Economía | Finanzas

El precio de la luz continúa al alza tras el abril más caro de la historia

El coste de la electricidad comienza mayo en plena escalada por las tensiones con el gas

Imagen de dos bombillas en un edifici

Imagen de dos bombillas PIXABAY

El precio de la electricidad continúa subiendo. Este martes, el coste medio del MWh en España fue de 81,27 euros, de acuerdo a la información aportada por OMIE, el operador de mercado eléctrico para la gestión del mercado diario e intradiario de electricidad de la Península Ibérica.

De hecho, el precio máximo que se pagó en este martes electoral en Madrid superó la barrera de los 89 euros por megavatio consumido a la hora, según los datos de la propia OMIE. Con todo, la factura de la luz sigue tensionándose mes a mes a pesar de los picos de bajada durante semanas concretas de febrero y de abril.

Precisamente abril cerró como el mes más caro desde que se tienen registros en la serie histórica. En concreto, los usuarios de la tarifa regulada pagaron de media unos 65,02 euros, superando a enero en un 8%, donde los precios se dispararon a consecuencia del temporal de Filomena.

De acuerdo a la información de OMIE, el cuarto mes de este 2021 la factura se incrementó más de un 250% respecto al de 2020, en el que toda España estaba confinada y la demanda de energía cayó a mínimos históricos. 

Durante el pasado mes, el precio de la electricidad se encareció un 92% en apenas quince días. El 5 de abril el megavatio por hora se desplomó hasta poco más de cinco euros, pero progresivamente subió hasta los 81,50 euros del 30 de abril, día previo a la festividad del 1 de Mayo.

Las perspectivas no son halagüeñas y los futuros que se negocian continúan al alza por lo que se prevé que la factura de mayo vuelva a situarse en máximos. No será hasta agosto cuando el precio de la electricidad sufra un alivio. Concretamente, el precio medio del megavatio a la hora de dentro dos semanas alcanzarán los 65 euros y en junio ya se compran dichos futuros en la horquilla de los 72 euros. 

Las diversas fuentes consultadas explican que la subida de la factura de la luz a final de este año rondará el 12%.

En estos mercados se negocian contratos normalizados en cuanto al vencimiento y el importe nominal de las operaciones. Los futuros son relevantes tanto para compradores y vendedores ya que permiten gestionar los riesgos y planificar las entregas de energía diaria. 

El gas y las emisiones, culpables

Pero, ¿qué ha ocurrido para que se produzca un nuevo incremento en el precio de la electricidad? Una de las razones es que el mercado de derechos de emisiones del dióxido de carbono ha experimentado un fuerte repunte en las últimas semanas.

En el último mes, las emisiones, que cotizan en Reino Unido, se han encarecido un 15% hasta alcanzar los 48,82 dólares por tonelada con fecha de diciembre de 2021. La cifra sube aún más si se recogen los datos desde inicio de año, ya que se encarece un 48%.

Otro de los factores que ha influido en el encarecimiento de la factura de la luz es el precio del gas natural (GNL), que también ha sufrido incrementos significativos en lo que va de año por el desvío de barcos cargueros a otras regiones que pagan mejor como Asia, así como al bloqueo del Canal de Suez. El GNL acumula revalorizaciones de hasta un 36% en lo que llevamos de año.

Fuentes del sector inciden que el gas seguirá siendo el gran culpable de que la factura continúe subiendo, al menos durante el primer semestre de 2021.

Parón en la nueva factura

Cabe recordar que el Gobierno ha retrasado la nueva tarificación de luz hasta el próximo junio.  Las eléctricas habían pedido posponer la nueva facturación por tramos horarios y diarios debido a que el Gobierno no tenía completa la burocracia a mediados de marzo, pocas semanas antes de que entrara a funcionar dicho sistema.

La idea del Ejecutivo es modificar la parte fija (potencia contratada) y la variable (potencia consumida). El Ejecutivo le dará más importancia al consumo que se ha generado en los hogares y empresas.

Por ejemplo, aquellos contratos con menos de quince kilovatios de potencia contratada (la mayoría de los usuarios domésticos y pymes), el 75% de los cargos se calcularán en función del consumo, y el 25% será un fijo en función de su potencia contratada.

Comentar ()