Sabadell se ha unido este miércoles al grupo de bancos que han decidido cancelar el dividendo después de que el Banco Central Europeo (BCE) haya recomendando no pagar a los accionistas al menos hasta octubre y, después, amenazado con «medidas coercitivas» a las entidades que no cumplan sus recomendaciones.

El banco que preside Josep Oliu ha cancelado «como medida de prudencia» el dividendo correspondiente al ejercicio 2020, que aún no había sido aprobado por el consejo de administración de la entidad. Así lo ha informado en un escueto comunicado remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Durante los últimos días, varios bancos se han visto obligados a reducir, suspender o directamente cancelar la retribución al accionista. Así lo han hecho Santander, CaixaBank y Bankia.