Economía | Empresas

Casi el 40% de las empresas participará en fusiones o adquisiciones este año

Unas manos firman papeles.

Pixabay

La crisis del coronavirus ha obligado a todas las empresas a adaptarse a un nuevo escenario. En el último año, las organizaciones han pasado de intentar amortiguar el parón económico que tuvo lugar en los primeros meses, a dibujar nuevas estrategias que les permitan seguir adelante con su actividad con los mejores resultados.

En este escenario, las operaciones de fusiones y adquisiciones han sido protagonistas en varios sectores, aunque se ralentizaron con respecto al año anterior. Según las Perspectivas de M&A en España 2021, elaborado por KPMG y CEOE, la mayoría de procesos se reactivarán durante 2021.

«La reactivación del mercado de M&A se palpa en España, al comprobar las medidas que los directivos españoles han emprendido en los últimos doce meses y compararlas con las que tienen previsto realizar en los doce próximos», explica Juan José Cano, consejero delegado y socio responsable de deal advisory de KPMG en España.

El informe, que recoge conclusiones de una encuesta a 1.400 directivos, apunta que el 24% de las empresas encuestadas prevé compras o adquisiciones en los próximos 12 meses. Además, el 13% prevé fusiones en el mismo periodo de tiempo. El porcentaje de empresas que espera llevar a cabo alianzas o joint ventures asciende la 35%.

Crecer en número de clientes

Entre las razones que aducen las compañías que abordarán ahora este tipo de operaciones, destacan las buenas oportunidades que existen en el mercado y las posibilidades de incrementar sus bases de clientes (40%, en ambos casos). Además, un 35% elige esta fórmula como vía para consolidar su cuota de mercado. En 2020, la inmensa mayoría (72%) de las que abordaron procesos de fusión o adquisición lo hizo por motivos estratégicos, como consolidar su cuota de mercado, entrar en nuevas líneas de negocio, incrementar su alcance geográfico o aumentar la cadena de suministro.

Si nos centramos en la creación de valor tras un movimiento de este tipo, un 58% por ciento de las encuestadas menciona que lo más importante para lograrlo es el encaje estratégico de la operación, mientras que un 51% cree que la clave es el potencial de crecimiento. Sin embargo, existen ciertos aspectos de una integración post-adquisición que pueden resultar complejos de gestionar, como el alineamiento cultural y las cuestiones relativas al personal, según el 82% de las empresas encuestadas, o la integración de los sistemas tecnológicos, de acuerdo con el 52%.

Telecos y medios lideran los proyectos

En cuanto a sectores, el estudio también dibuja cuales serán los que más movimientos de fusiones, adquisiciones o creaciones de compañías de manera conjunta tengan. Desde la pandemia, las telecomunicaciones, los medios de comunicación o la banca han tenido que reestructurar su negocio debido a la falta de ingresos ocasionados por el parón económico.

Tanto es así que los tres sectores lideran las proyecciones de nuevas operaciones. En concreto, el 57% de las telecos encuestadas prevén movimientos con otras compañías para nuevas alianzas. En este sentido, cabe recordar que Vodafone y MásMóvil coquetearon con crear una joint venture, pero finalmente la compañía liderada por Meinrad Spenger se decantó por la compra de Euskaltel.

Un 64% de los medios de comunicación también auguran cambios en su estructura empresarial y consideran que en los próximos 12 meses su sociedad terminará culminando un proceso de integración. No es de extrañar viendo los últimos movimientos en los despachos de las grandes corporaciones. Tal y como contó El Independiente, Henneo se interesó por el capital social de Telefónica en Prisa o que Vocento intentará adquirir algunas cabeceras de la citada Prisa como El País o Cinco Días.

La banca, tras un proceso de consolidación ya culminado en los meses pasados, es el tercer sector que más perspectivas tiene de nuevas compras o fusiones. Más del 40% de las entidades encuestadas piensan que se darán nuevas operaciones de fusiones o alianzas.

“El sector bancario ya venía de un entorno complicado por diversos factores como el entorno regulatorio, de bajos tipos y reducidos retornos que difícilmente compensan el coste de capital a los accionistas. La vía lógica para mejorar la rentabilidad pasa necesariamente por hacer eficientes las estructuras, y una vía inmediata para hacerlo es ganar masa crítica por operaciones de fusión. A estas operaciones, que generan importantes sinergias de costes, hay que añadir las numerosas operaciones secundarias que se derivan de estas fusiones: reorganización de acuerdos de bancaseguros, ventas de filiales y otras operaciones corporativas de diversa índole”, explica Borja Peñas, socio de la división financiera de KPMG.

Te puede interesar

Comentar ()