La presidenta de Banco Santander, Ana Botín, sostiene que, para que España siga siendo un país respetado, los españoles deben confiar en sí mismos y «volver a enamorarse» de un proyecto de convivencia en el que caben todos.

Durante su intervención en el Foro de Marcas Renombradas Españolas, tras ser reconocida como Embajadora Honoraria de la Marca España, ha asegurado sentirse orgullosa de España y ha resaltado su compromiso con la misión de potenciar la buena imagen del país, «democrático, diverso, inclusivo y abierto», así como «saludable, tolerante, generoso y comprometido con la igualdad de género y la lucha contra el cambio climático».

Según ha apuntado, los españoles han vivido, en ocasiones, «obsesionados en exceso» por la necesidad de que desde fuera reconocieran sus logros, «buscando en el exterior argumentos» que convencieran de que España era un país homologable a los del entorno. En su opinión, España ya tiene dicho reconocimiento, pero puede encontrarse en la paradoja de que los españoles no terminen de creer todo lo que se ha conseguido, por lo que «vencer ese pesimismo» debe ser una prioridad para construir un futuro más próspero e inclusivo, ha sostenido Botín.

España ya tiene dicho reconocimiento pero los españoles no se terminan de creer todo lo que se ha conseguido

«Si queremos seguir siendo respetados y admirados en el mundo, si queremos que nuestro país siga siendo ese espacio de libertad y progreso que entre todos hemos construido en las últimas décadas, lo primero que necesitamos es que todos los españoles nos volvamos a enamorar de un proyecto de convivencia en el que cabemos todos», ha asegurado.

En este sentido, Botín ha recordado las palabras del Rey Felipe VI, cuando hace unos meses afirmó que el progreso de un país depende, en gran medida, del carácter de sus ciudadanos, de la fortaleza de su sociedad y del adecuado funcionamiento.

«Para seguir siendo un gran país, necesitamos un Estado que funcione y una sociedad fuerte y movilizada. Solo así se puede progresar por ese estrecho pasillo que conduce a la libertad y al progreso», ha destacado Botín, quien ha agradecido la presencia de los monarcas en el evento y ha aprovechado para resaltar que «el Rey es la garantía de un Estado que funciona».

Disrupción tecnológica

En cualquier caso, la presidenta de Banco Santander ha reconocido que «queda mucho por hacer», refiriéndose, como ejemplo, a la disrupción tecnológica, que exige repensar los marcos regulatorios de competencia fiscales sociales y contar con «una educación de excelencia accesible para todos».

Como Embajadora Honoraria de la Marca España, Ana Botín se ha comprometido a llevar, allá donde vaya, el mensaje de que «España tiene todo lo que hay que tener para estar entre las democracias y las economías más avanzadas del mundo».