Los presidentes de Canarias y Baleares, Ángel Víctor Torres y Francina Armengol, solicitarán que los puertos y aeropuertos de ambos archipiélagos sean «las últimas infraestructuras en recuperar la actividad» en España, de modo que reabran «al final de la desescalada y no antes».

«De esa manera se mantendría más tiempo el aislamiento hacia el exterior, que ha dado buenos resultados, mientras se va recuperando la paulatina actividad en otros ámbitos», apunta el presidente canario, en unas declaraciones difundidas por su Ejecutivo tras la reunión que ha mantenido por videoconferencia con Francina Armengol.

Además, las dos comunidades insulares están de acuerdo en proponer que cuando sus puertos y aeropuertos comiencen a recibir con normalidad viajeros procedentes de otros lugares, «se refuercen los controles sanitarios para los pasajeros».

Torres y Armengol han conversado este jueves sobre la evolución de la pandemia en los dos archipiélagos -que en ambos casos presentan datos más favorables que los de la mayoría de las comunidades peninsulares-, pero también sobre su grave impacto en el sector turístico, el motor de sus economías.

Ángel Víctor Torres ha subrayado que, en el caso de Canarias, «esta crisis ha irrumpido en plena temporada alta turística» -el turismo canario registra tradicionalmente sus mejores cifras en la campaña de invierno-, lo cual supone «una merma de ingresos importantísima en el tejido productivo de las islas, teniendo en cuenta que casi el 40% del PIB canario depende del turismo».

El presidente de Canarias recuerda que, por esa razón, está insistiendo en sus contactos con el Gobierno central en que su comunidad es ya «la más afectada en lo económico por esta crisis».

Torres y Armengol han coincidido en trasladar que cada archipiélago precisa un plan de reactivación económica propio, centrado en ese sector estratégico.

Además, Francina Armengol ha coincidido con el presidente canario en pedir que los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) por fuerza mayor en el sector turístico se prolonguen más allá del tiempo que dure el estado de alarma por el Covid-19.

Los presidentes de Canarias y Baleares alegan, en defensa de esa postura, que el turismo «no se va a recuperar de la noche a la mañana» cuando se levante el confinamiento en España, por lo que creen necesario «proteger los puestos de trabajo» de los empleados del sector en ambos archipiélagos.