Economía

El fondo europeo y la desescalada relajan a la prima de riesgo y la llevan a niveles preCovid

El diferencial se encuentra en 100 puntos básicos, un umbral no visto desde hace semanas

logo
El fondo europeo y la desescalada relajan a la prima de riesgo y la llevan a niveles preCovid
Moneda de euro acuñada en España.

Moneda de euro acuñada en España. EFE

Resumen:

La prima de riesgo española está aún lejos del máximo histórico cercano a los 650 puntos básicos que marcó durante los años de la crisis financiera, pero la pandemia y sus consecuencias económicas la han puesto nerviosa durante las últimas semanas. El diferencial ha llegado a tocar los 152 puntos básicos en el marco de incertidumbre que ha guiado al país desde que se decretó el estado de alarma, pero las medidas económicas puestas en marcha a todos los niveles, especialmente en el europeo, han logrado relajarla y ya se encuentra en los niveles en los que se situaba antes del confinamiento.

Este diferencial, que mide la distancia entre el interés que se le pide a la deuda española y el que se exige a la alemana, logró el jueves sobrepasar la barrera de los cien puntos, de forma que se situó en niveles que prácticamente no se veían desde antes de que la pandemia obligara a declarar el estado de alarma, aún vigente.

El hito lo ha logrado el diseño del fondo de reconstrucción presentado por la Comisión Europea el miércoles, que contempla un reparto de transferencias y préstamos especialmente beneficioso para Italia y España, pues se basa en el grado de afectación de la crisis. Según el plan inicial, este país podría ser el segundo que más ayudas recibiese, con un total de 140.000 millones, la mayoría a través de transferencias (77.000 millones) y el resto en forma de préstamos (63.000 millones).

Aunque solamente se trata de una propuesta a la que le espera «un proceso de negociación muy difícil», como reconocía la vicepresidenta Nadia Calviño en el Congreso, el plan ha calmado los ánimos y ha llevado a la prima de riesgo ha relajarse un 6% en las últimas dos sesiones y un 25% desde que se conoció el acuerdo francoalemán sobre este fondo. El plan de desescalada de la actividad económica también ha relajado los ánimos.

La bajada de la prima va acompañada de una caída en la rentabilidad del bono español a diez años. Al cierre del jueves, se situaba en el 0,585%, lo que supone el nivel más bajo desde el pasado marzo. En los momentos más tensos de las últimas semanas, el diferencial ha llegado a acercarse al 1,3%.

Incertidumbre y desaciertos

La prima de riesgo española comenzó su periplo alcista los días previos al estado de alarma a raíz de la incertidumbre, pero se intensificó el 12 de marzo, cuando la presidenta del Banco Central Europeo (BCE), explicó durante una rueda de prensa celebrada tras decidir el supervisor poner en marcha su plan de emergencia que no era su tarea «estrechar spreads«, en referencia a las primas de riesgo. Aquel día, la española creció casi un 35%.

A pesar del desacierto, fue precisamente otra decisión del supervisor la que llevó al diferencial a bajar casi un 30% en una sola sesión. La artillería pesada del BCE, con la promesa de comprar 750.000 millones de euros en activos (mismo importe en el que cifra la Comisión Europea su plan de rescate) y hacer todo lo posible por no dejar a nadie atrás, logró este descenso.

A lo largo de las siguientes semanas, el diferencial ha ido sufriendo vaivenes, si bien en el último mes experimenta una bajada superior al 20% hasta llegar a los 100 puntos, con la rentabilidad del bono a diez años, que también ha vivido su particular desescalada con una caída del 30% en el último mes, en el entorno del 0,6%.

En cuanto a Italia, su prima de riesgo experimenta un recorrido similar al de la española, con la diferencia de que se encuentra en niveles muchos más altos, por encima de los 180 puntos al cierre de ayer y con un rendimiento del bono a diez años en el 1,4%, un nivel que ni siquiera en los peores momentos de la crisis del Covid-19 ha llegado a tocar España.

Comentar ()