Economía | Empresas

Goirigolzarri admite que no es buen momento para privatizar Bankia

El presidente del banco controlado por el Frob aboga por esperar un momento más favorable, tras perder un 50% de su valor en bolsa en año y medio

Goirigolzarri reconoce que no es buen momento para privatizar Bankia.

José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia. EFE

La privatización de Bankia es la gran tarea pendiente en la reestructuración de la banca española. La entidad, rescatada por el Estado en el verano de 2012, mantiene aún hoy, siete años después, más de un 60% de su capital en manos del Estado y todo hace indicar que este control público se prolongará aún en el tiempo.

Las caídas próximas al 50% que acumula la acción desde diciembre de 2017, la última vez que el Frob se animó a vender un paquete de acciones de Bankia, han supuesto un revés a los planes del Estado para ir deshaciéndose de los títulos del banco, tratando de maximizar los ingresos obtenidos con ellos. Hoy en día, las acciones del banco en manos públicas apenas alcanzan una valoración de 4.093 millones de euros.

En estas circunstancias, incluso el presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, uno de los máximos defensores en los últimos años de avanzar en el proceso de privatización del banco se ha visto forzado a admitir que el momento actual no es el apropiado para ello y ha abogado por esperar un entorno «más favorable» para las valoraciones del sector bancario.

Las acciones de Bankia en manos del Estado apenas alcanzan una valoración de 4.093 millones, tras caer un 50% desde finales de 2017

Los últimos acontecimientos en la Eurozona, que han llevado a los inversores a descartar cualquier subida de los tipos de interés en un horizonte previsible –de hecho se considera más factible una nueva ronda de estímulos monetarios-, han supuesto un golpe notable para las valoraciones de la banca de la región, con especial incidencia en entidades como Bankia, muy sensible a la situación de los tipos de interés.

En ese contexto, durante su intervención en el Congreso Regional de la Empresa Familiar que se celebra en Valbuena del Duero (Valladolid), Goirigolzarri ha señalado que el mercado financiero se enfrenta actualmente a una valoración «a la baja» que obliga a actuar con calma en el proceso de privatización. En este sentido, el presidente de Bankia ha recordado que el proceso hasta el 31 de diciembre de 2021 y ha asegurado que la operación se desarrollará en función de cómo evolucionen los mercados.

El banquero también se ha referido además a la situación política actual y ha defendido que la estabilidad es «buena» para la economía. «Cuanta más estabilidad mejor», ha manifestado, tras lo que ha defendido que se dé un tiempo tras las elecciones para conformar los gobiernos. No obstante, ha abogado por esperar a ver en qué se traduce el anunciado impuesto a las transacciones financieras. «Hablar se habla, pero yo prefiero habar a partir de los hechos y no de futuribles», ha zanjado.

Ejemplo de transformación

En la conferencia inaugural del Congreso Regional de Empresa Familiar Goirigolzarri ha considerado que Bankia es «el ejemplo más claro de la transformación del sector en España». Así, ha recordado que cuando se incorporó al banco hace siete años tenía dos líneas claras de prioridad, como eran el cambio del gobierno corporativo y cerrar un plan de capitalización y saneamiento.

«Fueron años muy duros, pero necesarios para asegurar la sostenibilidad de nuestro proyecto y cumplimos con todos los objetivos del plan de reestructuración», ha defendido, tras lo que ha recordado que en 2017 la entidad fue «liberada» de todas las restricciones que imponía el plan de reestructuración que llevó a Bankia a situarse como «la cuarta entidad de España».

Por último, Goirigolzarri ha señalado que Bankia ha pasado de ser la historia de una reestructuración a ser una «historia de crecimiento». «El objetivo ahora es convertirnos en el banco preferido por la sociedad», ha concluido.

Comentar ()