durante el próximo mes”, defienden los analistas de Oxford Economics.

Con la opción de un pacto con Ciudadanos descartada de forma tajante por los líderes del partido naranja, la necesidad del PSOE de obtener el respaldo de una amplia coalición de partidos diferentes para reeditar un acuerdo de Gobierno como el que le llevó a La Moncloa hace ya casi un año dificulta, a ojos de las firmas de análisis, la firma de un pacto rápido. Y el panorama se complica aún más con la celebración el próximo 26 de mayo de elecciones autonómicas, locales y europeas, que motivará a los principales partidos políticos a guardar de momento sus cartas para poder negociar, a partir de entonces, con las manos libres.

Las próximas elecciones regionales y el juicio del procés condicionan las negociaciones para formar gobierno

La celebración el próximo 26 de mayo de elecciones autonómicas, locales y europeas lleva a muchas firmas de análisis a prever que los principales partidos políticos optarán, de momento, por guardar sus cartas para poder negociar, a partir de entonces, con las manos libres. “Más allá de Ciudadanos, las coaliciones se vuelven muy complicadas para el PSOE debido a las cifras en el Parlamento entre los partidos más pequeños. Podríamos, por tanto, necesitar bastante tiempo para ver una resolución, sobre todo teniendo en cuenta que tenemos las elecciones autonómicas y de las europeas el mes que viene. Esto significa que podríamos ver más inmovilismo político en España”, advierte al respecto Stephanie Kelly, economista política de Aberdeen Standard Investments.

Teniendo en cuenta que es probable que, para su investidura, Sánchez precise de, al menos, la abstención de alguno de los partidos nacionalistas catalanes, Antonio García Pascual, economista de Barclays, hace también referencia al juicio del procés como uno de los factores que dificultarán un próximo acuerdo de gobierno. El banco británico descarta que se pueda formar gobierno antes de junio o julio o, incluso, más allá: “Esperamos que la incertidumbre política persista durante varias semanas, si no meses, en medio de intentos de formar una coalición y decidir su programa político y económico”.

García Pascual explica que “las elecciones regionales y locales son de particular importancia porque una gran parte del poder político y el control del gasto público (incluida la salud y la educación) tienen lugar a nivel regional y en las grandes ciudades. Al mismo tiempo, el juicio en curso de los líderes catalanes y el veredicto final se esperan para junio / julio, por lo que es probable que desempeñen un papel en la decisión final de los partidos nacionalistas”.

Con estas cuestiones sobre la mesa, en el mercado ni siquiera se descarta la posibilidad de que España se vea forzada a repetir elecciones. Aún así, impera la idea de que la economía española no sufrirá un impacto relevante por una prolongada incertidumbre. “Incluso si las negociaciones de la coalición se prolongan, por sí mismo es poco probable que tenga un gran impacto económico. España ha experimentado una persistente incertidumbre política en los últimos años y aún la economía ha crecido fuertemente”, comentan en Capital Economics. Esta visión es la que explica que este lunes la prima de riesgo española se haya mantenido estable en el entorno de los 100 puntos básicos.

ING teme que la parálisis política acabe afectando a la economía, en un entorno menos favorable para el crecimiento

No obstante, Steven Trypsteen, economista de ING, sí teme que “un impasse político duradero puede afectar negativamente a la economía, haciendo que las empresas y los consumidores pospongan sus decisiones de inversión y esperen para contratar”. El banco holandés indica que en los últimos años la economía española ha sido capaz de sortear la inestabilidad política apoyada en las reformas estructurales de los años anteriores y un buen entorno económico global, pero “estos factores son menos favorables en la actualidad”.

Precisamente, la posibilidad de reversión de algunas reformas recientes es uno de los puntos que menos agrada a las firmas de análisis de un hipotético pacto de izquierdas entre el PSOE y Unidas Podemos. “Una coalición de izquierdas daría prioridad al aumento de los gastos sociales, financiados por el aumento de los impuestos para cumplir con los objetivos presupuestarios y podría dar marcha atrás en algunas reformas estructurales clave. Esto podría ejercer cierta presión al alza sobre la prima de riesgo de ciertos activos financieros españoles”, indica Roberto Scholtes, responsable de inversiones de UBS en España.

El experto de la entidad suiza resalta también el impacto negativo que un gobierno de este tipo podría tener para sectores como la banca o las empresas de servicios públicos a través de nuevos impuestos y regulaciones más estrictas.

Estas posibilidades son las que llevan a los analistas de Alantra a afirmar que el reforzamiento de la izquierda en las elecciones de este domingo “no es un buen augurio para el mercado y la economía, ya que es probable que resulte en un aumento significativo del gasto social que se financiará con impuestos más altos, en un momento en que tanto la economía mundial como la española se están desacelerando y la confianza se esta deteriorando”.

La entrada de Unidas Podemos en el Gobierno sería vista como negativa, pero se le dan pocas opciones

Desde la firma de análisis observan que la entrada de Podemos en el Gobierno sería negativa, aunque ven pocas opciones de que esto se materialice. Y es que, como observa, Scholtes, ante la posibilidad de reeditar la coalición que le aupó al poder hace un año Sánchez se encuentra ahora en una posición de mayor fortaleza -ahora casi triplica en escaños a Podemos-, de modo que podrá imponer en mayor medida su plan económico, sin hacer demasiadas concesiones al partido de Pablo Iglesias. Porque, además, “la amenaza de aprobar algunas leyes con el apoyo de Ciudadanos le da al PSOE la ventaja en las próximas negociaciones”.

Precisamente, y como también ha reconocido Banco Santander, ese posible acuerdo entre PSOE y Ciudadanos es la opción que mejor acogida tendría en los mercados, como garantía de estabilidad y moderación económica. “Si bien esta última opción resultaría en un gobierno más centrista -y menos populista- (y, por lo tanto, sería una mejor noticia para la economía y el mercado de valores), es poco probable, ya que Ciudadanos ha declarado abiertamente que no apoyaría al PSOE”, puntualizan en Alantra.

Así, como opción más probable aparece la del Gobierno de Sánchez con el respaldo de Unidos Podemos y algunos otros partido minoritarios -y con algún apoyo puntual de fuerzas soberanistas catalanas-. Esta coalición se conduciría por una “agenda moderadamente reformista que busca reducir la desigualdad social y mejorar el sistema educativo y la inversión en I+D, pero, en nuestra opinión, no abordaría en serio el desafío que plantea el envejecimiento de la población sobre la sostenibilidad fiscal”.

Y es que las opciones de sacar adelante reformas de calado aparece una vez más amenazada por la pluralidad de fuerzas que sustentarían ese Gobierno. “La necesidad de llegar a acuerdos, incluso con partidos separatistas como el ERC (15 escaños), que en Cataluña obtuvo el mayor número de escaños, puede dar lugar a un gobierno central débil cuya capacidad para aplicar reformas que aborden las vulnerabilidades económicas subyacentes del país -una deuda pública elevada, retos en el mercado laboral y baja productividad- es limitada”, advierten en la agencia de calificación Scope Ratings.

Eso sí, el pacto de izquierdas es visto como una opción más propicia a encontrar un alivio a la crisis catalana. “El resultado de la elección reduce ligeramente el riesgo de secesión catalana. Los partidos que están abiertos al diálogo con el movimiento separatista tuvieron un desempeño relativamente bueno en la votación. Por lo tanto, parece más probable que pueda haber un acuerdo para otorgar a Cataluña una mayor autonomía, reduciendo así la posibilidad de que los partidos a favor de la secesión presionen por otro referéndum de independencia”, sentencian en Capital Economics.