Economía | Finanzas

Las empresas de 'trading' se convierten en las nuevas casas de apuestas

Estas compañías disparan su gasto en publicidad en plena restricción del juego en España

Un trader mira las cotizaciones de empresas

MayoFi / Pixabay

“Ganar dinero es muy fácil. Invertí 100 euros en acciones de Google, Amazon y Facebook y a los pocos días se habían cuatriplicado”. Cualquiera que haya visto un vídeo o escuchado una canción en YouTube en los últimos meses se habrá topado con un anuncio similar a este. Desde el confinamiento, las empresas que se dedican al trading, sobre todo en CFDs, y a operaciones de alto riesgo están haciendo su agosto particular. 

La estrategia comercial es clara y sencilla. Ganar mucho dinero a golpe de clic sin tener que hacer nada. Solo hay que dejar que actúe “la magia” de la renta variable para “no tirar los ahorros de toda tu vida”, tal y como señala en uno de sus anuncios el popular trader, Josef Ajram. 

El trading de CFDs conlleva un alto nivel de riesgo para su capital en comparación con otros tipos de inversión o productos más tradicionales, ya que los precios se pueden mover rápidamente en su contra. 

Su gran exposición a la pérdida de capital se concentra en que son instrumentos demasiado complejos y están asociados, por norma general, a un riesgo elevado debido al uso del apalancamiento y su alto porcentaje en la garantía del tramo aplicable. 

De acuerdo con datos oficiales de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), hasta el 90% de los pequeños inversores pierde el dinero depositado. Por eso, el propio regulador considera que son “instrumentos financieros que presentan características más próximas a los juegos de azar que a las inversiones financieras”.

Vicente Varó, director de contenidos y comunidad en la plataforma de inversiones Finect, subraya que “la gran mayoría de las personas que invierten en este tipo de productos pierden”. El experto subraya que el modus operandi de este tipo de operaciones es “a corto plazo” y se “pretende” ser “más listo que el mercado”, algo que “no suele funcionar”.

Una de las claves en el auge de esta dudosa forma de invertir es el desconocimiento. “Hay personas que tienen ahorros pequeños y quieren mover su dinero. Ve esta publicidad con promesas fáciles y llama la atención. Las rentabilidades que anuncian son muy atractivas, pero luego el dinero se pierde”, arguye Varó.

Por eso, el director de comunicación de Finect insiste en que el objetivo de las inversiones “deben ser a largo plazo” y que, de realizar este tipo de prácticas hay que ser conscientes de que “el dinero puede perderse” y que dicha cantidad debe ser asumida “de riesgo”.

950.000 euros

La incursión de la publicidad online de este tipo de empresas se refleja en la cantidad de dinero destinada por parte de estas empresas. De acuerdo a los últimos datos que maneja la consultora Infoadex, a los que ha tenido acceso este medio, en el primer semestre del año anterior destinaron unos 950.000 euros más que en el mismo período del año anterior. Cabe recordar que este incremento en la inversión en spots se produce en plena pandemia del coronavirus y que obligó a España a confinarse durante más de dos meses.

Además, de acuerdo a fuentes del mercado publicitario, indican que el cierre del año será muy superior al de la primera mitad del año, puesto que el interés por los CFDs y otros productos de alto riesgo se han disparado.

Pero la publicidad de este tipo de empresas no solo se ha dado en Internet. Empresas como Plus 500, easyMarkets o Libertex han visto en el fútbol un buen nicho de mercado para captar a nuevos clientes. 

España es el único país donde se permite que haya clubes esponsorizados por este tipo de empresas. Por ejemplo, Atlético de Madrid, como se subrayaba anteriormente y Real Betis, lucen en su pecho el logo de Plus500 y easyMarkets, respectivamente. 

Pero no son los únicos equipos de fútbol que están en la élite y que reciben dinero de estas empresas. Valencia y Getafe firmaron con Libertex un acuerdo de patrocinio, mientras que Real Madrid y Sevilla mantienen pactos publicitarios con Exness y everfx, respectivamente. 

La CNMV, al quite

En este contexto, la CNMV ya ha alertado de la publicidad de este tipo de productos conlleva serios riesgos. De hecho, el regulador ha pedido en varias ocasiones que se prohíba la publicidad en las camisetas de equipos o estadios deportivos por las graves repercusiones que puede tener hacia los inversores minoristas, tal y como sucede en muchos países de Europa, elevándose a rango de ley dichas medidas.

Fuentes de la CNMV explican a este medio que recientemente se envió una carta a la LaLiga, patronal del fútbol español, para que se tomen medidas en este aspecto.

El avance de la publicidad de dichas empresas ha coincidido con las restricciones del Gobierno a las casas de apuestas deportivas, que han visto reducidos sus horarios para poder realizar actividades comerciales y dejarán de ser patrocinadores de clubes y de instalaciones.

Vicente Varó, en este sentido, recalca que existen ciertas similitudes entre apostar e invertir en este tipo de inversiones. “No deja de ser especulación y querer algo a corto plazo con mucha incertidumbre”, narra.

Crecimiento exponencial de clientes

Este incremento en publicidad se debe, en gran parte, al acelerón de las negociaciones de ETFs en las bolsas españolas. De hecho, según Bolsas y Mercados Españoles (BME), se negociaron 2.551 millones de euros, con un total de 154.775 operaciones en 2020.

Estos importes representan ascensos frente al mismo período de 2019 del 48% y del 153%, respectivamente. Estos registros positivos rompen la tendencia descendente que ya se prolongaba 4 años y que en 2019 finalizó con las cifras de negociación más bajas de la serie histórica en España, que data de 2006.

Durante el año la actividad en este segmento del mercado de BME se ha sustentado en 5 referencias. Entre todas, a 31 de diciembre, sumaban un patrimonio de 613,4 millones de euros.

Mayor coste por clic… y búsquedas disparadas

El boom por este tipo de inversiones ha desatado otro negocio. El de la publicidad que aparece en Internet. En este sentido, de acuerdo a las diferentes herramientas del mercado por este periódico, la palabra trading ha incrementado en los últimos meses su valor y el CPC (coste por clic) supera los 5,61 euros. Solo en España, de acuerdo a la plataforma Ubersuggest en los últimos siete días hubo 33.000 personas que buscaron dicha palabra.

Si atendemos a las búsquedas en Google, la palabra trading ha crecido en los últimos meses. No es el único término relacionado con este tipo de inversiones que ha experimentado un repunte. 

Por ejemplo, ‘trading para torpes’ ha incrementado sus búsquedas un 50% en la última semana y el interés por las opiniones de Trading 212 (una plataforma para invertir) se ha disparado un 450% en el último año.

Comentar ()