Mantecados de Estepa. Consejo Regulador de Polvorones y Mantecados de Estepa

Economía

Los fabricantes de dulces navideños, entre la "incertidumbre" y la "positividad"

La Navidad y los dulces siempre están unidos. Las fiestas navideñas suponen una época del año de celebración, de reencuentros y de comida. De mucha comida. Los hogares se llenan de ricos alimentos que son propios de esta época del año. Los productos van desde los salados, como son los embutidos o las conservas, a los vinos: tintos, blancos o espumosos. Pero todavía son más representativos de estas fechas los dulces.

Cada punto de España se caracteriza por la producción de diferentes clases: los turrones y los mantecados de Estepa (Andalucía), los mazapanes y las marquesitas en Toledo o el turrón de Jijona (Alicante). Y hay muchos más productos. Con el tiempo, se ha ido extendiendo su consumo al resto de la geografía española, y actualmente uno de sus retos principales es la exportación fuera de las fronteras.  


En este año las empresas productoras de dulces tienen que hacer frente a la crisis sanitaria y económica que ha desatado el Covid, y que ha puesto en jaque a la economía. Las compañías de dulces navideños se engloban dentro del sector de la alimentación. Por el momento, aseguran que  no se están viendo afectados por la actual coyuntura. Y estiman llegar a unos resultados similares a los de la campaña anterior (navidades 2019/2020). 

Preparación del turrón. CONFECTIONARY HOLDING

A partir del puente de Todos los Santos comienzan los días más importantes para esta industria, y estos se alargan hasta enero. En ese tiempo se concentran el grueso de ventas. Las empresas comienzan a prepararse al final del verano, por tanto, con meses de antelación. En esta industria participan empresas muy diferentes, como son empresas pequeñas, antiguas, familiares, medianas, y también grandes compañías con una enorme capacidad de producción de dulces.

Gráfica del consumo de dulces de el ‘Informe del Consumo alimentario en España 2019’. Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.

El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación realiza anualmente un informe sobre el consumo alimentario en España a lo largo del año. En el de 2019 se sostiene que cada español consumió una media de 0,77 kilos de dulces navideños, esta cifra fue similar a la de años anteriores. La cantidad invertida por persona fue de 7,20 euros, en este caso sí que aumentó a diferencia de otros años, ya que creció en un 3,8% con respecto a 2018. El estudio apunta a que los productos más consumidos fueron los polvorones y los mantecados (28,8 %), después el turrón (25,9%) y los mazapanes (3,5%); el resto se reparte entre otros tipos de dulces que representaron el 41,9%.

Sin embargo, en el estudio se puede observar que el volumen de dulces consumidos no se correspondió con el valor de estos. El gasto en los turrones fue mayor, siendo de un 34,2% del total, mientras que el de los mantecados y polvorones fue menor, concretamente del 17, 5% del total. Y ello pese a que fueron menos demandados los turrones con respecto a los segundos. Además, la radiografía del turrón en los últimos años denota que se ha convertido en el producto estrella del sector de los dulces navideños. Genera unos beneficios de alrededor de 500 millones de euros al año.

Las empresas encaran la recta final de la campaña

Delaviuda Confectionary Group es uno de los grupos más importantes del sector de los dulces navideños, engloba a las marcas Delaviuda y El Almendro. El grupo se enfrenta a esta nueva campaña tan diferente a las anteriores. El Director General del Negocio de Marcas de Delaviuda Confectionery Group, Francisco Rodríguez Flores, declara a El Independiente que su propósito siempre ha sido «endulzar la Navidad de nuestros consumidores y contribuir a que disfruten , de la mejor manera posible, de los días de celebración». Afirman que el Covid «ha impulsado su creatividad en la forma de trabajar», y que les ha descubierto «que es posible llegar al objetivo final, sorteando los obstáculos con nuevas soluciones y metodologías de trabajo». Destaca que de momento son «prudentes» con las previsiones, pero al mismo tiempo esperan que el comportamiento de la campaña sea «positivo».

El turrón va unido a la Navidad

Rubén lópez (Confectionary Holding)

Otra de las grandes compañías del sector es el Grupo Confectionary Holding, que engloba a las empresas: 1880, El Lobo o Doña Jimena. Su Director de Operaciones y Adjunto a dirección, Rubén López, declara que «en el sector de la alimentación consideran que esta campaña es especial» y sostiene que la encaran con «cierta incertidumbre». A pesar de ello, también afirma que por el momento la campaña se está llevando a cabo «con normalidad en España, y también en el mercado exterior, es decir, las exportaciones que representan el 20% del mercado».  La campaña la afrontan con la «máxima positividad», y apunta que el hecho de la escasa movilización «agilizará las compras y que las personas sean más generosas con el consumo de turrón». Y defiende que «el turrón va unido a la Navidad». La compañía espera poder repetir los resultados del año pasado, cuando consiguieron producir 3.000 toneladas de dulces. 

En ambos grupos (Delaviuda y Confectionary Holding) están desarrollando estrategias en los canales de distribución. Siguen presentes en los comercios tradicionales, retail y tiendas de alimentación. Y por otro lado, están fortaleciendo su presencia en las páginas de venta online.

Igualmente, han incorporado nuevos productos. En la marcas de Confectionary Holding han lanzado nuevas líneas comerciales. 1880 ha ampliado la línea artesana ‘rilsan’, que es una de las principales técnicas de conservación del turrón al vacío. E incluye más variedad de turrones: ‘yema tostada con naranja’, ‘yema tostada con cereza’ y ‘mazapán Tutti Frutti’. Otro de los proyectos es El Lobo ‘All natural’, que son turrones saludables y sostenibles con el medio ambiente. En esa misma tendencia, 1880 saca los polvorones 0% azúcares. Y Doña Jimena incorpora los turrones ‘Cacahuete blando con chocolate negro’ y ‘cacahuete duro con chocolate negro’.

Fábrica de Estepa en la campaña de 2020. Consejo Regulador de Mantecados y Polvorones de Estepa

Asimismo, en Delaviuda Confectionary Group han agrandado la oferta. En el caso de El Almendro el año pasado presentaron los ‘Palitos de turrón’ y los ‘Bites de Chocolate’. Y en este año, añaden a los ‘Bites’ uno nuevo de ‘Turrón de Chocolate’. En la nueva campaña también destacan las porciones individuales y envueltas de ‘Turrón Duro y Blando’. Estas son de dos sabores: ‘Chocolate Crujiente Clásico’ y ‘Chocolate Crujiente 70% Caca0’. Y la marca Delaviuda que en 2019 lanzó los ‘Sticks’ y los ‘Panettones’, en este año reforzarán los productos con nuevos sabores, como son los ‘Sticks Cheescake’ y los ‘Stickes de Tiramisú’. Y a los ‘Panettones’ incorpora el ‘Panettone de Chocolate Intenso’

En el caso de los polvorones y de los mantecados, cobra especial importancia la localidad sevillana de Estepa, ya que se trata de uno de los principales enclaves en la producción de estos dulces. Las 22 empresas mantequeras comienzan en septiembre la campaña en aras de que la producción esté a punto para Navidad. Llevan a cabo su trabajo con el control de los Consejos Reguladores de las Indicaciones Geográficas Protegidas: ‘Mantecados de Estepa’ y ‘Polvorones de Estepa’.

El sector genera entre septiembre y diciembre 4500 puestos de trabajos

Para Estepa, esta industria supone la principal fuente de ingresos. El municipio tienen  12.500 habitantes, y el sector genera entre septiembre y diciembre 4500 puestos de trabajos, tanto directos como indirectos. Alrededor de 2000 trabajadores amasan y envuelven en las fábricas mantequeras, de los cuales la mayoría son mujeres, siendo de alrededor del 85%. El resto trabaja en sectores relacionados, como es el transporte, artes gráficas, envasases, cartón, imprentas, talleres mecánicos o industria auxiliar del sector. La tasa de paro de este municipio es de solo un 11% frente al 21,5% de toda Andalucía.

La producción en 2019 fue de 22.000 toneladas de polvorones y mantecados, y generó un nivel de facturación de entre 70 y 90 millones de euros. Y para este año, según sostiene el Secretario General del Consejo Regulador, José María Fernández, esperan que la  producción «se mantenga en línea con la de los últimos años», y por el momento asegura que impera la «normalidad».

Protección ante el Covid

El coronavirus ha cambiado muchos aspectos de la cotidianeidad de las personas, se han impuesto el uso de las mascarillas y de los geles hidroalcohólicos, y la necesidad de guardar una distancia mínima de seguridad. Pero estas medidas de protección frente al Covid también se han impuesto en las diferentes industrias, y también en la de los dulces.

En el caso de las empresas de Estepa, han llevado a cabo un proceso de adaptación para encarar el Covid, por ello están intensificando las medidas higiénico-sanitarias. Según afirma José María Fernández, «desde que se decretó el estado de alarma hemos estado en permanente contacto con las autoridades sanitarias y seguimos de su mano todos los días para llevar a cabo los planes que garanticen la máxima protección y seguridad en la producción».  

José María Fernández sostiene que han introducido nuevas medidas de protección y han intensificado las que había antes de la crisis sanitaria. Destaca «el uso de mascarillas, de guantes o la especial protección en el calzado”. Y están disponiendo de estrategias, como es «la división de los trabajadores en grupos, la coordinación de su entrada a distintas horas y el establecimiento de diferentes comedores», el objetivo de ello es «evitar los contagios entre la plantilla, y agilizar los protocolos».

Comentar ()