Profit warning a la vista. Santander ha anunciado que revisará los objetivos contemplados en su plan estratégico por el impacto económico de la crisis sanitaria del Covid-19. El banco tenía hasta ahora la intención de ahorrar más de 1.200 millones a través de un plan de eficiencia y situar su capital en el 12%.

«Dada la incertidumbre y la falta de visibilidad que existe sobre la evolución de las economías en el corto plazo, revisaremos nuestros objetivos a medio plazo una vez se estabilice la situación». Así lo ha anunciado la presidenta de la entidad, Ana Botín, este viernes durante la celebración de la junta ordinaria, en la que los accionistas debían aprobar el dividendo de 2019, una propuesta que el jueves por la tarde se retiró de la convocatoria tras las presiones del BCE.

Como la propia Botín ha explicado, el supervisor emitió hace unos días una «fuerte recomendación» a las entidades financieras para mantener el máximo de capital posible. El anuncio del BCE incluía un mandato que describía perfectamente la situación de Santander: «Se espera que los bancos que han pedido a sus accionistas votar sobre la distribución de dividendos en su próxima junta general de accionistas ajusten estas propuestas en línea con la recomendación».

Santander había anunciado ya que revisaría su dividendo de 2020, pero tenía la intención de mantener el de 2019 hasta que recibió esa recomendación del BCE, que fue acompañada de amenazas del supervisor a los bancos de tomar «medidas coercitivas» si no cumplían con sus recomendaciones.

Según ha detallado Botín, cancelar la parte que quedaba por distribuir del dividendo de 2019 liberará 1.600 millones de euros de capital con los que la entidad podría conceder unos 30.000 millones de euros en créditos a empresas, pymes y familias.

De acuerdo con la presidenta del banco, Santander registrará en el primer trimestre unos resultados «en línea» con los del mismo periodo del año pasado, con un impacto «muy marginal» derivado del coronavirus.

Aumenta el crédito en marzo

Botín ha explicado también que el banco ha registrado una subida del 16% en la producción media diaria de crédito en comparación con febrero, algo que demuestra, según la presidenta del banco, que Santander ya está «apoyando» a sus clientes.

Una de las medidas aprobadas por el Gobierno en el marco de esta situación excepcional es una línea de avales de hasta 100.000 millones de euros por las que el Estado respaldará el 80% de los créditos a autónomos y empresas para aliviar sus problemas de liquidez causados por esta crisis.

Dada esta buena evolución del crédito, Santander espera que su ratio de capital del primer trimestre del ejercicio esté «en línea» con el registrado al cierre de 2019, que se situó en el 11,65%.

Botín considera que, vistas las previsiones disponibles, la recesión mundial será «profunda» en la primera mitad del año, tras lo cual la economía registrará una «recuperación notable, pero no tan intensa como la caída en la primera parte del año».

Apoyo a empresarios y solidaridad europea

Botín ha defendido que, para afrontar esta crisis, los gobiernos deben proporcionar a las empresas y los hogares «la liquidez que necesitan para aguantar los próximos meses y así hacer que la crisis económica sea lo más breve posible y se evite la destrucción del tejido empresarial del país».

«La mayoría de las empresas necesitan el apoyo del gobierno para poder mantener los empleos en un entorno en el que la actividad se ha desplomado. Esta es la mejor vía para salir rápidamente de la crisis económica derivada de la crisis sanitaria», ha añadido.

En este sentido, ha apelado a la Unión Europea para que siga siendo la «referencia mundial por su Estado del Bienestar y la protección que ofrece a sus ciudadanos». Botín cree «esencial» una respuesta fiscal adecuada «similar a la que ha dado el BCE».

«Es el momento de mostrar la cara más solidaria de Europa. Eso es lo que permitirá reforzar la confianza de todos los ciudadanos en el proyecto europeo y seguir avanzando en él. Sin solidaridad no hay unión», ha dicho.

A España le ha pedido que no pierda comba en la competitividad en relación con el resto del mundo. «Necesitamos desarrollar políticas proactivas que atraigan la inversión, el talento y la innovación a nuestro país. Tenemos que competir con nuestros vecinos europeos y con el resto del mundo», ha apuntado.

Además, ha pedido al Gobierno que planifique «cuanto antes» la vuelta al trabajo de «los más jóvenes y de aquellos que ya están inmunizados», al tiempo que protege a «los más vulnerables a la enfermedad».