Repsol y Naturgy han colocado este lunes 2.500 millones en emisiones de bonos, a pesar del entorno de volatilidad en los mercados por la actual crisis sanitaria del coronavirus.

En concreto, Repsol ha captado 1.500 millones de euros tras realizar emisiones a cinco y 10 años, en una operación récord para el grupo presidido por Antonio Brufau, informaron a Europa Press en fuentes financieras.

La petrolera ha colocado un total de 750 millones de euros a cinco años, con un diferencial de 220 puntos básicos sobre el midswap y un cupón del 2% anual, y otros 750 millones de euros a 10 años, con 265 puntos básicos sobre es referencia y un cupón del 2,6% anual.

Una muestra del apetito de los mercados por la operación, a pesar del entorno de gran volatilidad por la crisis provocada por la pandemia mundial del coronavirus, ha sido que la demanda ha superado en cinco veces la oferta nominal, lo que ha permitido bajar el cupón inicial con que se lanzó la emisión.

Las órdenes para cubrir la emisión han venido principalmente de gestoras de fondos, compañías de seguros y entidades financieras, destacaron las mismas fuentes.

El grupo cuenta con vencimientos de deuda para este año por un total 1.800 millones de euros procedentes de dos emisiones por 1.200 y 600 millones de euros realizadas en 2013 y 2015.

Repsol no acudía a los mercados de deuda desde julio del año pasado, cuando colocó una emisión por 750 millones de euros a ocho años, con una demanda final cercana a los 4.000 millones de euros. Entonces, la compañía cerró la operación con un precio del 99,684% y un cupón fijo anual del 0,25%, el más bajo alcanzado por el grupo en una emisión pública en toda su historia.

Por su parte, Naturgy ha aprovechado también la oportunidad que se abrió este lunes en el mercado para colocar 1.000 millones de euros en bonos a cinco años, con un cupón anual de 1,25%.

El grupo presidido por Francisco Reynés indicó que esta emisión «refuerza su amplia posición de liquidez», que alcanza actualmente los 9.000 millones de euros, incluyendo caja y líneas de crédito comprometidas y no dispuestas.

Asimismo, la energética señaló que «continuará explorando oportunidades» para seguir optimizando la estructura de su balance y reforzando «su excelente» perfil de liquidez.

A pesar de ser una semana, a las puertas del parón por la festividad de la Semana Santa, que en condiciones normales tendría poca actividad, en esta ocasión, y debido a la situación de excepcionalidad por la crisis del coronavirus, las empresas están aprovechando para colocar deuda corporativa en los mercados, al calor también de las acciones de los Bancos Centrales.

Ya la semana pasada se reactivó la actividad en los mercados para colocar deuda, a pesar de las tensiones existentes y el efecto en las economías del Covid-19.

Iberdrola y Red Eléctrica

El miércoles, Iberdrola se convirtió en la primera empresa española en emitir bonos ‘verdes’ en plena crisis del Covid-19, colocando 750 millones de euros y con vencimiento a más de cinco años (junio de 2025). La demanda superó los 6.000 millones de euros, multiplicando así por ocho la oferta, y el cupón quedó fijado en el 0,875%.

Por su parte, Red Eléctrica Corporación cerró el viernes una emisión de bonos a cinco años en el euromercado por un importe de 400 millones de euros, con un cupón anual del 0,875%, y un precio de emisión de 99,606%, que representa una rentabilidad de 0,956%.