Banco Santander lo tiene claro. Lo mejor para España, al menos desde el punto de vista de los mercados, es un pacto entre PSOE y Ciudadanos. El banco que preside Ana Botín ha enviado en la jornada post electoral un informe a sus grandes clientes en el que se posiciona a favor de un pacto entre Pedro Sánchez y Albert Rivera, frente al escenario que se perfila con más opciones: la alianza con Pablo Iglesias y algún partido nacionalista. «La coalición entre PSOE y Ciudadanos probablemente complacería a los mercados financieros dado que la postura liberal de Ciudadanos sería mejor recibida que el populismo de Unidas Podemos», señala el equipo europeo de análisis del banco.

La entidad tampoco descarta un largo retraso en la formación de un nuevo Gobierno, dada la fragmentación del Parlamento y que la celebración de las próximas elecciones europeas, locales, regionales el próximo 26 mayo puede aplazar las negociaciones entre los diferentes grupos políticos. «Sin embargo, la clara victoria del PSOE y la caída del PP hace este escenario menos probable», indica. Recuerda que tras las pasadas elecciones de diciembre de 2015, a Mariano Rajoy le costó más de 10 meses lograr la confianza del Congreso, tras haber logrado un resultado muy similar al conseguido en esta ocasión por el PSOE.

La postura liberal de Ciudadanos sería mejor recibida que el populismo de Unidas Podemos por los grandes inversores»

Por otro lado, los analistas de Santander lamentan el impacto de la política en los últimos cuatro años. «El factor político ha sido un lastre significativo en el comportamiento relativo del mercado español», señalan. Según sus cálculos, «el 70% de la caída relativa del mercado español -con un retroceso del 23% acumulado- se ha producido el mes previo a eventos políticos que han afectado específicamente a España, generalmente de modo negativo». Es decir, de esta merma del 23%, el 16% se ha producido en el mes anterior a eventos políticos importantes. El resultado, añaden, ha sido un comportamiento del Ibex, de media, un 2,2% por debajo del de otros mercados europeos, en siete de los ocho acontecimientos políticos que Santander ha identificados como claves.

El negativo factor político

Estos son: las elecciones regionales de septiembre de 2015, en las que los principales partidos independentistas se unieron en una lista común; elecciones generales en diciembre de 2015, en las que los dos nuevos partidos -Podemos y Ciudadanos- fragmentaron el escenario político; elecciones generales del 26 de junio de 2016, resultando un Congreso completamente fragmentado; referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017 que precipitó la aplicación del artículo 155 de la Constitución por primera vez; elecciones catalanas del 21 de diciembre de 2017, que terminó con la aplicación del 155; moción de censura el 2 de junio de 2018 a Mariano Rajoy impulsada por el PSOE; anuncio de elecciones anticipadas el 15 de febrero, ocho meses después de que el PSOE accediese al poder, ante la falta de apoyos en el Parlamento; y elecciones generales el 28 de abril.

La necesidad de que los partidos pacten limita la posibilidad de se concreten las propuestas más extremas, algo que afecta a la confianza de hogares y empresas»

Tras los recientes comicios, Santander augura que «la triple hora bruja por las elecciones del 26 de mayo continuará probablemente provocado movimientos de mercado que deberán ser monitorizados de cerca por inversores».

Más allá del escenario político, Santander sigue viendo que la economía española está en «buena forma». Sostiene que «a pesar del muy volátil entorno político en España desde hace tres años, la economía ha estado creciendo entre el 0,5% y 1% por encima de la media de la Unión Europea». Además, se muestra positivo al constatar que la «necesidad de que los diferentes partidos alcancen acuerdos para gobernar limitará probablemente la posibilidad de se concreten las propuestas más extremas, algo que podría afectar a la confianza de hogares y empresas».