Economía | Empresas

El Gobierno da al turismo créditos de 400 millones e incentivos para evitar despidos hasta el verano

España flexibilizará las obligaciones de las aerolíneas de usar los slots para no perderlos y evitar así que se operen ‘vuelos fantasma’

Fachada de un hotel.

Fachada de un hotel. EUROPA PRESS

El Gobierno lanza medidas de apoyo al sector turístico como parte de su plan de choque para hacer frente al impacto económico de la epidemia de coronavirus. El turismo y el transporte son los sectores que ya están sufriendo muy directamente el golpe en sus negocios de la emergencia sanitaria (con un desplome de la demanda y un aluvión de anulaciones de reservas, que potencialmente se agravará con las recomendaciones generales para evitar viajes) y el Ejecutivo trata de paliar el zarpazo con créditos y bonificaciones.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha anunciado la creación de una línea de créditos del ICO dotada con más de 400 millones de euros para garantizar la liquidez de empresas turísticas, de transporte y de hostelería. El objetivo es evitar que los problemas de liquidez provocados por la crisis del coronavirus se convierta en un problema de solvencia de las compañías.

En paralelo, el Gobierno ha decidido ampliar los incentivos para evitar que las empresas turísticas y hosteleras recurran al despido durante temporada baja. Sánchez ha confirmado que se ha ampliado el periodo en el que el turismo puede pagar la mitad del importe de las cotizaciones que paga a la Seguridad Social si mantiene en plantilla a los fijos discontinuos. Las compañías podrán beneficiarse del descuento entre febrero y junio (en años anteriores sólo se ha aplicado en los meses de febrero, marzo y noviembre), justo cuando arranca la temporada alta del turismo.

Con una industria turística en España claramente estacional, que concentra gran parte del negocio en el sol y playa y, con ello, en los meses de verano, muchas empresas turísticas recortan sus plantillas durante la temporada baja y ahora están tentadas de hacerlo en mitad del parón de la demanda. El Gobierno busca darles un incentivo para que no lo hagan.

En paralelo, el Gobierno español se ha comprometido a flexibilizar las obligaciones que tienen las compañías aéreas de utilizar sus slots (los derechos horarios de aterrizaje y despegue) para que no los pierdan en plena oleada de cancelaciones de vuelos. Las aerolíneas deben utilizar el 80% de un slot en cada temporada –de verano o invierno- para poder mantenerlos, Sánchez ha confirmado que se pretende revisar esta obligación para que las compañías decidan si los usan o no “sin miedo a perderlos”.

Una medida, no obstante, que exige del visto bueno de la Comisión Europea para poder ponerla en marcha, pero Bruselas ya ha mostrado su disposición a emprender esta flexibilización y evitar situaciones absurdas como las de las compañías aéreas que estaban operando vuelos fantasma (con aviones vacíos o casi vacíos) sólo para no perder el slot.

Por otro lado, el presidente del Gobierno también ha desvelado en su intervención al Consejo de Ministros extraordinario de este jueves que Renfe va a facilitar los cambios y anulaciones de billetes sin cargo para los clientes afectados por las medidas de prevención del coronavirus. La compañía pública ferroviaria también devolverá íntegramente el importe pagado por los beneficiarios de los viajes del Imserso afectados por la suspensión del programa de turismo social decretada por el Gobierno durante un mes.  

Comentar ()