Economía | Empresas

ING marca el camino a sus rivales: duplica la rentabilidad de la banca en España

El banco 'naranja' exhibe la fortaleza de su modelo digital en un momento en que el sector se esfuerza por elevar su rentabilidad

logo
ING marca el camino a sus rivales: duplica la rentabilidad de la banca en España
ING marca el camino a sus rivales: duplica la rentabilidad de la banca en España.

El consejero delegado de ING España y Portugal, César González-Bueno.

Resumen:

El consejero delegado de ING en España, César González-Bueno, se expresa tajante cuando se le pregunta por la posibilidad de cobrar comisiones a sus clientes: «No está en nuestro ADN», asegura. La pregunta no es baladí; en las últimas semanas, desde el Banco Central Europeo (BCE) se ha deslizado la necesidad de que las entidades financieras se centren en negocios de elevadas comisiones para mejorar sus ajadas rentabilidades, que desde hace años se mantienen persistentemente por debajo del coste del capital.

Sin embargo, González-Bueno rechaza que ese mensaje esté dirigido a ellos. Y su argumento parece contundente: su rentabilidad sobre fondos propios (ROE), del 13,1%, supera con creces la del conjunto del sector en España, del 7,2%, según los últimos cálculos del Banco de España. Una ventaja que el responsable del banco naranja achaca, en buena medida, a los méritos de una gestión que les permite lucir, entre otros logros, una tasa de mora del 0,86%, hasta seis veces inferior a la media. Pero más esencialmente a la eficiencia de costes que le permite un modelo digital en el que las oficinas suponen una pata muy secundaria.

Pese a contar con sólo un 0,1% de las oficinas en España, alcanza una cuota del 10% en hipotecas y del 6% en préstamos

ING, que alcanza su 20 aniversario en España con casi cuatro millones de clientes, presume de que cerca de un 95% de estos son digitales financieros (es decir, acceden a sus cuentas bancarias por internet o por banca móvil), frente al 44% de la media de las entidades. «Nosotros ya contábamos con esa cifra 14 años antes», indica González-Bueno. Los clientes del banco realizan más de 30 millones de interacciones digitales al mes, de las que un 80% se realizan desde el teléfono móvil.

Este mayor desarrollo digital es el que permite a la entidad de origen holandés contar con apenas 29 oficinas por todo el país, un 0,1% del total, y, sin embargo, alcanzar cuotas en hipotecas o nóminas hasta 27 y 56 veces superiores, respectivamente. Hoy, una de cada diez hipotecas que se conceden en España y un 6% de todos los préstamos son de ING.

La apuesta de ING por el entorno digital también alcanza al ámbito del efectivo. Pese a haber firmado recientemente un acuerdo para que sus clientes puedan hacer uso de los más de 5.400 cajeros de Bankia, el consejero delegado de la entidad se muestra convencido de que el futuro del dinero es digital y no refleja preocupación por la posibilidad de que Santander acabe cancelando el pacto que permite a los clientes del banco naranja extraer efectivo de forma gratuita en cajeros de Banco Popular.

«El banco no banco»

Lo cierto es que el de la digitalización es un reto en el que parecen hallarse sumidos todos los bancos españoles en los últimos años, lo que se ha traducido, de forma visible, en una notable reducción del parque de oficinas en el país (cerca de 14.000 entre 2011 y 2018), pero ING presume de llevar la delantera en este camino. De hecho, la entidad acaba de presentar una nueva campaña publicitaria con el lema «el banco no banco», poniendo de relieve así todo lo que les distingue de las entidades tradicionales.

Y es que, desde su llegada en 1999 como un banco móvil, la entidad ha ido abriendo una serie de caminos que el resto del sector se ha visto obligado a seguir años después. Así, en 2000 operaba ya como un banco online, en 2011 lanzó su primera App móvil y en 2014 ofrecía ya las mismas funcionalidades a través de todos sus canales.

«Cuando llegamos se decía que el mercado bancario español estaba marcado por el fuerte arraigo y presencia de las sucursales y que eso no se podía cambiar», ha indicado González Bueno para poner en valor la apuesta realizada por la entidad por un nuevo modelo de banca que ha logrado calar entre los clientes, como demuestra el hecho de que es la entidad más recomendada entre los españoles, según el estudio EMO Insights International.

Desde su llegada a España hace veinte años, ING ha generado ahorros en comisiones a sus clientes más de 3.000 euros

Esta positiva respuesta del cliente ha estado apoyada, también, en la apuesta del banco por ofrecer unas rentabilidades atractivas -una política en buena medida desmontada tras el tajo realizado el año pasado al interés de su famosa Cuenta Naranja– y una política de cero comisiones en productos básicos como las cuotas y las tarjetas. En este sentido y según un estudio elaborado por PwC, los clientes de ING en España se ahorran al año de media unos 106 euros respecto a la media, en cuestiones como las transferencias, el mantenimiento de la cuenta o las cuotas de las tarjetas. Así, un cliente que haya permanecido en la entidad en las dos décadas que acumula en España se habría ahorrado más de 3.000 euros en comisiones.

En cualquier caso, desde el banco reconocen que el resto del sector ha realizado en los últimos años un importante ajuste en sus comisiones, un esfuerzo en el que desde ING se atribuyen cierta responsabilidad por haber concienciado al cliente de que es posible otro tipo de banca.

«En un contexto de alta competencia, nos hemos convertido en un banco completo que, en muchas ocasiones, ha actuado como catalizador y palanca de cambio del sector español en su conjunto. En el futuro seguiremos manteniendo nuestra estrategia única de situar al cliente en el centro y de evolucionar nuestros productos y canales según sus necesidades. Estoy seguro de que continuaremos ayudando a los españoles cuándo, cómo y desde dónde lo necesiten, siempre fieles a nuestro ADN y nuestra máxima de cumplir lo que prometemos», sentencia González-Bueno.