Economía | Finanzas

Las torres Kio lucen ya con el logo de CaixaBank

Sede de CaixaBank en las torres Kio de Madrid, con el nuevo logo.

Sede de CaixaBank en las torres Kio de Madrid, con el nuevo logo. CAIXABANK

El fin de una era. La torre Kio que alberga la sede central de Bankia en Madrid se cambia de camiseta este fin de semana. Tras la integración, las letras verdes que coronan el edificio han sido sustituidas por las de CaixaBank. Desde este viernes se ha desarrollado un proceso de cambio, de desaparición de una marca.

«La unificación de la marca desde el punto de vista de los edificios corporativos se va a producir este fin de semana, o en los próximos siete días», ha anunciado el que será nuevo presidente de CaixaBank, José Ignacio Goirigolzarri. Los cajeros se mudarán de piel progresivamente y esperan que «en el mes de junio» CaixaBank ya esté presente en todas las oficinas que hasta ahora eran de Bankia.

En cuanto a los canales digitales, estos convivirán en el plazo de una semana, ha señalado Goirigolzarri. En este caso se personalizarán para incorporar la imagen de CaixaBank a la de Bankia hasta la definitiva integración tecnológica, que está prevista a finales de 2021.

Cajeros

La integración también implicará que CaixaBank mantenga los acuerdos que Bankia tenía con otras entidades. Así, los clientes de bancos como ING o KutxaBank podrán sacar dinero en efectivo de los cajeros de la nueva entidad. «Me parece una buena noticia para las otras entidades y también para los clientes de Bankia que desde hoy podrán utilizar los cajeros de CaixaBank», ha señalado el consejero delegado, Gonzalo Gortázar.

Tal como ha explicado la nueva entidad, la operativa de los clientes no cambiará, prácticamente, hasta la migración de la plataforma operativa de cada entidad, en un proceso que tiene previsto ejecutarse antes de que finalice el año.

Las cuentas corrientes y las libretas de ahorro cambiarán de numeración. Este cambio, sin embargo, no afectará a los recibos domiciliados ni a las transferencias ni a los abonos recibidos. Por tanto, no será necesario que el cliente realice ninguna gestión. Los créditos e hipotecas contratados mantendrán igualmente las condiciones pactadas.

Por lo que se refiere a las tarjetas de Bankia, podrán utilizarse hasta que el usuario realice la activación de las tarjetas de CaixaBank que recibirá en su domicilio, tras la integración de los sistemas informáticos.

Comentar ()