La número uno de Ciudadanos por Barcelona, Inés Arrimadas, ha comparecido este lunes tras la resaca electoral para valorar los resultados de los comicios del 28-A, una intervención en la que ha vuelto a reafirmarse en un tajante ‘no’ a Sánchez subrayando que «Ciudadanos ejercerá como partido de la oposición en el Congreso de los Diputados».

«No hay ningún tipo de negociación con el PSOE, ni para Gobierno ni para investidura, ni la va a haber». Arrimadas se ha mostrado firme respecto a una hipotética puerta abierta a conversaciones con los socialistas y ha asegurado que «los separatistas están hoy más contentos y más fuertes porque Sánchez sigue en Moncloa» por lo que «seguiremos luchando para defender a los constitucionalistas».

Tras la reunión del Comité Permanente de la formación, la líder de Ciudadanos ha cerrado filas en la sede y ha sostenido que hablar de pactos con Sánchez supondría «decepcionar» a un electorado que «nos ha votado para echarle» y que, por deferencia a ellos ante la imposiblidad de suma del bloque de centro-derecha, «vamos a estar concentrados en hacerle la oposición».

Respecto a las declaraciones de José Manuel Villegas en RNE, Arrimadas ha suscrito las palabras del secretario general al afirmar que «como cualquier partido constitucional podemos sentarnos a dialogar asuntos de relevancia para la ciudadanía» pero «que nadie que haya votado a un partido para sacar a Sánchez piense que no va hacer oposición en el Congreso».

Ciudadanos, ha dicho, trabajará «duro» y «concentrado» en la oposición porque «no vamos a estar pendientes de descalabros internos ni de acusaciones de corrupción como otros partidos».

Arrimadas ha confirmado también que, al menos de momento, Albert Rivera no ha mantenido conversación alguna ni con Sánchez, ni con Iglesias ni con Casado, y que únicamente «ha felicitado públicamente» al presidente del Gobierno por los resultados.

Señala el «naufragio electoral» del PP

Inés Arrimadas ha celebrado los resultados obtenidos por la formación este 28-A -57 escaños frente a los 32 que obtuvieron en los anteriores comicios- y ha hecho hincapié en el «empate técnico» con el PP.

En este sentido ha pedido una reflexión a los del Pablo Casado por el «naufragio electoral» al que ha asistido, y les ha culpado de hacer imposible el mantra que los naranjas han mantenido durante toda la campaña: «expulsar a Pedro Sánchez de la Moncloa».

«Si los resultados de Casado hubiesen sido mejores, hoy ya estaríamos en conversaciones para formar un nuevo Gobierno». Ante el escenario político que plantea una «segura» coalición del PSOE con Iglesias y los independentistas y ante la debacle en las cifras de los populares, Arrimadas ha asegurado que, ahora, «nosotros -y no el PP- lideraremos la oposición».