Directivos | Economía | Empresas

La auditora del Barça avisa de que los pagos a corto plazo ponen en riesgo de quiebra al club

EY incide en que el impacto del coronavirus ha afectado negativamente a las arcas del club

Imagen de varios jugadores del Barcelona lamentándose tras un gol en contra Europa Press

El Barcelona vive momentos tremendamente delicados deportivamente hablando. Pero económicamente, la situación es dramática. La consultora EY pone en tela de juicio la viabilidad del club debido al empeoramiento significativo del fondo de maniobra respecto al ejercicio anterior. Es decir, los pagos a corto plazo se le acumulan al Barça y podría no hacer frente a ellos.

Según el informe de los consultores, “el balance consolidado a 30 de junio de 2020 adjunto muestra un fondo de maniobra negativo por importe de 601 millones de euros(284 millones la temporada pasada), hecho que podría suponer una duda sobre la aplicación del principio de empresa en funcionamiento”.

Entre las principales razones por las que EY asegura que la economía del FC Barcelona está al borde del colapso son las inversiones realizadas en el Espai Barcelona, el traspaso de deudas con entidades financieras de largo a corto plazo y las inversiones para los fichajes. 

Fichajes

El fútbol Club Barcelona, en los últimos años ha desembolsado una gran cantidad de dinero por traer a importantes futbolistas. Uno de los casos más claros es el de Antoinne Griezmann. La entidad culé llegó a pagar 120 millones al Atlético de Madrid por hacerse con los servicios del delantero galo. Pero no ha sido el único caso: Coutinho o Dembélé han sido otros ejemplos.

En este sentido, y de acuerdo a la información aportada en el informe financiero de la temporada pasada, el Barcelona aún debe 126 millones de euros a entidades deportivas. Por ejemplo, aún tiene que afrontar el pago de cinco millones de euros al Atlético de Madrid por Griezmann o casi 30 millones al Liverpool por Philippe Coutinho. 

La lista se alarga hasta 20 clubes como el Villarreal, Las Palmas (por el fichaje de Pedri) o el Bayern Munich, que aún tiene que recibir casi un millón de euros por Arturo Vidal.

Espai Barcelona

EY incide en que la situación económica a corto plazo es tremendamente delicada por la financiación del Espai Barça. Según consta en sus cuentas, en 2018, una entidad estadounidense concedió un préstamo al Barcelona por importe de 90 millones de euros para financiar la primera fase. 

El vencimiento de dicho préstamo es el 16 de agosto de 2020. En el supuesto de retraso en el proyecto del Espai Barça, en el contrato de préstamo se establece que se “negociará entre ambas partes una extensión del vencimiento del préstamo, mientras que en caso de desestimiento de la junta directiva o no aprobación por parte de los órganos de validación competentes, el mencionado préstamo debería reembolsarse mediante pagos semestrales de 18 millones de euros, empezando la primera cuota a los 6 meses desde la confirmación de la anulación definitiva del proyecto y hasta la devolución de la totalidad de los importes dispuestos”. 

Dicho préstamo devenga un tipo de interés referenciado al euríbor  más un diferencial, y a 30 de junio de 2020 se han dispuesto 90 millones de euros (40 millones de euros a 30 de junio de 2019, que figuran registrados a largo plazo). Esta situación ha provocado que se tenga que refinanciar otra vez a un tipo de interés de 4,5%.

Deuda con entidades bancarias

Pero el Fútbol Club Barcelona también está con la soga al cuello por la deuda contraída con las entidades bancarias, que superan los 480 millones de euros. “La deuda bancaria bruta es de 480 millones de euros, importe correspondiente principalmente a las diferentes emisiones de deuda a largo plazo que tiene el club, así como al préstamo para la financiación del Espai Barça”, señalan sus cuentas anuales.

Por otra parte, las deudas por créditos dispuestos (la cantidad a la que el Barcelona puede optar para poder hacer frente a nuevos pagos), han crecido notablemente. En concreto, de los 146 millones que dispone el club, el Barça utilizó 117 millones de euro, casi un 80% del total. Cabe destacar que el año pasado la cúpula directiva de Josep Bartomeu decidió no acudir a los créditos dispuestos.

A su vez, el Barcelona también confirma en la publicación de sus cuentas el préstamo que realizó el Estado a través de una línea ICO. En concreto, la entidad dirigida por Josep Bartomeu por aquellos entonces, ingresó 2,7 millones del Instituto de Crédito Oficial.

Futuras ventas

A pesar de que la situación financiera es tremendamente delicada, EY cree que el Barcelona “dispone de la tesorería y otros activos líquidos equivalentes que muestra su balance consolidado, así como de las líneas crediticias y de financiación”

No obstante, la consultora recalca que el club podría verse en la necesidad de vender activos como inmuebles o jugadores para poder generar ingresos futuros.

Asimismo, en caso de ser necesario, el club podría recurrir a la venta de activos o de ingresos futuros para salvar la quiebra.

Te puede interesar

Comentar ()