Economía | Empresas

El vuelco político y la crisis económica condicionan los planes de Telefónica en Argentina

logo
El vuelco político y la crisis económica condicionan los planes de Telefónica en Argentina
El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete.

El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete. EFE

Resumen:

Para Telefónica hace tiempo que Argentina no es Brasil. La teleco concentra un 5% de su negocio en el mercado argentino, cuatro veces menos que en el brasileño. Sin embargo, durante años Argentina ha sido un mercado importante, muy importante, para la multinacional española.

La incertidumbre política y económica en el país ha tenido su efecto sobre la operadora de telecomunicaciones, desde donde se observan con expectación episodios como las próximas elecciones generales para tratar de clarificar el futuro del negocio.

El factor político juega habitualmente un papel importante en el mercado de telecomunicaciones. Y en algunas plazas americanas ha generado turbulencias para el negocio de Telefónica. En el caso de México, por ejemplo, las diferencias que separaban a Carlos Slim y a Enrique Peña Nieto fueron claves para el desarrollo de AT&T en el país, lo que situó a la ‘telco’ española en una posición compleja, entre dos gigantes en la región.

En Argentina, los últimos años han estado condicionados, en parte, por los intentos del todavía presidente Mauricio Macri de ganar influencia en espacios donde el peronismo tenía ganada la batalla, lo que le llevó a acercarse al grupo Clarín.

Fuentes de la compañía española en este país inciden en que este factor político resultó fundamental para que la Comisión Nacional de Valores (CNV) y a la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (CNDC) autorizara la fusión entre Cablevisión -del Grupo Clarín- y Telecom Argentina en 2017, un movimiento al que se opuso Telefónica por las implicaciones que tenía para el mercado.

En la práctica, ese efecto no se ha producido aún, dado que el despegue del nuevo grupo se ha visto condicionado por el recrudecimiento de la crisis económica en Argentina, país considerado hiperinflacionario desde mediados de 2018. En el caso de Telefónica, sus ingresos cayeron el 16,7% en este país durante los seis primeros meses del año y su resultado operativo EBITDA; el 29,7%. En este tiempo, el IPC de este país aumentó el 25,7%. Un dato que asciende a casi el 55% en los últimos 12 meses.

Hay que tener en cuenta que una de las operaciones que se han barajado en el seno de Telefónica durante los últimos años ha sido la salida a bolsa de su negocio en Argentina. No había un proyecto cerrado, no había plazos concretos y la operación no había sido formalmente aprobada, sólo se habían dado los primeros pasos para poder ejecutarla. Pero el rescate financiero solicitado por Argentina al FMI y el desplome del peso dejaron ya el año pasado en el aire los preparativos de la operación.

Según las estimaciones de los analistas, Telefónica podría ingresar en torno a 1.000 millones de euros si colocaba un 30% de las acciones de su filial argentina. Pero la inestabilidad del peso argentino en relación al dólar ya pusieron hace tiempo en jaque esas previsiones y la operación misma.

La evolución de la situación económica en Argentina es una incógnita, al igual que lo es la política que mantendrá el candidato peronista Alberto Fernández si finalmente gana las próximas elecciones generales de noviembre, tal y como se desprende de los resultados de las primarias de hace unas semanas. Estos informantes apuntan a que la relación de Telefónica con el Ejecutivo de Cristina Fernández de Kirchner fue complicada, especialmente durante su segundo gobierno.

También explican que la sintonía de la expresidenta con la del posible sucesor de Macri es buena actualmente, pero que no ha sido así durante mucho tiempo. De ahí la incertidumbre con respecto a las medidas que pueda adoptar y el efecto que puedan tener sobre el mercado de las telecomunicaciones. En cualquier caso, vaticinan: Clarín está cómodo con el oficialismo y el oficialismo siempre tratará de tener de su lado a este potente grupo mediático.

Reunión de urgencia del consejo

La cúpula de Telefónica afronta esta semana una cumbre de urgencia. El presidente del grupo, José María Álvarez-Pallete, ha adelantado dos semanas la reunión del consejo de administración para analizar medidas para frenar la caída de la acción en bolsa –que en agosto cayó a mínimos desde 1997-, así como para prepararse para los nuevos escenarios de cara al Brexit y también en Latinoamérica –singularmente la nueva situación política que se alumbra en Argentina por las elecciones-, según adelantó Bloomberg.

La cita del consejo de administración será el martes 10 de septiembre, cuando lo normal es que se celebre el último miércoles de cada mes. Tras el parón de agosto, el único mes en que no se celebra reunión, Pallete ha decidido adelantar el encuentro para abordar de urgencia estas situaciones sin más dilación.