Economía

El peor mes de la historia para el empleo: dos millones de españoles se irán al paro en marzo

El Gobierno trata de "minimizar la destrucción del empleo" pero entre ERTE y despidos ya suman 2 millones de afectados

Vista de la planta de Nissan, que ha paralizado su producción debido al coronavirus. EFE

Los datos de empleo de febrero dieron algo de aire al Gobierno y sumaron 86.000 afiliados a la Seguridad Social, pero marzo se antoja catastrófico. Los sindicatos estiman que se van a extinguir un millón de contratos entre temporales y despidos. A estos, hay que sumar el más de un millón de empleados afectados por un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE).

Las comunidades autónomas han registrado estos días más de 200.000 ERTE que afectan a más de 1,1 millones de personas. A falta de conocer los datos de la Comunidad de Madrid, que ha sumado 27.000 expedientes temporales pero no ha precisado el número de afectados, los de Baleares, Aragón y Murcia, el número de empleados incluidos en ERTE este mes podría alcanzar los dos millones.

Cataluña es la región con más empleados víctimas de una suspensión temporal de empleo y ya supera los 400.000. Le siguen Andalucía con más de 350.000 y Castilla y León con más de 112.000.

Estas son las cifras proporcionadas por las consejerías de empleo de las comunidades para los ERTE que afectan únicamente a la región en cuestión, pero es el Ministerio de Trabajo quien registra otros 6.000 expedientes de alcance nacional. Y es que el impacto económico generado por el coronavirus no entiende de regiones, ni de tamaños, ni de sectores.

Durante la primera semana de estado de alarma, tal como publicó este periódico, las grandes empresas españolas registraron ERTE para más de 200.000 empleados. Seat reducirá temporalmente su plantilla en 15.000 empleados, el grupo de restauración Alsea – Zena lo hará en 22.000 e Iberia ha presentado un expediente en el que incluye a 13.900 empleados.

Aunque la hostelería, el turismo y la automoción son los sectores que con más fuerza han sufrido el impacto del coronavirus, las telecomunicaciones o el textil también han advertido de recortes temporales de empleo. Tendam, Adolfo Domínguez o Inditex (si el estado de alarma se prolonga más allá del 15 de abril) han presentado ERTE a causa de tener que cerrar sus tiendas. Indra y Mediapro también han optado por esta vía.

Empleo en las pymes

Esta realidad no solo afecta a las grandes empresas, el Barómetro de Cepyme indica que el 37% de las pequeñas y medianas empresas españolas tiene intención de realizar algún ajuste de plantilla durante el primer semestre. Además, una de cada siete (15%) cree que la situación actual va a llevar a la empresa a la desaparición.

El conjunto de las pymes (96%) cree que esta crisis afectará de forma negativa o muy negativa a su negocio y más de un 88% opina que habrá un empeoramiento de la economía. La cifra sobre el empleo también es preocupante: Cepyme cree que se destruirán 180.000 empleos en pymes si la crisis dura un mes.

Pese al aplazamiento del pago de impuestos aprobado por el Gobierno en el primer paquete de medidas económicas para paliar el efecto del coronavirus, las pymes reclaman que haya menos burocracia a la hora de acceder a los avales financieros así como para presentar ERTE.

Minimizar la destrucción del empleo

La obsesión del Gobierno es la de tratar de minimizar la destrucción del empleo para que la economía pueda recuperarse cuanto antes del declive que vivirá a corto plazo. Por eso, una de las medidas fue la de flexibilizar los ERTE. Sin embargo, desde los sindicatos alertan que se siguen produciendo despidos -que cifran en un millón- y piden al Ejecutivo que se frenen.

Entre las medidas que plantean, están la prohibición de los despidos durante un tiempo, tal como ha hecho Italia, elevar la indeminzación por año trabajado con un mínimo del salario mínimo interprofesional (SMI) y también condicionar las ayudas que se han acordado para empresas a que estas no efectúen despidos.

UGT y CC. OO. indican además que la mayoría de los ERTE que se están presentando son por fuerza mayor, por lo que las empresas están exentas de pagar las cotizaciones a la Seguridad Social de los trabajadores, que las pasa a asumir el Estado. Ante este aluvión, con un SEPE que ha tenido que incorporar refuerzos, desde CC. OO. piden que se puedan revisar las causas que acreditan las empresas a posteriori, para evitar fraudes.

Con todo, y a la espera de que se conozcan los datos oficiales, marzo marcará un antes y un después en las cifras de empleo de España.

Comentar ()